• Caracas (Venezuela)

Bernardo Conde

Al instante

12 de Octubre: “Día de la Universalidad”

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cuando Rodrigo de Triana gritó desde el tonel del vigía de la Pinta: “¡Tierra! ¡Tierra a la vista!”, no tenía conciencia del alcance de su alarido en la famosa expedición hispana. El 12 de Octubre de 1492, al amanecer, fue mucho más que el avistamiento de tierra como en cualquier viaje marítimo, o el paroxismo de la salvación ante la angustia de una aventura oceánica llena de peripecias; y su aparición cuando ya estaba perdida toda esperanza. O el fin de una travesía destinada a demostrar que se podía llegar al Lejano Oriente por Occidente, o que el Occidente era al mismo tiempo Oriente.

Se aseguró en la práctica, en los hechos, que el Mundo era esférico. El orbe era un “globo terráqueo”. Se encontraron pueblos que no conocían de su mutua existencia. Se incorporaron continentes al conocimiento universal. Cipango y Catay quedaban todavía más lejos y ocultos, detrás de una barrera que los europeos no sabían de su existencia, ni se lo imaginaban. Era un continente totalmente nuevo para ellos, y el Viejo Continente era Nuevo para los habitantes que luego se llamarían americanos. Ambos pueblos conocieron de extensiones inmensas, acá y allá, de poderosos imperios acá y allá, y viceversa. De flora y fauna diversa y desconocida. De culturas vastas y exóticas. De pueblos milenarios acá y allá, y viceversa. Se iniciaba así el certero conocimiento de que existían otras razas, hasta ahora inexistentes para unos y para otros, pueblos diversos, tierras ignotas: El encuentro entre dos mundos (o encontronazo más bien, como se ha dicho tantas veces). Su descubrimiento mutuo no fue suave, como era de esperarse. Al final, como siempre, se impondría el más hábil, o el más fuerte, o el que tuviese la tecnología y el desarrollo más avanzado. Con dolor, como casi siempre había ocurrido antes en la historia, se invadió, se dominó, se sometió, se peleó, se esclavizó, se colonizó, se explotó; pero algo fue totalmente distinto y novedoso esta vez: La Tierra se hizo universal. Por eso, el 12 de Octubre de cada año deberíamos celebrar “el Día de la Universalidad”.

Este Día de la Universalidad debiera ser declarado por la ONU como tal, para darle carácter oficial, para que sea reconocido y celebrado por todos los pueblos del orbe, no solo la celebración de un encuentro para los pueblos americanos, hispanos e italianos, como ocurre en la actualidad. Hay que incorporar a los sajones, teutones, eslavos, indoeuropeos, africanos, asiáticos, chinos y mongoles, a todos los pueblos del Pacífico y Oceanía, etc. A todos. Debe ser el Día de la Confraternidad Universal, cuando saltó el chispazo inicial del conocimiento de que podíamos abrazarnos circunvalando el globo y éramos todos habitantes de un mismo planeta. Ahora sí estábamos todos. Ya no estábamos solos. Había otros compañeros de viaje que no conocíamos porque iban en otros vagones del mismo tren. Ahora que lo sabemos y nos conocemos tenemos que integrarnos pero de tal manera que TODOS tengamos igualdad de oportunidades y TODOS podamos viajar en primera. Un convoy sin clases, pero donde entre todos busquemos y encontremos la superación y la excelencia, con el mejor aporte de cada quien según sus características, carismas, conocimientos, habilidades y esfuerzos. Un tren llamado “Utopía”, cierto, pero que sin ese norte nunca nos esforzaremos y nunca progresaremos hacia nuestra superación y felicidad. No es con lamentos y conformismo que el hombre crece, ni con complejos de inferioridad, o echándole la culpa a otros, a la historia, al pasado, al infortunio; o el aprovechamiento de los demás, las zancadillas, las “vivezas” (picardías) y el culto al mal. La luz no está en las tinieblas, y las tinieblas son la ausencia de luz, como bien señaló Einstein. Hacia la luz debemos orientar nuestra brújula, y hacia allí tenemos que avanzar todos juntos, sin distinción.  

En España, el 12 de Octubre es el Día Nacional. Día de la Hispanidad o de la Raza Hispánica. Bueno, tal vez, pienso yo, sería más apropiado que el 2 de enero España celebrase su Día Nacional, pues en esa fecha ocurrió la Toma de Granada por los reyes católicos (02/01/1492) y con ello se concluía la Reconquista, la expulsión de los reyes nazaríes (árabes, musulmanes) de la península y se consolidaba la unificación territorial, política y religiosa. Se configuraba fundamentalmente España, unión en la diversidad, aunque no definitivamente. Esta se lograría unos años mas tarde, en 1515, hace exactamente 500 años, con la incorporación del Reino de Navarra, mediante su anexión a Castilla. Ahora sí España estaba completa, integrada como la conocemos actualmente, a excepción de Gibraltar (6 km2), con su Peñón, perdido por España en su territorio peninsular ante los ingleses en 1704, y reconocida como tal posesión inglesa en Utrecht, en 1713. De tal manera que el día de la anexión de Navarra bien pudiera ser considerado también como el Día Nacional de España. La celebración de su integración y consolidación. Una fecha que aún dada su importancia, en verdad, resulta menos emblemática que el de la rendición de Granada. Pero este año, sí, este año 2015, España cumple 5 centurias de existencia integral.

Pues bien, con la hazaña del almirante Colón, España le presentó al mundo su universalidad. Una maravillosa contribución al conocimiento mutuo de la existencia de otros pueblos, de otras razas. Al regresar de su primer viaje, Colón se llevó consigo a una representación de los oriundos de las tierras descubiertas para Isabel y Fernando. Era su patente de que había llegado al plus ultra. Se los presentó en Barcelona, adonde se había trasladado la Corte. Allí rindió cuentas de su exploración y sus hallazgos. Se abrían nuevas responsabilidades y compromisos para la católica España. También estos indígenas americanos descubrieron un mundo desconocido para ellos. Un nuevo mundo: Lisboa, Palos, Huelva, Sevilla, la inmensa España, Barcelona... Y así, en sus pupilas, en sus mentes, se lo llevaron de regreso a sus hogares allende la mar océano. Por todo ello, el 12 de Octubre debiéramos celebrar en todo el Orbe “el Día de la Universalidad”, no solo el de la Hispanidad, como se hace por estos lares y en una buena parte del mundo.

Así lo propongo.

baconde33@yahoo.com