• Caracas (Venezuela)

Beatriz de Majo

Al instante

Narcos en lugar de guerrilleros

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ya es un hecho cierto que un frente de 100 hombres de las FARC no entregaran sus armas cualquiera que sea el resultado de las tratativas de paz que sostienen los insurgentes con la guerrilla. Se trata de la Compañía de Milicias Resistencia del Catatumbo. Su interés no tiene que ver con filosofía izquierdista ni con manejo del Estado Colombiano. Allí lo que hay de por medio es una nueva arista del narco-negocio en Colombia, que esta tan vivo como en el pasado. Miembros de la guerrilla del Ejército Popular de Liberación  y el Ejército Nacional de Liberación están tomando para si los viejos negocios de droga y las relaciones con los narcos mexicanos. También existen efectivos de las FARC en desacuerdo con los arreglos que se pactan en La Habana, quienes mantendrán sus actividades guerrilleras y otras relacionadas con el tráfico de drogas.

Un nuevo viejo jugador, pues, está haciendo su entrada en el escenario del criminal negocio y las fuerzas del orden colombiano se esmeran en seguirle la pista. Se trata del EPL quien intenta desesperadamente de re-establecer los vínculos que antes existieron entre colombianos y mexicanos para la exportación de la cocaína que viene de la región del Catatumbo. Informaciones recibidas por las fuentes oficiales indican que las hectáreas cultivadas con coca en Norte de Santander se han exponenciado. Desde las 6.944 que había en 2014, este año han escalado hasta  10.000.  El EPL fue un importante grupo guerrillero que se desmovilizó en 1991, habiendo permanecido 20% de sus efectivos en la lucha armada hasta cerca del 96. Hoy en día es muy grupo muy pequeño cuya única actividad está relacionada con el narcotráfico.

La creencia de los expertos en la materia es que si el proceso de paz prospera, el espacio del narco-negocio será copado por estas dos fuerzas guerrilleras activas además de los disidentes de las FARC que se sumarían a ellas, y se verá fortalecido particularmente en las fronteras con Panamá, con Ecuador y con Venezuela. El consultor en asuntos de Seguridad, John Marulanda, asegura lo mismo y puntualiza que “En esos sitios veremos el resurgimiento de esa actividad con el frente primero en la frontera con Panamá, los frentes 38 y 42 en la frontera con Ecuador, y el frente 33, en el Catatumbo, que se unirá a la gente del ELN”.Una zona geográfica de Colombia en particular en el Norte de Santander está atrayendo la concentración de disidentes de las FARC que sienten que la paz pactada en Cuba solo beneficiará a los grandes jefes. Es asi como los cuadros medios estiman que hay mayor beneficio para ellos en desarrollar de nuevo el negocio del narcotráfico.  Los entendidos aseguran que ya se está produciendo una movilización de insurgentes hacia la Zona de la Sandinata, lo que podría convertirse en el nuevo gran enclave de criminales y terroristas.

Quien terminará pagando los platos rotos de la política santista de paz con la guerrilla serán las propias fuerzas militares cuyo prestigio se ha venido al suelo, según las recientes encuestas de opinión. Un artículo de Juan David Escobar Valencia publicado en El Colombiano de Medellìn, al analizar estas mediciones de opinión,  dice que “cuando Uribe inició su gobierno, la desfavorabilidad de las Fuerzas Militares era del 16 %, cuando terminó se redujo al 11 %, y ahora en el gobierno actual se trepó a 32 %, es decir,  un aumento de su desprestigio del 191 %. La Policía tenía una desfavorabilidad del 20 % cuando Uribe dejó el Gobierno y ahora en el gobierno Santos es del 59 %, un aumento de su desprestigio del 195 %. Las FARC salivan de felicidad. En 60 años nunca pudieron “acelerar la crisis del sistema colombiano” como quería la dirección del Partido Comunista Colombiano para tomarse el poder e imponer el comunismo. ¿Cuándo iban a pensar que tendrían un colaborador tan eficiente como presidente?”