• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

¿Qué significa el regreso de Dunga a la selección brasileña?

Dunga volverá a dirigir la selección de su país / AP

Dunga volverá a dirigir la selección de su país / AP

A partir de este martes, 22 de julio de 2014, comenzó la cuarta "era Dunga" de la historia de la selección brasileña de fútbol

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A partir de este martes, 22 de julio de 2014, comenzó la cuarta "era Dunga" de la historia de la selección brasileña de fútbol. El ex mediocampista, campeón del mundo en 1994, fue anunciado como el nuevo técnico de Brasil tras la salida de Luis Felipe Scolari, en una conferencia realizada desde la sede de la confederación en Río de Janeiro.

Si se mantiene en el cargo hasta 2018, Carlos Caetano Bledorn Verri "Dunga" será líder de la selección brasileña en un Mundial -dentro o fuera del campo- por quinta vez en un período de 28 años (ocho Copas del Mundo).

En el Mundial del 90, cuando Brasil quedó marcado por su juego "feo" y defensivo, Dunga no era el capitán, pero sí se convirtió en un símbolo de la derrota. La expresión "era Dunga" fue acuñada para simbolizar lo que había salido mal. La redención vino cuatro años después, con el tetracampeonato y la celebración de la copa en Estados Unidos. En 1998, cuando Brasil perdió la final contra Francia, Dunga seguía siendo capitán.

Como entrenador, consiguió que Brasil ganara la Copa América (2007) y la Copa Confederaciones (2009), antes de perder contra Holanda en los cuartos de final del Mundial 2010. Su discurso cuando volvió al país -en busca de su segunda redención- hablaba de un cambio de postura, especialmente en su desgastada relación con la prensa.

"Difícilmente una persona cambia sus principios. Los míos son: ética, compromiso, lealtad, transparencia y trabajo. Pero todos evolucionamos, pensé mucho en estos cuatro años y evalué lo sucedido. Una de mis metas es conseguir que las personas cambien lo que opinan de mí. Nelson Mandela tenía todo en contra y logró cambiar lo que pensaban de él. Espero tener 1% de su paciencia", dijo Dunga, durante su presentación.

BBC Brasil conversó con dos antiguos compañeros y amigos de Dunga, que estuvieron presentes tanto en el fracaso de los 90 como en la redención del 94. Jorginho, exlateral y en la actualidad entrenador de los Emiratos Árabes Unidos, fue asistente técnico de Dunga en la temporada 2007-2010. El exzaguero Ricardo Rocha hoy es comentarista. Ninguno de los dos cree que Dunga haya cambiado su manera de ser, pero aseguran que la madurez lo ayudó a superar el fracaso de hace cuatro años.

"Hemos aprendido de nuestros errores. Dunga se encargó de negociar las primas que recibirían los jugadores incluso antes de que viajaran al Mundial del 90, lo que fue una de las grandes controversias de ese año. Luego aumentó su liderazgo, gracias a la experiencia", relata Jorginho.

"Fue jugador durante 12 años y entrenador durante cuatro años más. Es un tipo de fácil tratar que respeta a los jugadores. Por eso es respetado de vuelta. Es un hombre equilibrado, que aprecia a todo el mundo. Esa es su manera de ser: no se guarda nada, lo saca todo. Si no le gustó una pregunta, lo dirá en el momento. Es muy genuino".

"Ese carácter, su determinación, su voluntad de ganar… Esa actitud nunca cambió", asegura Ricardo Rocha. "Fue aborrecido en los 90 y trabajó psicológicamente para entender por qué se convirtió en un símbolo del 'mal fútbol', fue un momento difícil. Pero el liderazgo siempre lo tuvo: nunca cambió su estilo, le gusta ganar. Tiene un genio fuerte, puede ser terco, tozudo, pero sólo el que lo conoce sabe: es buena gente".

"El arte de robar pelotas"

Después de debutar como técnico, justamente en la selección, Dunga tuvo otra experiencia en el Sport Club Internacional, en 2013. Pero sólo estuvo allí diez meses, durante los cuales el equipo conquistó el Campeonato Gaucho. Luego fue destituido durante el Campeonato Brasileño, tras una mala racha de resultados. Tiene más juegos en su carrera como técnico de la selección que en el universo de los clubes.

En el período en que estuvo Dunga comandando, la selección brasileña mostró un juego compacto en defensa, que exploraba la velocidad de los contraataques. Las primeras declaraciones del nuevo técnico indican que esa será la tendencia del próximo ciclo.

"Es muy bonito hablar del arte en el fútbol, pero la buena defensa de un portero también es arte y cuando un zaguero roba una pelota también. Brasil siempre va a tener jugadores con mucho talento, pero ese talento debe combinarse con compromiso, trabajo, organización y equilibrio emocional", explicó Dunga.

Nueva era

Dunga asume la selección brasileña en un momento en que se clama por una "renovación" del fútbol que se juega en el país. En 2006, la exigencia era comprometer a los jugadores con la camiseta del equipo.

En la Copa de Alemania, la selección brasileña de Dunga -con estrellas como Ronaldo, Ronaldinho Gaúcho, Kaká y Adriano- perdió contra Francia en los cuartos de final. Dunga había sustituido al técnico Carlos Alberto Parreira para dar una "nueva cara" al fútbol brasileño. Ahora, tras la derrota de 7-1 frente a Alemania en su propia casa, se ha abierto la discusión acerca de una posible "reformulación" del fútbol.

"Nos gusta hablar de talento, pero elogiamos -y mucho- la organización y planificación de Alemania. Entonces, dentro de ese orden, debemos encontrar las características del fútbol brasileño dentro del campo, con talento y calidad", dice Dunga.

El nuevo entrenador también dijo entre líneas que -al igual que en 2006 y 2010- requerirá una postura diferente de los jugadores del equipo nacional.

"Hubo muchas cosas bonitas en este Mundial, pero hay otras que tenemos que modificar. Vimos que importa el talento, pero también la planificación. El mercadeo es importante, pero también debe haber resultados dentro del campo".

"Es una nueva forma de ver las cosas. Tenemos que avanzar en algunas cosas que el antiguo comité no tuvo tiempo de hacer. El momento es ahora. Tendremos la oportunidad de hacer algo que muchos intentaron. Vamos a priorizar lo colectivo, no lo individual", aseguró el exportero Gilmar Rinaldi, quien fue nombrado como nuevo coordinador técnico de la selección. Él jugó un papel decisivo en el retorno de Dunga al comando de la selección.

Gilmar, al igual que Jorginho y Ricardo Rocha, formó parte del equipo brasileño que se convirtió en tetracampeón en 1994. Cuando asumió el cargo, la semana pasada, el exempresario criticó que jugadores de la selección escribieran mensajes con la etiqueta #forçaNeymar (fuerza Neymar) antes del partido contra Alemania.

Críticas

El periodista deportivo Antero Greco, quien cubrió los tres Mundiales en los que Dunga jugó (1990, 1994 y 1998) y a la que fue como director técnico (2010), considera que su llegada a la selección es "más de lo mismo" y cree que el cambio esperado para el fútbol brasileño no vendrá con él.

"Estamos dando vueltas en el mismo lugar. La decisión no nace de un proyecto de renovación. Así que por ahora me parece más de lo mismo. Pero estaré abierto a reconocer si el trabajo es diferente", dijo a BBC Mundo.

"Él fue el único de los cinco capitanes que, en lugar de llorar o sonreír, maldijo a los fotógrafos y reporteros en el lugar", apuntó Greco. La etiqueta de la "era Dunga" pudo haber sido decisiva en la problemática relación del técnico con la prensa, explica el periodista.

"Él nunca superó lo de la 'era Dunga'. Debió haber manejado ese dolor, ese trauma, porque a partir de 1990 ocurrieron muchas cosas buenas en su carrera y obtuvo un gran reconocimiento. Pero al parecer, nunca pudo olvidarlo", concluyó Greco.

Contenido relacionado: