• Caracas (Venezuela)

Beatriz de Majo

Al instante

CHINA HOY

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

De chinos y de cruceros

 

Beatriz de Majo

 

Dentro de la industria turística mundial la que exhibe el mayor crecimiento es la de cruceros. El año pasado 21 millones de seres humanos decidieron que un viaje por mar era la mejor manera de invertir el dinero destinado a las vacaciones. En los últimos años este segmento ha estado creciendo a una tasa global de expansión promedio de 8%. 

Los constructores de barcos y las líneas de cruceros se están preparando, desde años atrás, para motivar y para atender el flujo de chinos una vez que estos descubran esta atractiva forma de conocer lugares, descansar y divertirse. De hecho, el turismo naviero comienza ya a interesar crecientemente a la clase media del gigante asiático, la que el año 2014 aportó más de 700.000 usuarios a los navíos de placer.

Por ello, entender los patrones culturales y las motivaciones que entran en juego a la hora de seleccionar este tipo de viajes se ha vuelto estratégicamente crucial para quienes hacen del negocio de las travesías turísticas marinas un objetivo económico.

Las motivaciones de los turistas chinos para seleccionar esta manera de viajar no son muy diferentes de las del resto del mundo, pero hay un factor distintivo y protuberante que obliga a los promotores turísticos a adaptarse a él: la inclinación al consumo de lujo de parte de la clase media china. Mientras en Occidente “la variedad del entretenimiento” es la respuesta más recurrente al preguntar el porqué de la selección de un viaje por mar en medio de otras atractivas opciones, en el caso chino la respuesta más frecuente en las encuestas es la que está relacionada con “los elementos de lujo que se encuentran a bordo de los grandes navíos de placer”.

Además, así como en Occidente lo usual es no evidenciar demasiado el ascenso económico o social, culturalmente el chino se desvive porque los terceros se percaten de su éxito económico y del ascenso social alcanzado. Nada mejor, entonces, para exhibir la bonanza que la selección de un viaje plagado de elementos que hacen visible el bienestar. Esto se ha convertido en un quebradero de cabeza para quienes se ocupan del diseño de actividades atractivas dentro de los buques dedicados al mercado que se origina en los puertos chinos.

Desde el año 2012 el número de viajeros de China viene creciendo a una tasa de 79% y, entre ellos, los amantes de cruceros se vienen expandiendo a una tasa tan elevada como 34%, la más alta del mundo. Frente a un crecimiento tan robusto  del turismo de cruceros, ¿cómo hacer para capturar la atención de los potenciales pasajeros chinos ofreciéndoles elementos distintivos de vayan al encuentro de sus necesidades e inclinaciones?

La batalla para captar la atención del universo de viajeros chinos ya empezó. El año pasado el operador de cruceros número 1 del mundo, Carnival, añadió un tercer crucero a su flota en China, aumentando su capacidad en el país hasta 66% y se espera que de los 10 macrobuques en construcción para lo que queda de esta década, la mitad sean destinados a ese mercado. De hecho, ¡este importante grupo acaba de trasladar su sede comercial de Miami a Shanghai!

Así las cosas, también en este terreno del turismo de cruceros China tenderá a marcar la pauta mundial y terminarán sus nacionales siendo los consentidos de quienes manejan este colosal negocio. ¿Cómo no ser los preferidos de un mercado que para el año 2018 moverá una cifra de negocios tan alta como 10.000 millones de dólares? ¿Cómo no convertirlos en el objetivo estratégico inmediato si en muy pocos años la clase media del dragón asiático será tan numerosa la población entera de Estados Unidos, primera economía mundial?