• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

¿Qué es la siembra vaginal y cuáles son sus riesgos?

Cada vez más padres y madres piden que se practique la siembra vaginal a sus hijos nacidos por cesárea. Pero ¿qué riesgos implica? | Foto: ThinkStock

Cada vez más padres y madres piden que se practique la siembra vaginal a sus hijos nacidos por cesárea. Pero ¿qué riesgos implica? | Foto: ThinkStock

La siembra vaginal comenzó a realizarse tras algunos estudios que revelaron que los bebés nacidos por cesárea tienen un riesgo ligeramente mayor de desarrollar algunos trastornos a lo largo de su vida, como obesidad, alergias o algunas enfermedades intestinales

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La siembra vaginal es una práctica cada vez más extendida en los partos por cesárea, pero pocos conocen sus "riesgos potenciales".

Y según algunos especialistas, esta técnica que también es conocida como microbirthing (microparto), "no debería ser recomendada o alentada por los médicos".

Así lo asegura en el British Medical Journal (BMJ) un grupo de especialistas en neonatología y enfermedades infecciosas liderados por el doctor Aubrey Cunnington, del Imperial College de Londres, Reino Unido.

La siembra vaginal consiste en tomar una muestra de los fluidos vaginales de la madre y aplicarla sobre la piel, boca y ojos del bebé, tras su nacimiento por cesárea.

La intención es que el neonato entre en contacto con las bacterias presentes en el canal vaginal, con el objetivo de aumentar algunas bacterias intestinales y reducir el riesgo de ciertas enfermedades.

Pero el remedio podría ser peor que la enfermedad, aseguran los expertos.

Bacterias dañinas

Bacterias

La siembra vaginal podría implicar la transmisión de bacterias como la clamidia, gonorrea y virus del herpes simple, que pueden causar infecciones en el bebé | Foto: ThinkStock

"La demanda de este proceso aumentó entre las mujeres que dan a luz en el Reino Unido (...) pero estamos muy lejos de tener evidencia de base para recomendar esta práctica", dicen Cunnington y sus colegas.

De acuerdo con los expertos, existen una serie de "riesgos potenciales" que muchos padres desconocen.

Uno de los principales peligros, según los médicos, es la transmisión de bacterias dañinas al bebé, como los estreptococos del grupo B, que podrían al neonato "en riesgo de las mismas infecciones que uno nacido por parto vaginal", algo que, según Cunnington, "muchas veces el personal sanitario no tiene en cuenta".

Además, el experto advirtió que también pueden transferirse a través de la siembra vaginal algunas bacterias como la clamidia, la gonorrea o el virus del herpes simple, que pueden causar infecciones peligrosas.

De hecho, los autores del documento aseguran que ya tuvieron que intervenir en un parto en el que se iba a realizar la siembra vaginal, pese a que la madre tenía herpes genital.

"Creemos que habrá más problemas si el procedimiento (la siembra vaginal) continúa ganando popularidad", explicaron.

El debate en torno a la cesárea

Parto de un bebé

¿Afecta el parto por cesárea al desarrollo de los microbios intestinales del bebé? | Foto: ThinkStock

La siembra vaginal comenzó a realizarse tras algunos estudios que revelaron que los bebés nacidos por cesárea tienen un riesgo ligeramente mayor de desarrollar algunos trastornos a lo largo de su vida, como obesidad, alergias o algunas enfermedades intestinales.

La práctica, que comenzó a practicarse en Australia, está ganando popularidad en el Reino Unido, y el debate en torno a sus posibles beneficios se popularizó en los últimos años en otras regiones del mundo, incluida América Latina.

Y es que algunas investigaciones sugirieron que los bebés que nacen por cesárea tienen un microbioma (conjunto de microorganismos dentro del cuerpo) diferente al de bebés que nacen por parto vaginal, al no estar expuestos a las bacterias del canal vaginal.

Estas diferencias en el microbioma se asocian con el desarrollo de obesidad y de ciertas alergias, entre ellas, el asma.

Concretamente, un estudio en Noruega encontró que los bebés nacidos por cesárea tienen un 52% más de probabilidad de sufrir de asma que los nacidos por parto vaginal.

En 2013, Puerto Rico comenzó a trabajar en un experimento sobre la microbiota humana y su relación con la salud, así como los posibles beneficios de la siembra vaginal.

"Las vaginas de las mamás cambian durante el embarazo, y todas convergen hacia aumentar los Lactobacillus y Bifidobacterias", explicó a BBC Mundo la microbióloga venezolana María Domínguez Bello, a cargo del experimento.

El proyecto estudiaba la hipótesis basada en que si bebé pasa por el canal de parto de la madre queda inoculado con bacterias beneficiosas para la formación de su microbioma y su sistema inmunitario.

"Más riesgos que beneficios"

lactancia

Los expertos aconsejan la lactancia materna como medida beneficiosa para el desarrollo de la microbiota del bebé | Foto: ThinckStock 

Dos años después, la revista científica Nature Medicine publicó un artículo elaborado por Domínguez y otros especialistas de la Escuela de Medicina de la Universidad de Nueva York (NYU), el Departamento de Biología de la Universidad de Puerto Rico y el Departamento de Pediatría de la Universidad de San Diego, California, entre otras instituciones.

Los médicos explicaban que "los bebés nacidos por cesárea adquieren una microbiota diferente a los niños nacidos por parto vaginal" y que este tipo de partos "están asociados a un riesgo mayor de trastornos de tipo inmune y metabólico".

No hablaban, sin embargo, de evidencias sobre los beneficios vinculados a la siembra vaginal.

Cunnington y sus colegas recuerdan que, pese a que exista un vínculo entre la cesárea y el riesgo de enfermedades asociadas con el déficit de ciertas bacterias intestinales,"no se sabe a ciencia cierta si se puede influir en la microbiota transfiriendo las bacterias de una muestra de la madre al hijo".

"Advertimos al personal de nuestros hospitales que no lleven a cabo la siembra vaginal porque creemos que el riesgo de daño no puede justificarse sin que exista evidencia sobre sus beneficios", explicaron.

"No hay pruebas que sugieran que la siembra vaginal es beneficiosa", concluyó Cunningan, quien, sin embargo, aconseja otro tipo de prácticas, como la lactancia materna, que "sí tiene un poderoso efecto en el desarrollo de la microbiota intestinal del bebé".