• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

Los destinos turísticos de América Latina que repuntaron con la disparada del dólar

Los turistas encuentran más barato viajar por América Latina. | Foto: Getty

Los turistas encuentran más barato viajar por América Latina. | Foto: Getty

Durante el auge económico de latinoamérica se hizo muchos más frecuente para la clase media ir de vacaciones a Miami, Disney, y otros destinos estadounidenses. Pero el dólar caro acabó con todo eso 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En las calles de Miami, y en particular, en los corredores de sus gigantescos centros comerciales, se siente su ausencia.

Las legiones de brasileños, argentinos, colombianos y venezolanos que hasta hace un año colmaban este paraíso comercial, tarjeta de crédito en mano,parecen haberse reducido de manera sustancial.

La dramática devaluación que han experimentado muchas de estas naciones cambió, en cuestión de meses, lo que se había convertido en los últimos años en una tradición para cientos de miles de familias de clase media latinoamericana: el viaje de turismo o de compras a Estados Unidos.

Al cambio actual, sale muy caro.

Pero, ¿se están beneficiando los destinos latinoamericanos del marchitamiento de ese gran movimiento turístico desde el sur del hemisferio hacia el norte?

El fin de la bonanza

El mercado de Miami es un buen barómetro del movimiento turístico entre EE UU y América Latina.

Con sus centros comerciales orientados al visitante extranjero, sus afamadas playas y los cercanos parques temáticos de Orlando, ha sido la puerta de entrada por excelencia al turista latinoamericano.

Cuatro de las cinco naciones que más turistas enviaron a Miami en el año anterior son latinoamericanas.

Brasil y Colombia encabezan la lista con casi medio millón de personas cada una, seguido por Argentina y Venezuela, de acuerdo con datos del buró de visitantes de Miami.

Pero esas cuatro naciones tienen en común haber sufrido recientemente dolorosas devaluaciones.

Un boleto de avión entre Miami y Bogotá con un costo de US$300, le habría representado al viajero colombiano la suma de 558.000 pesos en moneda local si lo hubiera comprado en julio de 2014. El mismo boleto en marzo de 2016 le costaría 960.000 pesos, casi el doble.

En Brasil, el dólar pasó de valer 2.2 reales en julio de 2014 a 3.6 reales este marzo.

En Argentina, se desplazó de 8 pesos a más de 15 en el mismo lapso de tiempo.

De ahí que no resulte sorpresivo el fuerte bajón en la afluencia de turistas de esas naciones, descrito de manera anecdótica por la prensa local de Miami a partir de su notoria ausencia en los centros comerciales de la ciudad, incluso antes de que las cifras oficiales confirmen esos temores.

A comienzos de mes el diario Miami Herald citaba a un almacén especializado en clientes del turismo latinoamericano, advirtiendo que sus ventas habían caído 30% desde que empezaron las devaluaciones.

Unos ganan, otros pierden

Pero, y entonces, ¿es la pérdida de Miami la ganancia de los destinos turísticos latinoamericanos?

O, dicho de otra manera, ¿alimentarán esos dólares que antes se gastaban en Florida las industrias turísticas nacionales latinoamericanas?

El turismo ha sido uno de los pocos sectores económicos en la región en mostrar crecimiento reciente.

La Organización Mundial del Turismo dice que en 2015 llegaron 96 millones de visitantes la los países de la zona, incluyendo 7,7% más de visitantes estadounidenses.

Pero el impacto varía por país. En Brasil y Colombia, por ejemplo, la industria turística local parece haberse revitalizado al tiempo que se devaluaban sus monedas.

El Ministerio de Comercio, Industria y Turismo de Colombia revelaba en su boletín de diciembre de 2015 que en ese mes llegaron al país 229.762 turistas foráneos, un aumento de 10% frente al mismo mes en 2014.

La devaluación de la divisa colombiana ha hecho que el país se abarate como destino para visitantes extranjeros.

Al tiempo Florida, el principal destino turístico extranjero para los colombianos, se ha hecho más caro para los turistas colombianos,

En ese mismo diciembre de 2015, cayó en 13.8% el número de viajeros colombianos al exterior comparado con un año antes.

Muchos de ellos decidieron viajar en cambio por su país. Los datos oficiales revelan para ese mismo mes, un aumento de 9.3% en las visitas de colombianos a sus parques nacionales, comparados con el año anterior.

Y en los destinos turísticos más concurridos del país, como Cartagena en el Caribe, las dificultades de la moneda colombiana son más bien un motivo de regocijo para la economía local.

Para los Olímpicos

Una historia similar puede contarse en Brasil, donde un informe del Consejo Mundial de Viajes y Turismo para 2015 proyectaba un aumento de al menos 5.3% en los ingresos del país por turismo en 2015 comparado con el año anterior.

El abaratamiento de los costos en Brasil para los turistas extranjeros por cuenta de la devaluación del real llega en un buen momento.

El país se prepara para organizar los Juegos Olímpicos de Rio a mediados de este año. Durante el Mundial de Fútbol de 2014 llevado a cabo en ese país, una de las críticas más insistentes que se escucharon fue el elevado costo para los visitantes.

Una situación que parece no estar por repetirse en el otro gran evento deportivo a tener lugar en Brasil.

Y en cualquier caso, estima en el mismo documento del Consejo Mundial de Viajes y Turismo, en ese país el 94% de lo producido por la industria turística responde a gastos de brasileños, no extranjeros.

Por lo que la fuerte devaluación del real, al hacer más caro para los brasileños viajar más allá de sus fronteras y convencerlos de gastar en casa, probablemente acentuará más la fortaleza del turismo nacional de ese país.

No todos

Las buenas noticias no se han extendido por igual en estas naciones latinoamericanas.

En Argentina, por ejemplo, el presidente de la Cámara Argentina de Turismo (CAT), Oscar Ghezzi, le decía a los medios en febrero de este año que el sector sufría uno de sus peores años en décadas y una caída de 10% en el número de turistas durante 2015.

El dirigente atribuía eso a la partida masiva de turistas argentinos a Brasil, aprovechando la devaluación de la moneda ese país, que lo hacía más barato comparado con los destinos locales, afectados por una notoria inflación.

Y en Venezuela, la extrema inestabilidad económica que experimenta el país en la actualidad también hace difícil que la industria turística de esa nación obtenga todos los beneficios potenciales de la devaluación del bolívar.

Pero el dólar caro beneficiará a muchos otros destinos turísticos de la región.

Además de los países cuyos ciudadanos de clase media se habían acostumbrado a viajar cada vez más frecuentemente a Florida, habrá otras potencias turísticas latinoamericanas como México, que al hacerse más barato para los que llegan con divisa extranjera, probablemente se harán más populares como destino en lo que queda de 2016.

Entre la abundancia de malas noticias económicas que se han esparcido por América Latina, el repunte de los sectores turísticos en algunos de los países de la región ofrece uno de los pocos aspectos para alegrarse en una temporada de vacas flacas.