• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

Cómo trabajaron los inspectores de la ONU en Siria

Cuando los inspectores de la ONU llegaron, la gente les cantó y los bendijo / BBC Mundo

Cuando los inspectores de la ONU llegaron, la gente les cantó y los bendijo / BBC Mundo

Ake Sellstrom, experto en armas, fue quien estuvo a cargo del grupo de inspectores de la Organización de Naciones Unidas (ONU) que visitó Siria para determinar si se habían utilizado armas químicas contra civiles

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El análisis se realizó en la zona de Ghouta, situada al oeste de Damasco, la capital siria.

La investigación se centró en el ataque ocurrido el 21 de agosto en una zona rebelde y se llevó a cabo entre el 26 y el 29 del mismo mes.

El incidente tuvo un gran impacto en la comunidad internacional debido a las imágenes que circularon de niños, mujeres y hombres en las que se los veía sufriendo los efectos de un ataque con gas sarín, sustancia catalogada como arma química.

En ese momento se desconocía qué había causado esa reacción entre los pobladores de la zona.

La periodista de la BBC Shaima Khalil habló con Sellstrom acerca de la difícil misión que le encomendó la ONU. Se trató de la primera entrevista que dio a un medio de comunicación tras regresar de Siria.

¿Cómo lograron llegar al lugar?

El acuerdo que alcanzamos nos autorizaba a estar en el lugar por cinco horas diarias, entre las 11:00 am y las 4:00 pm (hora local). Teníamos que avisar con 24 horas de anticipación a dónde queríamos ir, porque el gobierno tenía que decretar un cese al fuego en la zona.

También fue necesario negociar con la oposición un cese al fuego, lo que hicimos a través de Skype. Fue así como llegamos a tierra de nadie, el punto en el que el control del territorio se dividía entre el gobierno y la oposición.

Tras el ataque de francotiradores, que ocurrió cuando estábamos llegando al lugar, tuvimos que regresar porque los vidrios del auto estaban a punto de colapsar, pese a que eran a prueba de balas.

Luego del retraso que produjo ese incidente, llegamos a la zona que íbamos a analizar. Nadie había estado ahí en nueve meses, se sentía el aislamiento. Fue una experiencia muy emotiva, la gente empezó a cantar y a bendecirnos cuando nos vio.

Ese día tuvimos una hora para hacer entrevistas y otra para tomar las muestras ambientales, buscar municiones y analizar las sustancias que había en el suelo.

¿Fue difícil hacer el trabajo que les comisionaron?

Fue muy estresante. Cuando la gente salió a recibirnos todo se volvió un poco caótico, sin embargo, habíamos acordado con la oposición que ellos se encargarían de controlar a la población.

¿Pudieron determinar si el gas sarín utilizado tenía mucho tiempo almacenado en Siria o si había sido adquirido recientemente?

Sólo podemos decir que se usó cinco días antes de que nosotros estuviéramos allí. También podemos asegurar que su confección no fue casera, los dispositivos no eran sencillos, eran profesionales. Pero no es posible decir quién compró la sustancia o cómo se almacenó.

¿En qué condición estaban los pacientes? ¿Cómo lograron recopilar las muestras?

Los afectados estaban en un hospital improvisado, en el sótano de una casa grande. La atención que recibían era básica. Trabajamos en medio de pacientes que mostraban los síntomas de la intoxicación con gas sarín.

En ese escenario caótico entrevistamos a las personas y tomamos muestras de sangre. Tuvimos que vestirnos con trajes especiales para manipular sustancias tóxicas, la temperatura superaba los 40º C. Nos presionaron para que trabajáramos con rapidez, fue una misión muy exigente.

¿Cuál es la importancia del informe que realizaron?

Recopilamos muy buena evidencia y demostramos que el gas sarín se utilizó y que llegó al lugar en cohetes que tenían una capacidad de almacenamiento de unos 50 litros.

Nuestra investigación contribuyó, de cierta forma, a que Siria accediera a deshacerse de su arsenal de armas químicas.

Después de haber estado en el terreno, ¿cuan difícil puede ser destruir esas sustancias?

Será un trabajo muy difícil y muy estresante, que dependerá de la postura y las negociaciones que se logren entre el gobierno y la oposición, pero puede lograrse.

Contenido relacionado