• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

Una vida en 70 años

Bautizo del libro <i>70 Años de Hazañas Deportivas</i>

Bautizo del libro 70 Años de Hazañas Deportivas

Francisco Suniaga lo dice en el prólogo: "Después de mirar la repetición y disfrutar sin el apremio de la incertidumbre el combate de Rubén Limardo, volví a mi casa con la alegría de sentir que por primera vez en años -y no solo por falta de hazañas de deportivas-, y aunque solo hubiese solo por una tarde maravillosa, era una sola toda la patria y, sin exclusiones, formábamos parte de ella". La cita corresponde al párrafo final, pero lo dice todo: la patria vive sus días más felices cuando invoca al deporte, y cuando el deporte la invoca a ella. Se esfuman las divisiones y se unen todos en el abrazo cierto de la unanimidad nacional.

Hemos traído a la columna el texto de Suniaga, porque esta semana fue presentado en Ciudad Banesco el libro 70 Años de hazañas deporti- vas , una antología de gestas inolvidables para Venezuela, y de la cual fuimos curador.

Fue una alegría grande ser parte del grupo que elaboró el trabajo (el editor Sergio Dahbar, Rafael Osío Cabrices, Jaime Cruz, Vasco Szinetar, Floriana Blanco da Fino, Betzaida Sánchez y el Grupo Editorial Cyngular, apoyados todos por Juan Carlos Escotet, presidente del banco, y Mariela Colmenares, de Comunicaciones), y lo fue más al reunirnos con compañeros de El Nacional y con amigos de ayer y de siempre, para compartir la jornada. De la victoria en el Mundial de 1941 a la Vinotinto, de Luis Aparicio a Rubén Limardo, la obra pasa por la historia contemporánea, que es la historia misma, de todo el devenir de ese importante actor social en que se ha convertido el deporte... Hay preocupaciones que convierten a los sueños en pesadillas inquietantes. Tal vez sea una exageración decirlo, pero lo cierto es que por ahí anda mucha gente atormentada por culpa del Caracas FC. Y todo por la cantidad de valores idos, pues la gente considera que lo que llegaron no alcanzan a ser como ellos, y que por primera vez el equipo no va a ser caballo de guerra en el campeonato que comenzará en agosto. Nosotros tenemos un punto de vista que puede parecer contradictorio, y vaya, no es porque nos guste llevar la contraria; no es "por joder", como dicen los españoles. En el fútbol venezolano no hay jugadores que hagan diferencias profundas, porque en el quehacer de los días, en el teje y maneje de los partidos, las cosas se igualan.

Se fue, por ejemplo, Edgar Jiménez, hombre importante en el barullo del medio campo, y apareció Ricardo Andreutti. Se largó Juan Guerra, surgió Bladimir Morales. ¿Hay diferencias? Sí, sí las hay, pero no son fundamentales. La regularidad es lo que cuenta, la perseverancia de cada día, y ahí el Caracas puede emparejar las cargas. Hay ejemplos de equipos cargados de inversiones y fichajes, de gastos desmesurados y boato, y sin embargo se han quedado atascados en la madeja de las frustraciones. Por la casa de la Cota 905 no son optimistas en cuanto a lo que habrá de venir, pero más allá de apariencias, tienen la certeza de que no va a ser por no pelear...

Un apunte final de las Confederaciones: ¿es Brasil mejor que España? A veces la gente, en sus juicios de primera mano, emite juicios ligeros. España, por lo que es y lo que ha sido, merece nuevas oportunidades. Pensamos que el partido del domingo pasado fue solo una ceguera del momento, una piedra en el camino, y que si lo jugaran diez veces, solo una vez iba a salir así. Brasil crece, es verdad, y acaba de dar una clarinada, pero por ahora y hasta que se demuestre lo contrario, España continúa siendo the best of the best.

Nos vemos por ahí.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Cristóbal Guerra

Periodista. Comentarista deportivo. Locutor. Profesor de Periodismo.

Histórico