• Caracas (Venezuela)

Beatriz de Majo

Al instante

Hito en el proceso de paz

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Vago, muy vago, el pronunciamiento de Juan Manuel Santos al inicio de esta semana sobre el proceso de paz de su país que se gesta en La Habana entre el gobierno y la guerrilla. La muy trajinada frase de “luz al final del túnel” salió a relucir como la promesa de un avance sensible en la ruta hacia una sociedad pacífica. El mandatario aseguró que en 4 meses habría un importante hito ya que en ese instante “dependiendo de si las FARC cumplen veré lo que hay que hacer: seguir o no con el proceso”. Evidentemente que ello no es lo mismo que decir “si las FARC no cumplen en cuatro meses detendré las negociaciones”. Tampoco aclaró Santos en que consiste “cumplir”. No debería el Presidente pensar en que hacer si no cumplen, sino que hacer si los terroristas sí cumplen. Un incumplimiento debería producir el final de las tratativas, eso se cae de maduro. El escenario del “cumplimiento” del cese al fuego debería ya estar milimétricamente evaluado en el seno del gobierno para de antemano formular las respuestas a la guerrilla sobre las próximas concesiones oficiales a las que aspiren los criminales en retribución al “heroico acto” de silenciar las armas.

El lunes que entra se inicia un nuevo cese al fuego unilateral de los guerrilleros. El momento es bueno para examinar que ocurrió en estos 56 días en que este cese al fuego estuvo levantado. De acuerdo con los recuentos de la   Defensoría del Pueblo,  en ese período ocurrieron 64 actos criminales de todo tipo protagonizados por las FARC. Muy enredado está el proceso que les toca enfrentar a los hermanos colombianos. Los insurgentes dan pasos hacia adelante y hacia atrás de manera deliberada yen franca provocación y no piensan sino en salir ganadores de las conversaciones sin castigo ninguno.  Las elecciones regionales se celebran en el país vecino justo en 4 meses así que gobierno y guerrilla deben medir sus pasos. Lo que tienen en frente ambos grupos es un referendo poblacional.

Colombia ya se ubica frente a un año en el que el crecimiento del PIB debería alcanzar un número cercano a 3,5%, lo que los llevaría a hacerse de una de los mejores índices de todo el Continente. Aún quedan por dilucidarse algunas incertidumbres en pleno desarrollo: la caída del precio del petróleo, la turbulencia financiera causada por la crisis de Grecia y el desplome del mercado bursátil en la China. Al arrancar el segundo semestre de este año la política económica gubernamental enfrenta al reto de financiar el déficit en la cuenta corriente de la balanza de pagos y el déficit fiscal. Si el sector minero energético producirá menos ingresos la compensación deberá venir por el lado de la diversificación de otras exportaciones y su consolidación, además de por la aceleración de la construcción, la industria y la agricultura.  

En opinión del ex ministro de Planificación Rodrigo Botero, la tarea del incremento de exportaciones no tradicionales no es imposible: “la tasa de cambio actual representa un beneficio considerable para los exportadores”, ha dicho.  Constituye un poderoso estímulo para invertir en el sector exportador y para orientar la actividad productiva hacia el mercado mundial.  Las empresas que disponen de capacidad ociosa pueden aumentar la producción a corto plazo.  Las demás deben instalar maquinaria adicional y hacer ampliaciones de planta, lo cual toma tiempo.  Algo similar sucede con el inicio de nuevos cultivos en el sector agropecuario.  

Una nueva campaña de protección del ambiente acaba de arrancar en la capital: “El que quiere su perro, quiere su caca”, dice su lema. La policía distrital está obligada a sancionar a los infractores las normas ambientales que incurran en la falta de no recoger la caca de su perro. Hasta esta fecha la alcaldía de Bogotá ha recaudado 38 millones de pesos. Al parecer de lada 10 bogotanos que salen en las mañanas a pasear sus canes solo 2 recogen sus excrementos. Las cifras que adelantan las autoridades informan de la existencia de un millón de perros, 700.000 en casita y 300.000 en las calles, Estos producen al día 100 toneladas de excremento y alrededor de 5 a 10% queda en los parques.