• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

El sorprendente porcentaje de mujeres que escriben comentarios misóginos en Twitter

Foto: Thinkstock

Foto: Thinkstock

El anonimato ayuda a que proliferen los insultos contra los mujeres y otros colectivos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Alentados por la distancia y el anonimato, los comentarios misóginos –aquellos que sugieren cierto nivel de odio o desprecio hacia mujeres– son deprimentemente comunes en las redes sociales.

Y ese problema fue puesto de relieve por un reciente estudio de la consultora británica Demos, que también encontró que en el caso de Twitter un elevado porcentaje de esos mensajes son enviados por mujeres.

Para su investigación, la consultora cuantificó el uso de dos palabras en inglés indicativas de misoginia –slut ("zorra") y whore ("puta")– durante un período de tres semanas.

Y también desarrolló algoritmos para distinguir las veces en que dichas palabras son empleadas de forma agresiva de las veces en las que tienen un tono más coloquial o se usan precisamente para denunciar episodios de misoginia.

Sólo en Reino Unido, esto permitió identificar más de 10.000 tuits abusivos enviados a 6.500 "usuarios únicos".

Y a nivel internacional la firma encontró que 80.000 personas habían sido víctimas de más de 200.000 mensajes agresivos enviados durante el mismo período.

La mitad de ellos escritos precisamente por mujeres.

"50% de los propagadores resultaron ser mujeres", se lee en el comunicado de Demos sobre el estudio, que da continuidad a una investigación de 2014.

Imagen corporal y belleza

En esa oportunidad, Demos ya había encontrado que las palabras "zorra" y "puta" eran regularmente empleadas por tuiteros de ambos sexos.

Y ese mismo año, un estudio de la firma de cosméticos Dove también identificó más de cinco millones de tuits negativos sobre temas de imagen corporal y belleza, la mayoría –cuatro de cada cinco– enviados por mujeres.

El anonimato ayuda. Las redes sociales son hoy en día el equivalente a la charla en el vecindario, pero a nivel global.

Y como en los círculos de chismes, siempre hay comentarios más malvados y más agresivos que otros.

Ahora, con las redes sociales, esas voces resuenan más ya que pueden elegir sus víctimas, generalmente gente a la que no conocen y que muchas veces es elegida al azar.

La pregunta es: ¿qué se puede hacer?

Una "prioridad"

El jefe de Twitter, Jack Dorsey, ha dicho que abordar el acoso es una prioridad.

"El comportamiento de odio no tiene lugar en Twitter y es una violación de nuestras condiciones de uso", dijo a la BBC Kira O'Connor, responsable de seguridad de la compañía.

"Además de nuestras políticas de control de usuarios, como bloquear y silenciar, trabajamos con líderes de la sociedad civil y expertos académicos para entender estos retos", agregó.

Según la investigadora de Demos Alex Krasodomski-Jones, el "estudio revela lo que es una experiencia muy personal y a menudo traumática para las mujeres".

"Aunque nos hemos centrado en Twitter, que es muy generosa en compartir sus datos con investigadores como nosotros, es importante resaltar que la misoginia está en todas las redes sociales, y debemos asegurarnos de que las otras grandes compañías tecnológicas también se involucren en discusiones en torno a educación y a soluciones".

Ciudadanos "online"

Y agregó que no se trata de "controlar internet", sino de "recordar que a menudo en línea no somos tan buenos ciudadanos como fuera de internet".

En los últimos años se ha visto a la policía abordar el asunto y los agresores se han enfrentado a largas penas de prisión. Algunos se han disculpado públicamente ante sus víctimas.

La educación es clave. Enseñar a los jóvenes que no se han unido aún a las redes sociales que la buena educación no está en vías de extinción y que si uno dice algo hiriente online, podría causar problemas.

Es decir, que la próxima generación se tome un tiempo para pensar antes de comenzar a escribir.