• Caracas (Venezuela)

Bernardo Conde

Al instante

Fiscal Nieves: ¿Huida a lo Rudolf Hess? (I)

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Rudolf Hess. Político alemán. Fue una prominente figura del nazismo desde su fundación. Presidió el comité central del Partido Nazi desde 1932. Experto aviador. Llegó a ser miembro del Consejo de Defensa del Reich y representante personal de Hitler, y hasta su sustituto. Un buen día, en mayo de 1941, en medio de la Segunda Guerra Mundial, apareció pilotando personalmente su avión, un Messerschmitt, sobrevolando él solo los cielos de Escocia y saltando en paracaídas desde su carlinga. A todas luces parecía un caso de deserción. Mucha gente comentó que así estarían de mal las cosas en Alemania cuando hasta el mismísimo Rudolf Hess abandonaba. Nada más lejos de la realidad. El lugarteniente del Führer era portador de una misión secreta al ser enviado por Berlín al corazón de su archienemigo, la Gran Bretaña: Llevaba la propuesta al gobierno británico para que firmara una paz por separado con Alemania, aún a sabiendas de que en Inglaterra se habían refugiado la mayoría de los gobiernos en el exilio de los países invadidos por la arremetida bélica nazi. Esto le convenía a Alemania en ese momento, pues le permitiría a Hitler lanzar todas sus fuerzas contra la URSS, la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, cosa que hizo el 22 de junio de 1941, iniciando así la llamada "Operación Barbarroja" contra los comunistas, a los que  Hitler consideraba como los verdaderos enemigos de la civilización europea. Churchill no sólo rechazó la oferta de Hitler sino que Inglaterra le propuso a Stalin un pacto bélico de defensa, el 13/6/1941, pero éste no lo aceptó. Una semana después, el 22 comenzó a sufrir la invasión de los poderosos ejércitos del III Reich. Y el emisario, Rudolf Hess, permaneció encarcelado en Inglaterra por el resto de la guerra. Luego fue juzgado en Nuremberg y condenado a cadena perpetua. Sobrevivió a todos los sentenciados. Fue el último prisionero de la cárcel de Spandau en Berlín. Al suicidarse Hess en 1987 se clausuró Spandau, y con ello se sellaba un capítulo de infamia, crímenes de guerra, intriga y alta estrategia político-bélica en la Segunda Guerra Mundial...Pero también Nuremberg sentó un precedente en la condena a los crímenes de guerra y que ésta tiene sus reglas y hasta moral. No todo es válido en un conflicto armado. Se ponían las primeras piedras en el tratado de los delitos de lesa Humanidad. Hoy esos delitos no prescriben. Hoy existe una normativa legal: "El Estatuto de Roma".

"La huida" de Rudolf Hess a Escocia dejó estelas y referencias para las futuras generaciones de pichones de politiqueros con ínfulas de estadistas. Pura chapucería tropical que no logra levantar vuelo en una república bananera inmersa en la anomia, coca, pegajoso bitumen, y las antañonas glorias patrias que se pregonan ad infinitum como asidero propagandístico para tapar los desmanes de un régimen mafioso.  

No sé porqué la fuga del fiscal estrella Franklin Nieves a Estados Unidos me hace recordar el episodio arriba descrito. ¿Qué habría podido ir a negociar en Estados Unidos el ahora ex-fiscal Nieves? Veamos algunas consideraciones y antecedentes:

El fiscal Franklin Nieves, Fiscal 41 con competencia nacional (CN), hombre de plena confianza de la Fiscalía General de la República Bolivariana de Venezuela, manejó varios casos de renombre, entre ellos el de "La Masacre del Barrio Kennedy, en Antimano". El Fiscal Nieves era una pieza clave en los casos más sobresalientes de la estrategia revolucionaria para imponerse y deshacerse jurídicamente de los enemigos más emblemáticos del "proceso", habida cuenta que el Poder Judicial está subsumido, en los hechos, al Poder Ejecutivo y al Poder Legislativo. Asunto probadamente demostrado en la práctica. Lo mismo ocurre con la sumisión del Poder Moral. Vivimos en una dictadura moderna pero donde, desde luego, no existe la independencia de los poderes públicos. Por todo lo anterior, al Fiscal Nieves le tocó manejar los casos del periodista Leocenis García (Sexto Poder), los estudiantes "guarimberos", y del líder opositor Leopoldo López, adalid de la estrategia contundente "La Salida", con oposición visible, notoria, y activas protestas de calle, que contaron también con el aval y participación de Maria Corina Machado y de Antonio Ledezma.

Franklin Nieves sabía muy bien lo que estaba haciendo desde el principio, desde antes del 12 de Febrero de 2014, Día de la Juventud, cuando una marcha pacífica hacia el Centro de Caracas fue atacada a balazos y terminó violentamente; y de hecho fue él mismo quien firmó la orden de aprehensión de Leopoldo López en Táchira, previo a ésa fatídica fecha. Entonces, ¿a qué vienen ahora esos remilgos de conciencia? ¿Por qué no abandonó el caso antes de que se dictara una sentencia amañada, basada en pruebas falsas; sin evacuar las pruebas de la defensa ni aceptar los testigos promovidos por la misma; sin acatar el debido proceso, etc.? Es decir, una farsa judicial para emitir una sentencia injusta para condenar a un inocente a largos años de prisión, y que estaba decidida de antemano, tal como se infiere de las actuaciones. Y este Fiscal 41 CN no actuó en contrario como lo hizo su colega el Fiscal Serbio Hernández (el que llevó los casos de los asesinatos de Eliécer Otaiza, Robert Serra y "Los Ciclistas del Avila"). Él no aceptó presiones de "la superioridad" para torcer los casos e imputar a la Oposición, y por ello tuvo que escapar de Venezuela. Sin embargo, en el caso del Fiscal Nieves, éste perduró hasta el final, hasta que se dictara sentencia, a pesar de que se trataba de un proceso judicial y una sentencia que él sabía viciados de nulidad e injustos. Y lo reconoce así en declaraciones dadas a The Wall Street Journal, durante la primera entrevista que concedió después de "fugarse" de Venezuela. Ahora, Nieves, uno de los dos fiscales en el caso, dice que lo lamenta: “Leopoldo López es inocente”, dijo. “Este fue un juicio netamente político y debe ser un juicio nulo”, manifestó Nieves. “Se violaron todos sus derechos humanos (DDHH) al negarle sus testigos y todas las pruebas que solicitó”.

Fue, entonces, con conocimiento de causa, premeditación, agavillamiento, concertación para delinquir, abuso de poder y denegación de justicia, que se actuó contra Leopoldo López; y el Fiscal Nieves fue coautor de este hecho punible, y actuó contra los DDHH del imputado. Y él sabe que esos delitos no prescriben...Es grave, muy grave, lo "auto-denunciado" porque como fiscal formó parte de una Institución que debe ser garante de la constitucionalidad y la legalidad, y sin embargo el propio Fiscal Nieves asevera que "La justicia venezolana es operada por el miedo", y que "recibió órdenes de sus superiores".

Quienes conocen a Franklin Nieves en el medio judicial lo definen como un hombre sinuoso y esquivo, hasta poco firme en sus actuaciones. Es influenciable. Consultaba mucho a sus superiores o a jerarcas del régimen antes de tomar sus propias decisiones apegadas a derecho y a su propia conciencia.

Franklin Nieves sabe que sus delitos NO prescriben. ¿Se iba a ir así no mas al mismísimo Imperio? ¿No hay negociaciones previas? Aquí no se trata de narcotráfico o corrupción, como en otros casos recientes de fugas y entregas a USA en procura de la condición de "testigo protegido" o estatus de refugiado político, casos que analizaremos en la próxima entrega, sino un asunto de Justicia (injusticia) y violación de DDHH, imprescriptibles. ¿Acusándose a si mismo? ¿Qué habrá ido a negociar en Estados Unidos (USA) el ahora ex-fiscal Nieves? Hay más, mucho más. Lo veremos en la Parte II de esta saga, de esta "huida" a lo Rudolf Hess.