• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

El secreto del éxito de Evo Morales

Una de sus ventajas es su condición de indígena, como la mayoría de los bolivianos | Foto: BBC MUNDO

Una de sus ventajas es su condición de indígena, como la mayoría de los bolivianos | Foto: BBC MUNDO

En el ámbito internacional Morales practica la diplomacia del fútbol

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Evo Morales llegó a la presidencia de Bolivia en 2006.

Antes de las elecciones presidenciales del domingo en Bolivia, si nos atenemos a las encuestas, la única duda es si Evo Morales superará el 64% que sacó en diciembre de 2009, cuando renovó su cargo.

Todo apunta a que ganará Morales, quien no es particularmente carismático en el sentido clásico y, sobre todo en público, puede resultar poco elocuente para un extranjero.

Y aun así ninguno de sus contrincantes tiene la más mínima posibilidad de hacerle sombra.

El presidente es un campesino cocalero, sin formación académica, con un pasado de sindicalista y con cierta tendencia a decir cosas inapropiadas. Pese a ello, es el claro favorito en las urnas.

El Estado, fuerte, controla los recursos naturales y tiene una gran capacidad de generación de excedentes que se utilizan en ampliar el Estado, lo que crea muchas más adhesiones al gobierno

La oposición lo acusa de populista y de ser un caudillo con aspiración de eternizarse en el poder. Y, de nuevo, no hay encuesta que no prediga su victoria aplastante.

Por larga que sea la lista de defectos que se citen, sobre todo si se lo mira desde una perspectiva "occidental", no cabe duda de que el presidente es el candidato favorito de los bolivianos. ¿Tiene algún secreto su éxito político?

Es la economía...

Evo Morales lleva ocho años y medio en el poder y, lejos de acusar el desgaste, se encamina a sobrepasar al mariscal Andrés de Santa Cruz (1829-1839) como el mandatario que más tiempo ha gobernado Bolivia.

Un éxito que inevitablemente hay que anotar a la relativa buena marcha de la economía boliviana.

El Presidente no ha querido debatir con los opositores durante la campaña.

El país lleva ya diez años continuos de crecimiento, con reducción de la deuda externa, aumento de las reservas internacionales y especialmente, durante el gobierno de Morales no ha dejado de bajar la pobreza extrema, que ha pasado del 38% al 20%.

Los críticos se quejan de que se trata de un modelo sin futuro a largo plazo, basado en la exportación de una materia prima como el gas y que se aprovecha de un momento de altos precios internacionales.

Pero desde el gobierno insisten en responder que eso sólo ha sido posible gracias a que Morales impulsó una serie de "nacionalizaciones" del sector energético.

En realidad, se trató de una renegociación de los contratos de concesión de explotación a las multinacionales extranjeras que multiplicó los ingresos.

Los nuevos recursos se dedicaron a bonos directos para asegurar el sustento a sectores desfavorecidos como niños y ancianos. Además, se invirtió el excedente en la construcción de infraestructuras.

Tuvieron mucho cuidado de expropiar sólo sectores estratégicos como las telecomunicaciones y no empresas del sector de alimentos ni de otros que pudieran llevar a hacer que el país dependiera demasiado de las importaciones.

"El Estado, fuerte, controla los recursos naturales y tiene una gran capacidad de generación de excedentes que se utilizan en ampliar el Estado, lo que crea muchas más adhesiones al gobierno" le dijo el periodista Fernando Molina a BBC Mundo.

Aunque los pensionistas protestan, luego votan por el presidente Morales.

Todo eso se combinó con políticas relativamente ortodoxas destinadas a controlar la inflación para hacer posible la situación de bonanza que vive el país y que además hizo posible la pacificación de las tensiones políticas con autonomistas de la región de Santa Cruz, cuya clase dirigente provenía de la patronal.

"Cualquier empresario sabe que si disminuye la aversión al gobierno, como en 2008, puede aprovechar más este boom económico", le expresó a BBC Mundo Pablo Stefanoni, analista y periodista.

Del defecto, ventaja

Más allá de la economía y de las políticas sociales, para explicar que siga tan alta la popularidad de Morales está también en su condición de indígena, como la mayoría de la población de su país.

Así, por más que indígenas, campesinos y obreros no dudan en salir a protestar cuando consideran que lo requiere el caso, a la hora de votar siguen leales a uno de los suyos.

Como señala Molina, el presidente "es muy intuitivo, no tiene carisma en el sentido tradicional pero sí la capacidad para conectar con los bolivianos porque es un boliviano como cualquier otro".

Morales suele hacer del fútbol una oportunidad para hacer diplomacia.

"Conoce muy bien la psicología del pueblo boliviano y tiene una enorme capacidad de traducir todos sus propósitos políticos en dicotomías sencillas fácilmente comprensibles y creíbles para la gente", agregó Molina.

Por ejemplo, en sus discursos, para explicar el concepto de "inflación", acudía al ejemplo de cómo una buena cosecha de coca hacía tener más dinero para comprar cerveza y eso llevaba al tendero a subir el precio. Así ponía la macroeconomía al alcance de los suyos.

¿Más de Lula o de Chávez?

En el ámbito internacional, Morales hace más bien "diplomacia del fútbol": no desaprovecha la oportunidad de practicar su deporte favorito en toda cumbre a la que acude.

En referencia a dónde ubicar a Evo Morales en el panorama de la izquierda latinoamericana, si con las líneas inauguradas por Hugo Chávez en Venezuela o Luiz Inácio Lula da Silva en Brasil, Molina considera que: "en la retórica es chavista pero en los hechos es lulista".

Morales compartía con Chávez la dialéctica incendiaria y con Lula el pragmatismo. Los indígenas y campesinos siguen considerando a Morales uno de los suyos.

No en vano, Morales consideraba a Chávez entre sus mejores amigos y compartía con él su retórica antiimperialista y en ocasiones radical.