• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

Modus operandi: Jalando y pagando

No se sí es a mi sola, pero quería saber si ustedes también están hasta las narices de la "jalawinchería" y la gastadera descomunal de dinero a la que últimamente hemos tenido que someternos, con aquellos que nos ofrecen un bien o un servicio.

Lo defino como un rasgo más de nuestra personalidad, que si bien no estaba muy actualizado, es lamentable como en estos tiempos que corren, hemos tenido que pulir cada día un poco más, para lograr lo que hasta hace poco conseguíamos de manera natural. Me lamento mil veces por ser parte de esta corriente, en la que todo se ha denigrado al punto de tener que vernos en la necesidad de llegar al crudo  momento donde nos visualizamos rogando, para terminar sobornando a nuestra contra parte.

Me he dado cuenta que hoy más que nunca, tengo que implorarle a todos aquellos que nos proveen de algo, muchas veces, sin resultados favorables.

Ejemplificaré mi aseveración con situaciones del día a día.

Al del supermercado, después de una búsqueda implacable, de lo que cada vez se nos hace más difícil conseguir.
- Porfa mi rey, no te quedarán por ahí unos litros de aceite, de leche o algunos rollos de papel toilette?
- No mi señora. En el depósito no quedaron ni las cajas vacías.
- Ajá y cuando te lleguen, puedes guardarme? Dame tu celular y te llamo la semana que viene a ver si te llegó mercancía.
- Mire no creo. Así como usted, tengo ya millones de personas que están en lo mismo. Hay que respetarle el turno a la gente.
- Mmm. Será. La verdad que me parece excelente que seas así de juicioso. Ojalá yo me consiguiera a alguien como tu, que "me respetara el turno". Y regalándote algo obviamente???
- Bueno, anote ahí y me llama el martes que viene, que llega leche y lavaplatos.
.......................
Segundo caso.
A la de la Diex
- Hola bella. Cómo estás? A mi hijo se le vence el pasaporte en un par de semanas. Ya hice todos los trámites y de eso hace casi 2 meses. Me voy en un mes de viaje y necesito el pasaporte de vuelta. Cómo hago para que me lo agilicen?
- Ay no sé pregúntale a Ninoska, ella puede informarte.
Un paréntesis. Me encanta cuando me tutean y no están con el señora pa' arriba y pa' abajo.
- Ok y quién es ella? Dónde la consigo?
- Allá (con la típica mueca en donde ponen la boca como si fueran a dar un beso). Perdóname pero estoy ocupadita. Mira el gentío que tengo. Por cierto, no es que quiera aguarte la fiesta, pero recuerda que no están sacando pasaporte...
Me encamino hacia la tal Ninoska ignorando el último comentario.
El que se cansa pierde, como dicen por ahí.
- Hola. Cómo estás? Eres Ninoska verdad?
- Si, dime...
- Disculpa. Veo que estás full, lo que pasa que vine en enero de este año para renovarle el pasaporte a mi hijo, -que se le vence en un par de semanas-, y esta es la fecha en que no me han llamado ni me han enviado ningún correo para que lo retire.
- Nooooo mi amor. Eso está parado.
- Pero y cómo hago? En menos de un mes tengo un viaje.
- Ni idea mami. Así están las cosas. A nosotros no nos están dando el material para poder emitir los pasaportes.
No termina de decirme eso, cuando da una voz dirigiéndose a los demás incautos que al igual que yo, no tienen ni un vestigio de idea, de lo que nos tocará hacer, si queremos un pasaporte vigente .
"Señores. A quienes estén acá creyendo que ya sus pasaportes están listos, les digo de una vez que pueden retirarse porque no se están emitiendo pasaportes nuevos, ni renovando los que están vencidos. Así que les ahorro su tiempo para que no lo sigan perdiendo y me desocupen la sala porfa."
- Ay Ninoska, disculpa. Necesito que me ayudes. Estoy urgidísima. Después tu me dices y arreglamos...
- Mira, yo estoy cobrando 18.000 Bsf. y te lo saco de un día para otro. Si te interesa me llamas.
Anota mi celular. 0424.xxxxxxx
- Guao. Pensaba que nos arreglaríamos más baratico.
- Están cobrando 20 mil mami. Avísame si te interesa.
- Ok Nino. Gracias.
- Gracia??? Eso es lo que hacen los monos...
- Risas, (obvio que más falsas que saludo en alcabala).
A estas alturas la trato como a mi mejor amiga -ike Nino-, a ver si se suaviza y me "trata mejor", pero eso sólo ocurre en mis sueños con morfina.
.......................
Tercer caso.
Llegando a un local en un centro comercial, donde sacan copias.
- Señora estamos cerrando.
- Porfa, son un par de copias de 2 cédulas y de 3 partidas de nacimiento. No me rebotes te lo ruego, que hasta que llegué y estacioné, me demoré cerca de 2 horas. Anda "mi rey bello"?
Como podrán observar, los adjetivos calificativos que he tenido que emplear, han sido cada vez más zalameros y
retrecheros con tal de conseguir el milagro divino. Todo es válido en esta jungla que cada vez se hace más invivible.
- Pero es que apagamos la fotocopiadora.
- Porfaaaaaaaaa. Te lo imploro. Necesito tener estas copias si no me guindan. Hace una semana me las pidieron y hoy fue que pude dedicarme a eso.
- Cónchale señora.
- Por favorcito, (con la misma cara de infeliz que pone el Gato con Botas en Shrek).
- Toronto, hazme un favor y sácale unas copias a la señora.
- Toronto? Si es alto y flaquísimo por qué lo llaman Toronto? Deberían decirle Pirulín.
- Jajaja, buena esa. Oíste Toronto? Ahora te vamos a llamar Pirulín. Le decimos Toronto porque "ique" estudió en Canadá y habla peor inglés que el chamo de Open English.
- Mmm. Ok. Jaja. Entonces me vas a sacar las copias?
- En eso está el pana mi reina, prendiendo la máquina.
- Son una belleza, tú, Toronto, Pirulín y Carlton. Todos ustedes. No los conozco y ya me enamoré.
- Pero dime algo mi reina. Nos vas a regalar pal pasaje?
- Claro vale. Faltaría más. Cuenta con eso.
.......................
Cuarto caso
Entrando al estacionamiento de un centro comercial abarrotado, que tiene conos en la entrada.
- Hola buenas. Señor porfa, me quita los conos?
- Vaya pa' bajo...
- Señor vale no me haga bajar. Seguro aquí tiene puesto. Los ascensores no llegan hasta abajo. Se demoran muchísimo.
- Cuanto hay pá' eso?
- Hasta para sacar unos conos del medio, también hay que pagar?
Tome señor. Gracias. Ahora sí. Me los quita?

Y así puedo seguir enumerando miles y millones de casos que no sólo me han sacado el alma por tanto jalar y rogar, sino también los billetes que salen levitando de la billetera, porque desafortunadamente en este país, todo, absolutamente, -desde lo más insignificante , hasta lo más engorroso y complicado-, se logra cuando se ofrece el único papel que mueve montañas.
Nos cierran una a una las posibilidades, pero si no ponemos buena cara y asumimos una actitud humilde, (por no decir arrastrada), será difícil conseguir lo que queramos, por más fácil que parezca.
A jalar y a pagar. No hay de otra y si alguien tiene una mejor solución, por favor que me la diga para compartirla.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Katy Chocrón

Amante de la redacción. Nació en Marruecos, y asegura que lo que más le gusta es poder hacer sentir a sus lectores partícipes de sus múltiples historias, todas basadas en la cotidianidad y en el día a día de la vida misma. Acaba de publicar su primera obra: 40 Cuentos de cuarentonas

Histórico