• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

La palabra prohibida que Obama utilizó en una entrevista radial

Barack Obama en una entrevista radial | Foto: Pete Souza

Barack Obama en una entrevista radial | Foto: Pete Souza

Pocos días después de la matanza ocurrida en una iglesia de la localidad de Charleston, en Carolina del Sur (sureste de EE.UU.) en la que murieron nueve feligreses negros, el presidente Barack Obama aseguró que su país no está "curado" de su "legado de esclavitud y discriminación"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En una entrevista difundida este lunes en internet, para hablar del racismo que considera continúa presente en su país, Obama utilizó la palabra nigger, término inglés de una gran carga negativa, usado para referirse despectivamente a los negros.

Según dijo Obama, luchar contra el racismo "no es sólo una cuestión de ser educado y no decir nigger en público".En los últimos años, en EE.UU. el uso de esa palabra se ha convertido en tabú y solo son los propios miembros de la comunidad afroestaounidense los que la pueden decir en público sin que sea considerado políticamente incorrecto.

Obama había usado la palabra en el pasado -por ejemplo en varios pasajes de su libro "Los sueños de mi padre"- pero nunca desde que asumió el cargo de presidente de EE.UU. en enero de 2009.

Matanzas

En la entrevista que ofreció al humorista Marc Maron, el presidente estadounidense aseguró que el racismo sigue siendo "parte del ADN" del país.

Además, el mandatario instó a la ciudadanía a replantearse por qué EE.UU. sufre cada cierto tiempo ataques como el ocurrido en Charleston la semana pasada y que fue presuntamente perpetrado por el joven Dylann Roof, quien podría tener motivaciones racistas.

Obama también lamentó la influencia que tienen sobre el Congreso de EE.,UU. grupos vinculados a la industria armamentística, lo que evita que se aprueben leyes más restrictivas sobre la compra y la posesión de armas, incluso después de matanzas como la ocurrida en 2012 en una escuela de Newtown, en Connecticut, en la que murieron 20 niños.