• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

9 razones por las que a nuestra mente le encantan las listas

Es difícil resistirse a la tentación de hacer clic en una lista | Foto BBC Mundo

Es difícil resistirse a la tentación de hacer clic en una lista | Foto BBC Mundo

Los listados son juegos que combinan conocimiento con probabilidades, porque muchas veces la lista se basa en el juicio subjetivo de una persona que no conoces

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La internet está inundada con información que ha sido cortada y rebanada en trozos pequeños para nuestro consumo. Pero por qué nos llama tanto la atención la enumeración de cosas. BBC Future explora las motivaciones que juegan con nuestra mente cuando se nos presentan listados.

1. Sabemos exactamente lo que nos van a dar

Ya sean "Las diez formas en las que tu cuerpo resulta asqueroso" o "Los 100 mejores guitarristas de todos los tiempos", el diseño nos resulta familiar. La lista está enumerada en orden y uno se desplaza hacia abajo en la pantalla para ver lo que viene a continuación.

Esa previsibilidad nos permite desarrollar lo que los psicólogos llaman "schemata", los mapas mentales construidos a base de la experiencia que nos dan una idea sobre lo que podemos esperar. Estos atajos mentales nos permiten entender y digerir información más fácilmente.

2. No nos gusta perdernos las cosas
La tentación de hacer clic en la lista es difícil de resistir. La lista ya existe y ahora que lo sabes, sientes como si ese conocimiento ya fuese tuyo. Si lo dejas pasar por no hacer clic te estás perdiendo de algo que tenías a la mano.

Y, como lo han mostrado Daniel Kahneman y otros psicólogos que han hecho estudios durante años sobre la aversión a la pérdida, odiamos perder algo que ya tenemos. De manera tal que, a veces, simplemente es más fácil hacer clic en el artículo que superar esa ligera sensación de pérdida que experimentas si decides no mirar la lista.

3. Parecen menos exigentes para el cerebro

Leer en internet requiere ser "multitarea". Mientras leemos estamos tomando decisiones sobre si hacer clic en vínculos, cuándo mover el ratón y dónde colocar la página en nuestras pantallas, sin mencionar el manejo de ventanas emergentes recordándonos la llegada de correos electrónicos y mensajes.

Investigadores de la Albany State University de Nueva York encontraron que esto puede a veces llevarnos a una vaga sensación de desorientación. Quizás las listas pueden hacer que todo vuelva a parecer más manejable.

4. Nos gusta pensar que estamos demasiado ocupados para leer cualquier otra cosa

Es fácil creer que actualmente estamos mucho más ocupados que en otras épocas, pero si ves las encuestas sobre el uso del tiempo en distintas décadas no es realmente tan cierto.

Ya en 1887 Nietzsche se quejaba de lo mismo. "Pensamos reloj en mano, incluso cuando comemos el almuerzo con los ojos fijos en las últimas noticias sobre las cotizaciones de la bolsa".

Tomando el caso de EE.UU. como un ejemplo, una recopilación de cinco distintas mediciones del tiempo, tomadas en los últimos 50 años, indican que el hombre estadounidense promedio tiene entre seis y nueve horas más de tiempo libre cada semana que hace cinco décadas.

Aún así, la explosión de información hace que tengamos una gran cantidad de fuentes de noticias compitiendo por nuestro tiempo, dándonos la sensación de que no podemos nunca con todo y los "listados" parecen ser una carga menos pesada que artículos o ensayos narrativos más intimidantes.

5. Son fáciles para buscar información…
Presentar artículos en forma de lista funciona bien para hechos concisos y aislados como, por ejemplo, "Los diez avances más importantes logrados gracias a la cerveza". También son útiles para consejos prácticos, como las instrucciones para arreglar un calentador, ya que puedes revisar la pantalla lo más rápido posible para encontrar la parte que es relevante para ti.

No obstante, las listas tienen sus limitaciones. Los estudios sugieren que pueden provocar que pierdas el hilo narrativo, reduciendo la comprensión del texto.

Las investigaciones también han encontrado que es posible tener demasiados subtítulos y las listas, por naturaleza, contienen muchos.

Cuando unos investigadores de la Universidad de Washington le dieron a unos estudiantes artículos para leer sobre la artritis y variaron el número de subtítulos, encontraron que si bien una determinada cantidad facilitaba la comprensión, con demasiados disminuía. Para artículos online, un entretítulo cada 200 palabras pareció ser una cantidad óptima.

6. … y siempre sabemos cuánto queda

Los editores tienden a asumir que cuando uno lee en línea necesita más entretítulos para impedir que te pierdas de lugar y para dividir el texto porque desplazarse hacia arriba y hacia abajo puede resultar más confuso que voltear las páginas de un libro.

Algunas listas online llevan eso al extremo y consisten solo en entretítulos enumerados. En todo caso, sin importar cuanto detalle hay, los números hacen que sepas exactamente donde estás.

Eso es un marcado contraste con un artículo convencional. Incluso cuando sabes su longitud aproximada, no puedes decir cuántos elementos de información nueva van a surgir. En una lista numerada siempre puedes ubicarte exactamente en el lugar donde estás en el artículo.

7. Es divertido intentar adivinar qué hay en la lista…

Cuando sabes que un artículo está empaquetado como una lista, es difícil resistirse a intentar pronosticar su contenido. Se vuelve un juego. ¿Cuántos de las diez mejores golosinas de los 80 y 90 puedes nombrar?

Y mejor aún, no es un simple cuestionario de respuestas buenas y malas. Es un juego que combina conocimiento con probabilidades porque muchas veces la lista se basa en el juicio subjetivo de una persona que no conoces. Este es el mejor tipo de juego.

Los estudios neurocientíficos demuestran que el cerebro nos recompensa con mayores picos de dopamina cuando la posibilidad de triunfar es del 50%. Y uno no puede saber si ganó hasta que hace clic en la lista.

8. …y nos encanta demostrar que tenemos la razón

Lo bueno de una lista es que uno puede tomar decisiones rápidas sobre qué elementos notar. El sesgo de confirmación significa que le prestamos más atención a cualquier información que confirma lo que ya pensábamos. En el caso de las listas esto nos ayuda a sentirnos satisfechos.

Puedes hacer clic en "Las diez mejores películas de los 80" y encontrar que nunca has escuchado de "License to Drive" ( Sin permiso para manejar), pero no importa pues puedes ignorar esa información apenas veas que algunas de tus preferidas efectivamente están en la lista.

El sesgo de confirmación significa que prestarás más atención a las que conoces y te sentirás bien contigo mismo por haber visto tantas de las películas incluidas en la lista.

9. Una lista se ve como algo definitivo
Presentar la información como una lista nos da la sensación de que todo está resuelto y que ya se puede dar por cerrado el tema.

La incertidumbre se reduce y a nosotros nos encanta cualquier cosa que nos de una apariencia de control en un mundo incierto.

Muchas investigaciones psicológicas muestran que deseamos de sentir que estamos en control y que cuando lo estamos es algo positivo para nuestro bienestar.

Y no sólo les gustan a los lectores. A los periodistas les encantan las listas. En vez de tener que construir un artículo con sumo cuidado, haciendo que cada párrafo siga de forma lógica al anterior, la lista suministra una estructura predeterminada.

Lo mejor de todo es que no tienes que pensar en una última línea para cerrar. La lista simplemente se termina.