• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

7 regalos que te servirán también como inversión

¿Cuánto tiempo usarás esos regalos convencionales? | Foto: BBC Mundo

¿Cuánto tiempo usarás esos regalos convencionales? | Foto: BBC Mundo

Un bolso de lujo o una pieza de tecnología retro se pueden revalorizar y ser rentables con el tiempo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Sentado en una habitación el día de Navidad -o incluso en tu cumpleaños- , rodeado de papeles de todos los colores, no te queda sino preguntarte por cuánto tiempo usarás los regalos que acabas de desenvolver.

Si has estado en esa situación, sabes cuán difícil es comprar algo significativo para alguien más.

Sin embargo, no todos los regalos tienen que ser efímeros. Algunos incluso pueden llegar a ser inversiones serias.

Un bolso de lujo o una pieza de tecnología retro se pueden revalorizar y ser rentables con el tiempo.

Y otros regalos suelen ser inversiones en bienestar o en crecimiento profesional.

BBC Capital recopiló una lista de siete ideas de regalos inolvidables. Lee y prepárate para la temporada.

Teconolgía retro sentimental

La nostalgia puede ser un poderoso incentivo para los coleccionistas.

De hecho, es una razón por la que objetos como las antiguas máquinas de escribir y radios viejas están alcanzando precios altos en las reventas.

Un claro ejemplo es el de la máquina de escribir Valentine, de la casa Olivetti, diseñada por Ettore Sottsass.

Se la conoce como la computadora Apple de los años 60 y se ha convertido en un elemento decorativo de moda.

La roja máquina se puede comprar en eBay, el sitio de subastas en internet, por un precio de entre 300 y 500 dólares, a pesar de que es una pieza de la colección permanente del Museo de Arte Moderno (MoMA) de Nueva York, Estados Unidos, entre otros.

En 2013 un lote de siete Valentine en óptimas condiciones fue vendida por la casa de subastas Sothebys por 60.000 dólares.

Amor por el cine

Los carteles de las películas también pueden convertirse con el tiempo en objeto de colección.

El precio de los pósters de directores conocidos, como Quentin Tarantino o Martin Scorsese, y cualquiera de las películas de Disney o de Star Wars tiende a incrementar, de acuerdo al sitio especializado en carteles de cine movieposter.com, que publica una guía para coleccionistas.

En 2012, un lote que incluía el póster de 1927 de la clásica película de ciencia ficción Metrópolis se vendió por 1,2 millones de dólares.

Los carteles que fueron impresos para promocionar la película son los más valiosos y se suelen subastar en casas más pequeñas, como Heritage Auctions.

Una explosión de color en la pared

La mayoría de los inversores suelen centrarse en obras de arte originales y únicas, pero las impresiones también pueden alcanzar un precio inesperado.

Lo dice Lara Bjork, una experta de Artsy, una página web que muestra en internet obras de algunas galerías de arte.

Los artistas suelen crear varias copias, así que las impresiones suelen costar una fracción del precio de una pintura, por ejemplo.

Si estás pensando en un regalo como una inversión, opta por series de menos de 100 copias, que estén firmadas por el artista y numeradas.

"Cuanto menor sea la edición, será más escasa la obra y, por lo tanto, mayor será la probabilidad de que el valor de ésta se mantenga o incremente", informa Bjork.

En esa línea, la especialista recomienda láminas de los artistas John Baldessari y Mel Ramos.

No siempre suelen estar hechas por el artista, así que "el nombre del autor de la impresión es igual de importante", indica.

Y para comprobar su autenticidad, hay que fijarse no sólo en las firmas, sino también en los sellos de la galerías de exposiciones anteriores y en las facturas.

¿Y qué hay de su valor futuro?

Depende. Este año, por ejemplo, impresiones de un artista tan icónico como Andy Warhol se vendieron por internet a través de Christie's entre 2.000 y 100.000 dólares.

Ese bolso de diseñador

Sorprendentemente, un bolso de mano de lujo puede a veces ser una inversión.

Los minoristas de alta gama, como el Grupo Hèrmes, aumentan el precio de los bolsos de diseñador anualmente con el objetivo de hacer que la marca sea cada vez más exclusiva.

Por ejemplo, la clásica bandolera acolchada de Chanel costaba 1.650 dólares en 2005 y 4.900 dólares en 2014, según el blog especializado Racked.

Y el modelo Birkin de Hèrmes costaba 4.000 dólares en 2001; ahora se cobra por más de 10.000 y casi siempre está agotado.

Con un mercado de reventa robusto y con el incremento del precio anual, tanto los bolsos nuevos como los usados pueden revalorizarse con el tiempo.

Para que una pieza mantenga su valor, debe ser de estilo clásico, que se venda temporada tras temporada.

Además, es importante que esté en buenas condiciones y que tenga una tarjeta de autenticidad y la funda original.

Después se pueden vender a través de páginas de internet como Fashionphile.com o eBay.com, que se quedan con una comisión de un 30% sobre cada transacción.

Invierte en salud, medita

Sentarse en silencio a reflexionar ya no es una práctica exclusiva de Oriente.

Perfeccionar tu propia técnica de meditación es una inversión, ya que con ello puedes aumentar la productividad laboral, además de mejorar la salud y el bienestar.

En cuanto al trabajo, la meditación puede ayudar a concentrarse a y enfocarse mejor en una sola tarea, de acuerdo a un estudio de 2012 de la Universidad de Washington en Seattle, EE UU.

Los gigantes tecnológicos como Google, LinkedIn y Cisco ofrecen meditar a sus empleados, porque mejora el desempeño laboral y aumenta la inteligencia emocional.

Los precios pueden ir de casi nada a una suma considerable.

¿Alguien quiere una botella de Burdeos?

El buen vino no sólo sabe mejor con el tiempo, también se hace más caro.

Comprar vino recién embotellado y almacenarlo a la temperatura adecuada puede convertirlo en una gran inversión.

¿No estás seguro de cuál comprar?

La página web especializada wine-searcher.com recomienda vinos de las regiones Borgoña y Burdeos, en Francia, además de variedades de Cabernet Sauvignon de California, en Estados Unidos.

Los minoristas de internet como awc-wine.com venden botellas que pueden constituir inversiones. Un joven borgoña puede costar entre 255 y 3.071 dólares.

Por ejemplo, un tinto Pinchon Lalande comprado a 130 dólares en 1982 se vendió por 8.140 en 2012, según London International Vintners Exchange, especialista en el mercado del vino.

Los inversores profesionales recomiendan esperar 10 años o más antes de vender y hacerlo en lotes de tres botellas.

Consejos de negocios

Los mejores libros de negocios no suelen estar dirigidos a aquellos que quieren obtener un diploma.

Al contrario, ofrecen consejos vitales, desde cómo invertir a cómo desarrollar una carrera.

Zero to one: notes on startups o How to build the future, del emprendedor Peter Thiel, publicados en septiembre, tienen como objetivo ofrecer al lector una serie de consejos que lo pondrán en ventaja.

El libro encabeza la lista de los más vendidos gracias a su asesoramiento práctico sobre cómo aprovechar el futuro laboral.

Para los aspirantes a empresarios, esto significa prestar menos atención a la competencia y concentrarse desde el primer momento en un mercado pequeño y bien definido.

Antes de escribir el manual junto con el que fuera su estudiante, Blake Masters, Thiel ofrecía esos consejos en sus clases en la Universidad de Stanford, California, Estados Unidos, en 2012.

Los apuntes del curso se hicieron virales y hoy se pueden consultar en el blog de Masters, quien tiene una empresa emergente.

Por su parte, la experta en finanzas personales, Manisha Thakor, recomienda The Nature of Investing: Resilient Investment Strategies Through Biomimicry, de la especialista en inversiones Katherine Collins.

El libro anima a los lectores a crear estrategias de inversión más significativas, centrándose menos tanto en los principios de la industria financiera y más en el mundo natural, explica.

Según ella, estos consejos basados en el comportamiento de los animales ayuda a aquellos que se sienten lejos del cada vez más acelerado y riguroso proceso de invertir a construir "una conexión" entre el invertir y su vida.