• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

¿Acaso ha habido otro como Johan Santana?

Es un recuerdo imborrable. Johan Santana sonreía en el viejo Yankee Stadium, cerca de las 6:00 de la tarde. Leonard Zelig, el fotógrafo que contactamos en Nueva York, estaba recostado en la grama, tratando de lograr el retrato que satisficiera a Cristóbal Guerra, jefe de la página de Deportes de El Nacional.

El merideño iba a ser la primera plana del día siguiente. Abría por los Mellizos, en busca de una victoria que le igualara con Curt Schilling y le asegurara la Triple Corona del pitcheo.

Entonces, mientras Leo pedía una última pose al zurdo, vimos las palabras que se harían famosas con su primer premio Cy Young: “El Gocho”, decía su guante, bordado para él por los fabricantes.

Nadie le llamaba así en público, aún. Era todavía una refrescante novedad. Habíamos encontrado de golpe la punta de la madeja, el título ideal para el reportaje: “El Gocho Superstar”.

Todo llegó a nuestra mente gracias a lo que el jueves hizo Jhoulys Chacín.

El zuliano se anotó su quinta victoria en sus últimos cinco encuentros, una seguidilla notable, porque no es común ver a un monticulista salir con un triunfo cada vez que sube al morrito, cinco veces corridas.

Posiblemente fue en alguna columna de Humberto Acosta, maestro a su vez de este columnista, cuando leímos por primera vez, en la adolescencia, sobre la importancia de que toda rotación cuente con un brazo capaz de cortar las hileras de derrotas. Un stopper.

Usualmente es un as, porque los juegos ganados dependen en buena medida de un buen desempeño sobre el morrito, aunque no sea así siempre.

“Eso es lo más importante, que cortamos la mala racha”, exclamó Chacín, de acuerdo con el Denver Post, dos noches atrás.

Los Rockies creen desde hace tiempo que el zuliano puede ser su as. Lo llevaron con cuidado a través de las menores, con grandes expectativas, debido a su profundo repertorio y, sobre todo, a ese cambio de velocidad que le convierte en un pitcher especial.

Desde 2012 han estructurado su staff alrededor de él, pero todavía está en el proceso de erigirse como tal.

Las lesiones le han afectado. También cierta inconsistencia, tal vez producto de haber intentado lanzar con molestias este año. O tal vez no.

En los 13 encuentros en los que no ha perdido, presenta 2.90 de efectividad, una relación de 48 ponches y 23 boletos en 83.2 innings y 1.11 de WHIP. En los 3 choques en que ha salido derrotado, tiene 7.79 de efectividad, un WHIP de 1.90 y 10 ponches con 8 boletos en 17.1 episodios.

¿Se convertirá en el indiscutible número uno que sueñan en Colorado? Está a tiempo de llegar a serlo. Apenas tiene 25 años de edad.

El Gocho también tenía 25 en 2004, su primera campaña completa como abridor en las mayores.

Antes que él, Wilson Álvarez y Freddy García fueron las referencias fundamentales del pitcheo venezolano en la gran carpa. Después de él, lo ha sido Félix Hernández. Kelvim Escobar y Carlos Zambrano brillaron en paralelo con el zurdo. Pero jamás ha habido un tirador nativo tan dominante como aquel Santana de 2004 y poco después. Jamás.

Debido a Chacín, buscamos las hileras más extensas de victorias para criollos. Álvarez, García, Zambrano y Carlos Silva lograron cadenas de seis. Wilson tuvo otra de siete, hace 20 años. Pero el tovareño es dueño de la marca desde ese 2004 inolvidable, con 12.

Fue tan, pero tan buen monticulista, que durante ese período acumuló 105 ponches y sólo 12 bases por bolas en 84.1 innings. Le dieron 48 hits. Tuvo 1.28 de efectividad.

La paciencia de nuestro jefe Cristóbal para esperar la nota más allá del horario de cierre estaba justificada. Ningún venezolano ha brillado más que el Gocho Superstar.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico