• Caracas (Venezuela)

Beatriz de Majo

Al instante

Últimas elecciones de un país en guerra

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Con las elecciones regionales del pasado domingo en la vecina Colombia la población puso fin a la presencia de las nefastas izquierdas – tres seguidas- en la Alcaldía Mayor de la capital colombiana. Ello representa el cambio más importante que sellaron los votantes del país vecino al tiempo que marcaron, de esta manera, una tendencia clara que empezará a tomar peso político para las elecciones presidenciales.

Es claro que los allegados al gobierno, es decir los partidarios de una paz con la guerrilla con sello “Santos” fueron los más numerosos. La Unidad Nacional ganó 26 gobernaciones .Esto ubica al país en un escenario en el que el plato fuerte de las presidenciales será la instrumentación de los acuerdos de paz firmados en Cuba por el presidente actual. Serán estos funcionarios electos el fin de semana a quienes les tocará poner a andar la paz de su país, el perdón, el castigo y la reinserción de los criminales.

Aún queda camino por andar hasta las presidenciales y antes deberá consolidarse y firmarse la paz con la guerrilla. La política cáustica de los tiempos recientes le da paso a una política constructiva, lo que representa un duro golpe político para el más firme contendor del Presidente Santos, el ex presidente Álvaro Uribe de Centro Democrático, quien sale muy golpeado de la votación regional al no haber podido triunfar ni en su propio cotarro antioqueño.  La coalición Unidad Nacional -La U, Cambio Radical, el Partido Liberal y una fracción del Partido Conservador– a raíz de estos comicios se queda con el mayor número de gobernaciones pero muchos dudan de que continúe su camino como Unidad y estiman posible que cada una de las fuerzas políticas que lo componen trabajen para presentarse con un candidato propio a las presidenciales.

En esta medición ya quedó claro que entre quienes compitan para la contienda presidencial del 2018.  German Vargas Lleras de Cambio Radical, con el evidente apoyo de la Casa de Nariño, será uno de los que tendrá más opciones.

En camino hacia el post conflicto, la importancia de este hito electoral colombiano, más allá de los cambios que puede traer una nueva tendencia en cada gobernación y alcaldía, es que corresponderá a los nuevos líderes regionales la transición y la articulación de la paz para todos los colombianos.