• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

Cómo trabajar desde la casa sin volverse loco

Si se trabaja desde la casa, hay que saber cuándo desconectarse | BBC Mundo

Si se trabaja desde la casa, hay que saber cuándo desconectarse | BBC Mundo

Fijar su propio horario, contestar llamadas en pijamas, suena como el trabajo ideal para algunos, pero la realidad puede ser, de hecho, un poco menos ideal

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Desde la pérdida de la movida social de oficina hasta los inevitables inconvenientes que resultan de una falta de estructura, trabajar a distancia puede volverte loco si no tienes un plan.

Mantenerse productivo es clave.

Es un tema que varios influenciadores de LinkedIn tocaron esta semana. Esto es lo que dos de ellos tenían que decir al respecto.

Justin Seeley, autor en Lynda.com

Seeley hizo la transición de un empleo normal a un puesto a distancia por primera vez este año - y no fue fácil, escribió en su blog: "Cómo trabajar desde casa sin volverse loco".

"La transición fue difícil y estuvo llena de errores, pero ahora que estoy acomodado, creo que he descubierto cómo sobrevivir en el mundo del trabajo a distancia", escribió.

Entre las ocho ideas y consejos que presenta, están las siguientes:

Para empezar, además del nuevo entorno de trabajo, Seeley quedó a dos husos horarios de diferencia frente a sus colegas, lo que presentó sus propios retos de gestión del tiempo. "El problema que tuve ... era que yo intentaba trabajar no sólo mi día completo en casa, sino también cubrir las horas adicionales... para estar accesible a mis compañeros de trabajo", escribió. "Esto no es sostenible, por lo que finalmente tuve que aceptar el hecho de que si yo iba a trabajar junto a mis colegas, tendría que modificar mi horario".

También instituyó un tiempo de "hora de salida" para separar el trabajo del hogar. "Esto me permitía desconectarme totalmente al final del día y separarme del trabajo", escribió Seeley. Es algo que solía conseguir cuando salía de la oficina y conducía de regreso a casa.

Otro factor indispensable: un espacio reservado de trabajo. "No se limite a tratar de hacer su trabajo mientras está acostado en la cama o sentado en el sofá", escribió.

"Encuentre un lugar tranquilo en su casa desde donde se pueda trabajar, configúrelo como un entorno solamente para el trabajo, y asegúrese de que se utilice exclusivamente para eso.

Recuerde, usted ya no tiene que trasladarse a la oficina, así que tiene que engañar a su cerebro para que piense que la corta caminata desde su habitación a su escritorio es la misma cosa. Al poner en cuarentena a esta área y utilizarla exclusivamente para el trabajo, le está diciendo a su cerebro que es hora de hacer cosas".

¿Y en cuanto a la esperanza de trabajar en pijama todo el día? Olvídese de ello, escribió Seeley: "Trato cada día como si se me fuera a la oficina ahora mismo. Me baño, afeito y visto como lo haría si no estuviera trabajando de forma remota. Usted se sorprenderá de lo normal que esto lo hará sentir y cuánto sentido de propósito crea en su mente".

Permanecer conectado también es importante. "La interacción humana es algo que anhelamos en un nivel inconsciente, y no abordar esa necesidad puede tener un efecto adverso importante en su nuevo estilo de vida en el hogar", escribió Seeley. Lleve a cabo reuniones frecuentes con sus colegas, tanto planificadas como espontáneas.

"Asegúrese de trabajar en estas reuniones, pero también deje un poco de tiempo para una conversación informal", escribió. "La comunicación y los encuentros cara a cara son probablemente los factores más importantes sobre el trabajo a distancia. Sin ellos, el fracaso está prácticamente garantizado. Si no puede tener acceso a una videoconferencia, sólo tiene que utilizar una buena llamada telefónica a la antigua".

Lisa Chilvers, directora de Athena Business Solutions

"Domingo. Un día de descanso ... Es un gran día para tomar las cosas con calma, relajarse, charlar con los amigos y en general hacer nada en particular", escribió Chilvers en su post ¿Por qué el domingo podría ser su día más productivo". O tal vez no. "Media hora de su tiempo hoy podría hacer de la próxima semana una de las más productivas de la historia".

"Con demasiada frecuencia nos sentamos en una mañana de lunes y pensamos 'Bueno, ¿qué voy a hacer hoy?", y luego pasamos la siguiente media hora titubeando sobre qué hacer primero", escribió. "Así que cuando finalmente empezamos a ser productivos, la mañana está a punto de terminar. Luego nos levantamos el martes y empezamos el mismo proceso de nuevo".

Para evitar este ciclo que atenta contra la productividad, Chilvers sugiere utilizar el domingo - o el día antes de que comience su semana de trabajo – de una manera más inteligente. "¿Por qué no pasar media hora esta noche planificando su semana?", escribió.

En primer lugar, agrega Chilvers, repase las citas que ha acordado y asigne un tiempo para preparar esas reuniones. Entonces, asigne un tiempo para "lidiar con la rutina ... como el correo electrónico, redes sociales, etc.", escribió. Sugirió que una vez que todo este trabajo se ha calendarizado, revise la cantidad de tiempo que queda cada día y piense en lo que va a hacer con él.

Al planificar su tiempo antes de que comience la semana, "usted podrá terminar todos los días sintiéndose bien cuando revise su lista y se percate que ha hecho todo lo que se propuso", escribió.