• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

Palabras de hombre

El maná de lacerantes palabras brotó aquella noche: “Ya basta de estar siempre en la misma… Los venezolanos nos conformamos con muy poco”. El hombre de verbo firme y en llamas, el caballero andante del fútbol nacional, no se anduvo con chiquitas para poner en su lugar las realidades. Los bolivianos, que desde hace algún tiempo no levantan cabeza y que parecieran estar por debajo del nivel de toda Suramérica, metieron a dos equipos en los octavos de final de la Copa Libertadores: Bolívar y The Strongest, y todo por demostrar un verdadero nivel competitivo. Una cualidad de la que los equipos de aquí, por lo visto desde el 2009, último año de clasificación venezolana en la Copa, carecen. Pero, ¿por qué ha pasado, y sigue pasando todo esto? Son una multiplicidad de razones, pero por encima de todas, está la falta de exigencia propia. La cantidad de dieciocho equipos es la primera, y la fundamental, porque por la enorme cantidad de jugadores requeridos no hacen falta cracks para llenar las nóminas: solo un poco de esto y un poco de lo otro, y ya estás en un equipo. Hay un dato que confirma la teoría: en el año 96, Venezuela dio una clarinada cuando clasificó, con el técnico Rafa Santana al frente, a la ronda final del torneo Preolímpico en Mar del Plata Sub 23. Algunos de aquellos jugadores de entonces siguen siendo bastiones de los cuadros en los que juegan, ahora cuando los 40 años de edad ya se vislumbran en sus horizontes. Por cierto: las palabras las dijo Noel “Chita” Sanvicente, director técnico del Zamora y firme candidato a dirigir a la selección Vinotinto, después de la eliminación de su escuadrón en la Libertadores… 

Sí, 40 años de edad. Han pasado 18 años desde aquella gesta, y por ahí andan, como titulares indiscutidos, Luis Vallenilla Pacheco, lateral derecho y capitán del Mineros de Guayana;  José Manuel Rey, zaguero central del Lara; Alexander “Pequeño” Rondón, atacante, y Jorge “Zurdo” Rojas, lateral izquierdo,  con el Aragua. Ahí están cuatro ejemplos de lo dicho. No se puede negar su calidad, pero ¿estuvieran activos, con la misma titularidad, si el campeonato venezolano fuese de ocho o diez equipos solamente? Ya hemos hablado otras veces de lo que se esconde detrás de este asunto de la cantidad de clubes, y no se avizora, por los momentos, nada que lo vaya a hacer cambiar. Ha sido bueno por la cantidad de futbolistas criollos que ahora tienen opción de jugar cada domingo, pero ¿cuántos de ellos son verdaderamente competitivos? Entonces, Sanvicente tiene razón en su lamento en la soledad del desierto: “Los venezolanos nos conformamos con muy poco”...

¿Usted ya celebró, en febrero pasado, el Día de los Enamorados? Pues bien, prepárese para festejarlo otra vez, porque el 12 de junio,  clamorosa fecha del inicio de la Copa del Mundo en Sao Paulo, será el Día de Los Enamorados en Brasil. Ellos, tan particulares porque la mayoría de los momentos importantes los festejan diferente al resto de los países, se dan la mano con San Valentín a mediados de año. Pero, un momento: ¿quién escogió la fecha de inicio de la Copa del Mundo? ¿Feliz coincidencia o travesura brasilera? ¿O será una armadilha, un guiño de ojo, muy propia de la alegría de su gente? Vaya usted a saber. Faltan menos de dos meses para que el Mundial sea el Mundial, y ya hay una doble sensación que recorre los cuerpos: un frío de susto porque se acerca el momento supremo, y a la vez, una plenitud porque, como decía en una canción el cantor bahiano Jair Rodrigues, entonces “seremos mejores, o menos infelices”. Nos vemos por ahí.

crisluisguerra@yahoo.com

@camisetadiez

 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Cristóbal Guerra

Periodista. Comentarista deportivo. Locutor. Profesor de Periodismo.

Histórico