• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

La próxima generación de estrellas del fútbol suramericano

El capitán de Argentina, Ángel Correa, recibe el trofeo de campeón del Suramericano Sub20 que se disputó en Uruguay | Foto: BBC Mundo

El capitán de Argentina, Ángel Correa, recibe el trofeo de campeón del Suramericano Sub20 que se disputó en Uruguay | Foto: BBC Mundo

Algo inusual para un torneo juvenil, este año el Campeonato Suramericano ofreció una interesante cosecha de porteros, de la que se destacó el colombiano Montero

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

¿Qué tienen en común Lionel Messi, Hugo Rodallega, Alexis Sánchez, Edinson Cavani y Neymar?

Todos son figuras que brillaron desde hace 10 años en las diferentes ediciones del Campeonato Suramericano de fútbol Sub 20, el torneo en el que se presentan en sociedad las futuras estrellas del fútbol del continente.

A esa lista de jugadores se les ha agregado nuevos nombres, figuras que brillaron en el recién finalizado torneo disputado en Uruguay en el que Argentina se coronó campeón.

El corresponsal del fútbol suramericano de la BBC, Tim Vickery, te presenta a los seis futbolistas que están llamados a marcar una época con sus selecciones y que ya escribieron sus nombres con mayúscula en la historia del fútbol suramericano.

Ángel CORREA (Argentina)

La mayoría de los titulares destacaron el nombre de Giovanni Simeone, autor de nueve goles e hijo del entrenador del Atlético de Madrid, Diego "El Cholo" Simeone.

 

"El Cholito" se ha mostrado como un gran depredador del área, pero la razón de su gran cantidad de goles se debe en gran parte al trabajo de Ángel Correa, elegido el mejor jugador del torneo.

Con una espectacular capacidad para el regate, olfato goleador en el área y una extensa gama de pases, Correa desnudó a las defensas contrarias durante el torneo que marcó su regreso triunfal a las canchas.

A mitad del año pasado, el pequeño atacante firmó por el Atlético de Madrid tras una gran campaña con el San Lorenzo de Almagro, flamante campeón de la Copa Libertadores.

Pero en un examen médico de rutina se le detectó una anomalía en el corazón que amenazó con interrumpir su carrera.

Fue sometido a una operación que resultó exitosa y, ocho meses más tarde, se vistió la camiseta albiceleste, se puso la banda de capitán y les demostró al mundo el por qué sigue siendo una de las promesas más deslumbrantes del deporte del balón.

Gastón PEREIRO (Uruguay)

El larguirucho centrocampista ofensivo de la Celeste es un fijo de uno de los grandes del fútbol uruguayo, Nacional, e incluso llegó a ser calificado como la versión zurda del brasileño Sócrates luego de liderar al Tricolor al título de liga la pasada campaña.

 

Toda la presión recayó sobre sus hombros para demostrar su calidad frente a su público, una tarea nada fácil teniendo en cuenta el estilo directo de Uruguay en el que el balón suele pasar directamente a los delanteros. Pero él asumió el reto y cumplió.

Sus cinco goles no sólo lo dejaron como el segundo máximo goleador del torneo, sino que mostró la variedad de su talento. Dos de cabeza, dos con su pierna izquierda tras dejar en evidencia su gran habilidad para abrirse el espacio y uno sólo frente al arco.

Sus repentinas carreras y la rapidez de su pensamiento para encontrar el pase adecuado fue sin lugar a dudas uno de los momentos destacados del torneo.

Otros jugadores uruguayos tuvieron una destacada actuación, como el portero Gastón Guruceaga o la pareja de medioscampistas, Nahitan Nández y Mauro Arambarri, pero no hay lugar a dudas que la joya es Pereiro.

Jeison Steven LUCUMÍ (Colombia)

Con un excelente portero, una eficiente línea defensiva y mediocampistas de buen nivel, Colombia puede presumir de ser el mejor equipo del torneo. Tal vez su talón de Aquiles pudo ser el centro del ataque.

 

Sin embargo, la ausencia de un número 9 natural, permitió el brilló de Lucumí, un jugador que se desenvuelve pegado a las bandas.

Su pierna predilecta es la derecha, razón por la que al inicio del torneo jugó por ese costado. Pero a medida que Colombia fue avanzando, su posición se fue inclinando más hacia la izquierda del campo. Sus cuatro goles estuvieron repartidos a partes iguales entre sus dos piernas lo que resalta la diversidad de su juego.

De una gran zancada, su estilo fluye con sus repentinos arranques en velocidad en los que va esquivando defensores con el balón controlado al pie. Además de anotar también genera un sinnúmero de ocasiones para sus compañeros al combinar diagonales con proyecciones hasta la línea de fondo.

Actualmente juega en el América de Cali, uno de los grandes del fútbol colombiano pero que en el presente juega en la segunda división, por lo que es probable que le queden sólo días en los "diablos" del fútbol colombiano.

Giovanni SIMEONE (Argentina)

Del hijo mayor de Diego Simeone hablamos en la previa al último partido del hexagonal final en el que se confirmó el título de Argentina.

 

Las comparaciones entre padre e hijo se quedan en el nombre. A partir de allí se abre un abanico de diferencias que nacen del propio juego de ambos.

"El Cholo" representó la garra y entrega en el centro del campo, el "Cholito" es la sutileza y definición en la delantera.

Salido de las divisiones inferiores de River Plate, Giovani ofreció una clase magistral de cómo enviar el balón al fondo de la portería, con una facilidad propia de jugadores ya consagrados en el fútbol europeo.

La única duda que puede surgir a su destacada actuación es lo cómodo que resultó para Simeone jugar por delante de un trío de lujo conformado por Correa, Tomás Martínez y Cristián Espinoza.

Con ellos tres, las ocasiones se le fueron multiplicando con cada partido, hasta el punto que cuando tuvo al alcance el récord históricos de goles del colombiano Hugo Rodallega (anotó 11 en 2005), desperdició un penalti y la oportunidad de anotar unhat-trick frente a Paraguay.

GERSON (Brasil)

Una de las excepciones en una Brasil que terminó siendo decepcionante. El nombre del habilidoso zurdo fue registrado en la libreta de la mayoría de ojeadores del fútbol europeo que lo comparaban con el francés Paul Pogba de la Juventus.

 

Si bien todavía es muy temprano para elevarlo a esa categoría ya que cuenta sólo con 17 años -podrá jugar en la próxima edición del sudamericano en dos años- hubo destellos de su gran calidad que seguramente irá creciendo a medida que vaya desarrollándose físicamente.

Todavía no ha debutado en el primer equipo de Fluminense, pero para un jugador de su edad hay varias señales que indican que Brasil está frente a un mediocampista de gran potencial.

Álvaro MONTERO (Colombia)

Algo inusual para un torneo juvenil, este año el Campeonato Suramericano ofreció una interesante cosecha de porteros, de la que se destacó el colombiano Montero. 

 

Con una figura imponente que transmite calma a toda la defensa, Montero mostró también buenos reflejos cuando fue exigido, recibiendo sólo tres goles en los ocho partidos que jugó.

Para Colombia fue un descubrimiento. Nunca había jugado profesionalmente en su país ya que se venía desempeñando con el Sao Caetano, en la cuarta división del fútbol brasileño.

Pero por lo mostrado en Uruguay, no sería extraño que Montero ascienda rápidamente de categoría y en algunos años pida un lugar en la selección que ahora cuenta con David Ospina como su número uno indiscutido.