• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

Cuatro razones por las que la victoria de Venezuela ante Colombia no fue sorpresa

José Salomón Rondón fue el autor del único gol del partido / EFE

Salomón Rondón fue el autor del único gol del partido / EFE

El conjunto comandado por Noel Sanvicente supo anular el estilo de juego de una Colombia que arrancaba como favorita a ganar la Copa América

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Colombia pasó en un año de ser protagonista del baile más famoso del Mundial a quedarse sin ritmo en la Copa América.

La derrota de los dirigidos por José Pekerman ante Venezuela dejó atónitos a los mismos aficionados que 12 meses antes, también un 14 de junio, se contagiaron del ritmo mostrado por la selección Colombia que goleó 3-0 a Grecia en su debut mundialista en Brasil.

Ese fue el prólogo de una campaña que, liderada por James Rodríguez, se ganó la admiración del mundo del fútbol.

Pero ni la estrella del Real Madrid ni la presencia de Radamel Falcao fueron suficientes ante una Venezuela que, con un fútbol ordenado y directo, consiguió el triunfo en Chile.

Pero, ¿cómo pudo un país que históricamente es el peor de Suramérica vencer a la selección que se ubica cuarta en el ránking de la FIFA? ¿Se puede considerar como sorpresa?

1. Hegemonía de la Vinotinto

Si es verdad que Venezuela nunca le había ganado a Colombia en una Copa América hasta el pasado domingo, lo visto sobre cancha del estadio El Teniente de Rancagua sólo vino a ratificar lo que ha sido tendencia desde hace ocho años.

La última vez que la selección venezolana perdió contra su rival colombiana en un partido oficial fue el 17 de noviembre de 2007, durante el proceso de eliminatorias para el Mundial de Suráfrica.

Desde entonces, la Vinotinto suma tres victorias y un empate, racha que expone a Pekerman ya que el técnico argentino nunca le ha podido ganar a Venezuela al frente de la selección colombiana.

2. Lejos de ser "la cenicienta"

El crecimiento del fútbol venezolano no sólo es evidente frente a Colombia como se puede comprobar de sus actuaciones en los últimos procesos de eliminatorias y en las dos últimas ediciones de la Copa América.

Desde el cambio de siglo, Venezuela ha venido evolucionando hasta dejar en el olvido el despectivo apodo que la identificaba como el equipo más débil de la región.

La última vez que la Vinotinto ocupó el último puesto en las clasificaciones para una Copa del Mundo fue para Francia 98.

Desde entonces se ha producido un lento pero constante ascenso hasta el punto de haber quedado a un puesto, en el sexto lugar, de haber clasificado al Mundial de Brasil en 2014.

En la Copa América, por su parte, superó la fase de grupos por primera vez en su historia en 2007 en el torneo disputado en su casa, mientras llegó a semifinales hace cuatro años en Argentina, perdiendo contra Paraguay en la definición por penales.

3. José Salomón Rondón

El goleador venezolano es el referente de una generación de jugadores que ha conseguido el mayor logro de Venezuela en el fútbol internacional: la clasificación para el Mundial Sub20 de Egipto en 2009.

La actuación de Rondón en el país africano fue clave para que la Vinotinto alcanzara los octavos de final superando un grupo en el que se enfrentó a España y Nigeria, potencias en la categoría.

Sus cuatro goles le abrieron las puertas para jugar en la primera división del fútbol español y ser una de las figuras del Málaga.

Tras dos años con el conjunto andaluz dio el salto al fútbol ruso, primero con el Rubin Kazán y desde 2014 con el Zenit de San Petersburgo.

Con el Zenit se coronó campeón la temporada pasada, sumando 19 tantos en todas las competiciones.

Vistiendo la camiseta de Venezuela lleva 13 goles, dos de los cuales fueron decisivos en los dos últimos partidos entre la Vinotinto y Colombia.

4. Radamel Falcao

El partido en Rancagua se puede resumir en la actuación de los dos número nueve sobre la cancha.

Si Rondón fue elegido el mejor jugador del partido, poco se puede decir de la actuación de Radamel Falcao.

El delantero colombiano tuvo poca participación en el juego y desperdició la única oportunidad que tuvo en el partido, al desviar su disparo cuando trató de elevar el balón por encima del portero venezolano Alain Baroja.

Tampoco estuvo efectivo James Rodríguez, quien recibió una tarjeta amarilla hacia el final del partido por reaccionar mal a una decisión del árbitro Andrés Cunha.

El próximo partido de Colombia será contra Brasil, juego en el que está obligado a sumar al menos un punto para evitar quedar eliminada de un torneo al que llegó como una de las favoritas.