• Caracas (Venezuela)

Beatriz de Majo

Al instante

Beatriz de Majo

Una papa caliente con Panamá

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Para combatir la evasión de impuestos el gobierno de Colombia suscribió un acuerdo con un conjunto de países antes considerados “paraísos fiscales” para que estos le entregaran a Colombia informaciones de interés tributario. Los que están dispuestos a colaborar con Colombia son los que firmaron: Anguila, Isla de Man, Islas Caimán, Islas Vírgenes Británicas, Jersey, Andorra, Chipre, Liechtenstein, Bermuda y Guernesey. Otros países quedaron en una “lista gris”: Barbados, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Qatar y Panamá. El anuncio de esta situación ha generado un importante impasse entre Panamá y Colombia, ya que este país se ha convertido en el refugio de importantes capitales colombianos. La furia desatada por el gobierno panameño, sus empresarios y hasta de empresarios colombianos lleva varios días en la prensa local de ambos sitios. Esta semana el presidente Juan Carlos Varela le dio un plazo de siete días a Colombia para que lo retire de la lista gris amenazando con no negociar un mecanismo de información fiscal con el país vecino a menos que esto ocurra antes. En ese caso, Colombia sería declarada por Panamá un país discriminatorio y habría medidas retaliatorias.

                                       X xxxxxx

Los empresarios colombianos con intereses en el país panameño se la han jugado a favor de este país y han pedido al gobierno que trate el tema con guantes de seda. Las retaliaciones de Panamá podrían ser significativas. Se habla ya de cobro a los barcos militares colombianos por cruzar por el canal o de la posibilidad de frenar la interconexión eléctrica entre los dos países. El gobierno ha insistido en que sacará de la lista a Panamá si se consigue acordar con ese país una hoja de ruta clara para resolver estos temas de fiscales.

                                      X xxxxxx

El gobierno de Santos ha emprendido una búsqueda de los recursos necesarios para el financiamiento del posconflicto en caso de que se materialice un acuerdo de paz. Y el objetivo son los organismos multilaterales de crédito. Ya se están adelantando conversaciones con representantes del Fondo Monetario Internacional, a través de un grupo técnico que entraría a analizar los detalles en esta materia en los próximos meses. Lo propio se está negociando también con el Banco Mundial para obtener los recursos para hacer frente a proyectos de vital interés para el país, como el metro de Bogotá y el proyecto de desarrollo para la costa Pacífica. Por su lado, el gobierno ha desarrollado una estrategia fundamentada en el aumento del nivel de tributación como porcentaje del producto interno bruto para enfrentar los desafíos de la nueva etapa que se iniciaría en el país después de La Habana.

                                      X xxxxx

La más reciente Encuesta de Opinión Industrial de la ANDI sostiene que entre enero y agosto la producción industrial creció apenas 1,7% frente al mismo período del año pasado, lo que hace pensar que este sector permanece rezagado frente al resto de la economía. Para fin de 2014 podrán alcanzar con suerte algo más de 2 % de expansión. Los pronósticos preparados por el ente empresarial eran de un crecimiento de 4,5% para 2014 y la meta, como van las cosas, no será cumplida. El gobierno, por su lado, sostiene que el actual nivel de tasa de cambio, que es cercano a los 2.050 pesos por dólar, va a ayudar al sector.

                                       X xxxxx

Barack Obama acaba de extender la medida de sanciones para los narcos que operan en Colombia. De esta manera durante un año más, hasta octubre de 2015, permanecerán bloqueadas las propiedades e intereses en Estados Unidos de sospechosos de ser figuras claves del narcotráfico y estarán privados de acceso al mercado y sistema financiero estadounidense. Esta es una medida ejecutiva que data desde 1995 y que ha sido renovada cada año. El presidente del país del norte considera a estos delincuentes “una amenaza extraordinaria e inusual para la seguridad nacional, la política exterior y la economía de Estados Unidos y causando un extremo nivel de violencia, corrupción y daños dentro y fuera de Estados Unidos”.