• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

Hay cosas que no se pueden olvidar

Angelo Peña

Angelo Peña

En la vida hay cosas que no se pueden olvidar, y la noche del miércoles de esta semana, día 20 de febrero, para Angelo Peña va ser algo marcado con el hierro candente de los recuerdos. En medio de un partido ardiente, con ráfagas de fútbol enloquecido y de logros para el Caracas, Peña derrochó raudales de buen jugar, y principalmente, dio una lección de la colocación en la cancha que debe tener un hombre que tiene la responsabilidad de los apoyos. Ubicado siempre detrás de los atacantes, y alerta como los grandes felinos que aguardan por los descuidos de las cebras y los venados, el hombre tomó dos pelotas para, con claridad de alumbramiento, mandar al fondo del arco del Huachipato chileno. Con su actuación iluminada mandó un aviso claro al otro lado de la cancha donde juega César Farías: quiero ser parte de la selección Vinotinto.

El técnico nacional, con la necesidad y la obligación de tener mil ojos y mil oídos, debe ahora tener un pensamiento para el centrocampista de apariciones de centella y goles imposibles, como el segundo suyo, tercero del equipo, cuando con precisión de relojero, con frialdad glacial, la mandó por encima del arquero austral para convertirse en el jugador de la noche... El Caracas, pues, vuelve a salvar al fútbol venezolano de un naufragio. La semana pasada su actuación valiente y arrojada ante el Fluminense había sido una clarinada, confirmada ante el Huachipato, un equipo que esa noche nos pareció sin orden y sin forma, sin caminos ciertos en procura de un objetivo que tenían a la mano pero que no supieron manejar.

Los "Rojos del Ávila" tuvieron la virtud de saber amainar en la tormenta, de tener el temple para soportar las agallas abiertas de los chilenos y tomarlos de a poco, con la calma de quien está seguro de lo que hace. Además, recordó lo bien que le va cada vez que le toca enfrentar a los chilenos en sus casas, en contraposición con la selección nacional, marcada por la derrota cuando le toca vérselas con la gente de Santiago. Alain Baroja, arquero de carácter y de fina actuación esa misma noche, se une a Angelo Peña en su clamor vinotinto. Él sabe que tiene gente por delante, Dani Hernández, Renny Vega, Leo Morales, y que requiere de experiencia en lances importantes, pero pide permiso para pasar, a punta de atrapadas y rechazos, hasta el lugar que anhela. Bien, un gran día para el fútbol nacional, y como dicen por ahí, un buen momento para soñar... Después de la importante victoria del Lara sobre Newell's Old Boys, y la de Gremio ante Fluminense, entonces se puede decir que como la película de los años 60 "El mundo está loco, loco, loco", los grupos 7 y 8 de la Copa Libertadores están "locos, locos, locos". Veamos: el Huachipato, vapuleado por el Caracas, venció a Gremio en Porto Alegre, éste al Flu en Río de Janeiro, y el Flu al Caracas en el estadio Olímpico.

Todos tienen tres puntos, mientras que los larenses se igualan, también a tres, con los argentinos, el Olimpia de Paraguay y la Universidad de Chile. ¿Entonces, qué decir, quién puede pronosticar cualquier cosa ante tanta esquizofrenia junta? ¿Se había visto alguna vez, en tan poco tiempo, tantas conquistas de equipos visitantes? Lo que ha quedado claro es que la guerra por el control de una y otra llave va a ser hasta el final, y que Caracas y Lara no van a estar, como los equipos venezolanos en los años recientes, "sentados a la vera de un camino". Nos vemos por ahí.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Cristóbal Guerra

Periodista. Comentarista deportivo. Locutor. Profesor de Periodismo.

Histórico