• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

¿Táchira o Barcelona? ¿Caracas o Real Madrid?

Dos niños conversan a la vera de un campo de fútbol y hablan de sus sueños infantiles. Uno dice ser hincha del Barcelona; el otro, pues del Real Madrid. ¿Por qué no son de Táchira o Caracas? Cuando oímos los parlamentos de los dos infantes, nos convencemos que no estamos de acuerdo con Mario Vargas Llosa, en su libro La civilización del espectáculo, cuando afirma que solo hay una cultura, y que todo lo demás son inventos de los tiempos.

Nos parece que la afición de los dos niños habla de una cultura catapultada por los medios de comunicación social, principalmente la televisión, que queramos o no, nos ha hecho coreligionarios de los grandes movimientos mundiales del fútbol. ¿Cómo hace un joven de hoy para no ser del Barsa o del Madrid, cuando desde semanas antes se promociona el derbi, y el día del partido se hacen antesalas larguísimas en los canales de televisión internacionales, y en los bares y restaurantes de La Candelaria, El Rosal y Las Mercedes sintonizan el partido a todo volumen, con invitaciones en las puertas y promociones en los diarios? Hay que ser del Barcelona y del Real Madrid, porque ese es el boato, eso es lo que está en algo, y qué importa que Táchira y Caracas hagan todo ese esfuerzo por ganarse el fervor popular...

Caminamos por el boulevard de Sabana Grande, y serpenteando entre viandantes vemos venir a un hombre de madura edad.

Trae adherida a su torso una camiseta blaugrana del Barcelona. Unos pasos más allá, entre el tumulto de gentes que van y vienen hacia cualquier lado, desde el pecho de un caminante de cabellos de nieve reluce el blanco con letras negras del Real Madrid. Decimos: esto no es solo un llevar de infantes; es también una moda de todas las edades.

Tal cosa sacude los arrebatos del nacionalismo, y pensamos: no está mal llevar encima los colores de otros confines, pero, ¿por dónde andarán Táchira y Caracas, que será de sus amores? Al azar, podemos hablar con un niño o detener a un paseante y preguntarle por los astros de España, y seguramente muchos de ellos mencionarán a Cristiano Ronaldo, a Lionel Messi, a Neymar; pocos, muy pocos a Yohandry Orozco, a César "Maestrico" González, a Alain Baroja. Tampoco vamos a rasgarnos la ropa con el alegato de que es una "transculturización cultural", porque todo se debe a la llamada globalización de los medios de comunicación; no es la tierra arrasada de la desesperanza, pero sí es un grito ahogado, pero grito siempre, a favor de que es tiempo de ser introspectivos, de mirar más hacia adentro. De querer un poco más a este fútbol de cada día...

Habrá tres fechas en los próximos días para ver a los dos colosos nacionales "metiéndose dientes", expresión típicamente futbolística, y para demostrar que no todo está perdido. Será un juego de campeonato y la finalísima de la Copa Venezuela, con un cupo a la Copa Libertadores de 2015 en el medio, y sobre todo para demostrar cuán entrañables y queridos pueden ser para Venezuela "Los Rojos del Ávila" y "El Carrusel Aurinegro"...

Agradecimiento: el fin de semana pasado recibimos, junto a los brasileños Silvio Leite y Reinaldo Lovizutto, un humilde, aunque muy sentido homenaje, de la Escuela de Fútbol Menor Los Castores. Leite y Lovizzuto vinieron a Venezuela a fines de los años 60, y después de mostrar su categoría de grandes jugadores, se enraizaron en el país, y desde hace algunos años enseñan fútbol a los niños del estado Aragua.

Gracias a todos y nos vemos por ahí.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Cristóbal Guerra

Periodista. Comentarista deportivo. Locutor. Profesor de Periodismo.

Histórico