• Caracas (Venezuela)

Beatriz de Majo

Al instante

A toda marcha en el negocio petróleo.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Mientras en Venezuela las primeras páginas de los medios impresos y de los noticieros televisivos y radiales dan cuenta de las investigaciones internacionales por negocios turbios de las que será objeto nuestra primera industria, en Colombia titulares más positivos, están dando a conocer un hecho doméstico de inmensa importancia en el terreno del petróleo.

Se trata de la puesta en marcha de la ampliación de la Refinería de Cartagena que aportará 1 punto entero de crecimiento a la economía del país vecino el año que viene.  Al haber pulsado el botón que arranca la unidad de crudo de este nuevo proyecto del gobierno de Juan Manuel Santos, el presidente anunció no solo que se trata de las más moderna planta refinadora de hidrocarburos del continente sino que anunció que cuando entre en capacidad plena de producción, la unidad permitirá enjugar 1.500 millones dólares del déficit actual del país colombiano.

Desde hace 18 meses la unidad de destilación de crudo de la planta de Mamonal fue detenida para llevar a cabo este proyecto de duplicación de su capacidad de procesamiento de 80.000 a 165.000 barriles de hidrocarburos por día. El proceso se inició hacen seis años y al mismo se destinaron 8 mil millones de dólares. Una finalizado – a inicios de 2016- , la unidad industrial podrá refinar 75.000 barriles de diésel, 30.000 de nafta; 30.000 de gasolina, 14 mil de jet fuel, 5.000 de propileno, 4 mil de GLP; 270 toneladas de azufre y 75.000 toneladas de coque.

Dentro de lo positivo hay que contar el benéfico influjo en el empleo de la zona costera caribe. 34. 000 personas trabajaron en la construcción de la ampliación, de los cuales menos de 6 % fue empleo extranjero. Todo ello es un activo valioso para el futuro regional. Además, de los 2 billones de pesos que necesitó el proceso en compras y contrataciones de bienes y servicios en Colombia mas de la mitad se efectuó con proveedores de la Región Caribe

Colombia le ha apostado fuerte a su industria petrolera por la capacidad que tiene esta industria de aportar beneficios al conjunto de la economía. La realidad es que Reficar, la subsidiaria de Ecopetrol que maneja la refinería, representará 1% del total de la industria nacional colombiana y su ampliación podrá significar que todo el sector industrial se expanda.

Los analistas de la realidad macroeconómica colombiana,   quienes han estado inquietos con el decrecimiento de la industria doméstica en su conjunto - una contracción que podría ser hasta de 0,6%, para 2016- proyectan una recuperación del sector en el orden de 2,8% por la entrada en operación de Reficar, además del efecto positivo de la depreciación del peso sobre las exportaciones del sector industrial.

Tomando en consideración que una porción significativa de la producción irá a la exportación, su nuevo arranque contribuirá igualmente a mejorar la balanza nacional de pagos de la nación. Su producción de combustibles para el mercado nacional se sumará al de la refinería de Barrancabermeja, que es más grande que la de Cartagena y provee actualmente la mayor parte del suministro consumido a nivel doméstico. Allí está el vuelco más importante que la producción ampliada en Cartagena le aportará al país y es en el terreno de la autosuficiencia en productos derivados del petróleo. La ampliación de la producción proveerá a Colombia la mitad de los productos que hoy están siendo importados.

Así pues, mientras Pdvsa viene de regreso y es cuestionada doméstica e internacionalmente, mientras el país petrolero por esencia que somos importa hoy buena parte de la gasolina que consumimos, Colombia nos da un ejemplo de cómo se debe manejar un negocio petróleo que si va a toda marcha.