• Caracas (Venezuela)

Beatriz de Majo

Al instante

Hora de unidad obligada en Colombia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las diferencias políticas suelen ponerse de un lado cuando se trata de temas de Soberanía. Por ello los colombianos han cerrado filas en torno a su Presidente y el zarpazo perpetrado por el gobierno de Venezuela, materializado en el Decreto 1787 que fija unilateralmente el territorio venezolano sujeto a vigilancia militar en una zona que está históricamente en reclamación, le ha servido a Juan Manuel Santos para ganar unos cuantos puntos de la popularidad perdida con su proceso de paz con las FARC y para que la diatriba política en torno a las negociaciones de La Habana se suavice. Aunque sea diáfano como el agua que dentro de la zona en disputa hay espacios marítimos que son indiscutiblemente nuestros, guardar las los usos diplomáticos es lo que corresponde a un gobierno correcto. Tienen pues elementos de forma – que no de fondo– de donde asirse los neogranadinos al reclamar a la Cancillería este lado que sean observados los usos y costumbres diplomáticas en temas tan sensibles como este que tiene que ver con territorialidad.  No sea si nuestro Ministerio de Relaciones Exteriores estos temas de forma le aburren, los ignora o si simplemente fue sorprendido por una iniciativa de otro ministerio que no tuvo que ver con diplomacia y relaciones exteriores sino con temas puramente militares. Lo que corresponde no es atizar el fuego sino sentarse a resolverlo, si ello es posible o buscar otra solución temporal hasta que lleguen tiempos mejores. Ello no nos quita un centímetro cuadrado de lo que es nuestro y mantiene en calma las relaciones con los vecinos hasta que lleguen mejores horas.

La izquierda colombiana representada en el Polo Democrático Alternativo le dio un espaldarazo al Gobierno de Santos en medio del actual impasse diplomático con Venezuela. El senador Jorge Enrique Robledo, opositor al presidente Juan Manuel Santos, dijo que “estamos en total desacuerdo con lo que ha hecho el gobierno de Venezuela porque no puede unilateralmente tomar esa decisión”. El vicepresidente Germán Vargas Lleras convocó al Uribismo- otro sector detractor de Santos- a unirse al gobierno santista en la defensa de la soberanía y consideró la acción del gobierno de Venezuela como una provocación.

Un paso de gran relevancia para desterrar el lavado de dineros provenientes de fuentes oscuras acaba de ser adoptado por la Federación Colombiana de Juegos de Azar (Fedeazar). Ella acaba de emitir un  Pacto Ético Gremial con la idea de que las entidades que venden juegos de apuestas, azar y chance se autorregulen para conseguir impedir evitar el lavado de activos, la financiación al terrorismo y abstenerse de prácticas ilegales. Con ello no se convalidan este tipo de juegos sino se mejora su reputación que ha estado muy cuestionada. 

El encuentro binacional celebrado entre los presidentes de Colombia y Francia sirvió no solo para que el país europeo apoyara la paz estilo Santos que está en el tapete colombiano sino para asegurarles a las FARC que una vez que haya paz no deberán pedir asilo en ningún otro país les garantiza el ejercicio de la política aal igual que a otras tendencias ya otros ciudadanos. Santos aseveró que todos los sectores que estén en la legalidad, donde se incluirá a la guerrilla si se acaba la guerra, tienen las garantías suficientes para hacer política sin armas. El mandatario colombiano afirmó que la intención es que Francia ayude a que la comunidad internacional entienda que es necesaria una flexibilidad, para que el país pueda encontrar el máximo de justicia y, al mismo tiempo, garantizar la paz.

Ya se habla en los corrillos políticos que el saliente ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, quien acaba de iniciar labores como embajador de Colombia en Estados Unidos estaría pensando en su propia candidatura presidencial para las lecciones del 2018. Ni lo afirma ni lo niega pero sus allegados dicen que lleva años acariciando la posibilidad de sentarse en la silla de Nariño. Los dos cargos, el de Ministro de la Defensa y y la Embajada en Washington,  constituyen una buena preparación para iniciarse en las tareas presidenciales cuando el país ya esté en paz.