• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

Los profesores de colegio son celebridades en Hong Kong

Los profesores de colegio son celebridades en Hong Kong

Los profesores de colegio son celebridades en Hong Kong

Aparecen posando glamorosamente en enormes carteles de centros comerciales y autobuses. Pero no son estrellas de cine ni supermodelos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Aparecen posando glamorosamente en enormes carteles de centros comerciales y autobuses.

Pero no son estrellas de cine ni supermodelos: son los reyes y las reinas de la tutoría en Hong Kong, que ofrecen a los alumnos una oportunidad para mejorar sus mediocres calificaciones.

En la cultura consumista del país, la apariencia vende. Algunos tutores famosos, que lucen sofisticados peinados y prendas de diseñadores, son tratados como ídolos por los jóvenes que acuden a sus clases.

Algunos se han hecho millonarios e incluso aparecen regularmente en programas de televisión.

"Si quieres ser un tutor superior, debes ser joven y atractivo. Los estudiantes se fijan en la apariencia", dice Kelly Mok, de 26 años, una "tutora reina" en King Glory, uno de los establecimientos tutoriales más grande de Hong Kong.

No sólo usa ropa y accesorios de diseñador en los carteles publicitarios: así es que a ella le gusta vestirse fuera de clases. Pero, aclara, sus servicios no serían tan demandados si no enseñara a sacar las mejores calificaciones en su asignatura: el inglés.

Imagen de rock star

Richard Eng del Beacon College es considerado el primer "tutor estrella" de Hong Kong.

Exmaestro de una escuela secundaria, dice que tuvo la idea después de aparecer en las fotografías publicitarias de su hermana artista.

"En la escuela todos los profesores tienen el mismo aspecto, no hay emoción", señaló.

Su imagen aparece en las carpetas que contienen consejos para estudiar y también en bolígrafos y otros artículos escolares. Los objetos se volvieron tan codiciados que catapultaron su estatus a estrella de rock entre los jóvenes.

El fenómeno de los tutores celebridad es el resultado del enorme crecimiento de los estudios fuera de la escuela en Asia.

El asunto se ve alimentado por los exigentes sistemas de exámenes y por padres ambiciosos que desean que sus hijos obtengan un puesto en las mejores universidades.

En las sociedades en las que el éxito se equipara con las buenas calificaciones, la ansiedad de los padres se transforma en un "flujo constante de ingresos" para los centros de tutoría, de acuerdo con un estudio realizado por el Banco Asiático de Desarrollo (BAD).

La industria de la tutoría, o "educación en la sombra" como la llama el Banco Asiático de Desarrollo, se ha vuelto muy popular en Asia, debido también al crecimiento de las universidades y de la creciente proporción de abandono escolar.

El profesor de la Universidad de Hong Kong, Mark Bray, uno de los autores del estudio del BAD, dijo que un asombroso 72% de los estudiantes del último año en Hong Kong ahora acude a clases con profesores particulares.

Las familias más ricas siempre han pagado por tutoría individual. La novedad de los tutores estrellas es que ofrecen consejos y exámenes de revisión para los menos pudientes, estudiando en grupos de más de 100 personas.

Una ventaja

Olvídense de los parches en los codos, la tutora Kelly Mok enseña inglés con estilo.

Y no se trata sólo de Hong Kong. La tutoría "se ha extendido e intensificado en Asia y cada vez se comercializa más", explica el profesor Bray. En Corea del Sur, el 90% de los niños en edad escolar primaria asisten a clases de este tipo.

En Corea del Sur, Tailandia, Sri Lanka y la India, las escuelas de tutoría se valen de los tutores estrellas para atraer más estudiantes. "Ellos han encontrado una manera de atraer a los jóvenes", dice.

"En Kota también hemos experimentado este fenómeno de tutores estrellas", señaló Pramod Maheshwari, director ejecutivo de la escuela Career Point Coaching en Kota, Rajastán, una ciudad de India en la que los centros de tutoría residenciales atraen a estudiantes de todo el país.

"A los estudiantes se le puede dar una ventaja", dice. Para él, en última instancia, la expansión de la tutoría no está impulsada por las personalidades, sino por "la ineficiencia del sistema escolar".

"En India, el nivel de educación de los estudiantes no es lo suficientemente exigente y millones se preparan para exámenes universitarios competitivos. Es un mercado enorme", afirma Maheshwari.

En China, donde las escuelas privadas de tutoría eran desconocidas hasta que la economía se abrió en la década de los 90, la escuela New Oriental Education and Technology ha crecido hasta convertirse en uno de los centros más grandes de tutoría en Asia, con alrededor de 2,4 millones de estudiantes este año.

Cuenta con 17.600 profesores en 49 ciudades y una red en línea de más de 7,8 millones de usuarios.

Cotiza en la Bolsa de Nueva York desde 2006. Su fundador, Michael Yu (también conocido como Yu Minhong), se convirtió en un multimillonario gracias a su mezcla de ejercicios de aprendizaje con comedia e incluso con discursos motivacionales.

El hombre de origen humilde, que llegó a ser profesor de inglés en la Universidad de Pekín, utilizó el modelo de Hong Kong de emplear tutores estrellas con el fin de preparar a los estudiantes para las pruebas de universidades extranjeras.

La tutoría a veces es considerada como una contribución al rendimiento de los países de Asia del este, sobre todo en matemáticas.

Prohibición

También ha habido intentos de reducir los costos de las tutorías.

En la década de los 80, el gobierno de Corea del Sur emitió una prohibición general sobre las clases particulares.

Aunque demostró no ser ejecutable, la medida reflejó las preocupaciones de que la matrícula ponga demasiada presión sobre los alumnos. Los profesores además se quejaban porque los alumnos se dormían en clase, después de largas noches de tutoría.

En 2009, el gobierno surcoreano adoptó medidas para limitar el número de horas que los estudiantes pasaban en los centros de tutoría, en un intento de reducir el estrés infantil y aumentar el nivel de pensamiento creativo.

Sin embargo, el impacto ha sido limitado, provocando muchas clases de tutoría se lleven a cabo en línea.

El gobierno se ha dado cuenta de que la única forma de cambiar la tendencia es modificar la cultura de exámenes, reducir el número de pruebas para entrar a la universidad y alentar a las universidades a que tomen en cuenta otros factores de preparación del estudiante y no solo una calificación.

Un estudio demostró que la tutoría en Singapur, aunque tiene una influencia positiva en una materia específica, le quita tiempo al resto de las asignaturas, lo que podría provocar una disminución del rendimiento académico general.

El informe del BAD dice que en toda Asia, las familias están gastando una cantidad considerable de sus ingresos en tutoría. Y aunque esto pueda contribuir a un mejor desempeño individual de los estudiantes, también puede exacerbar las desigualdades sociales.

Pánico

Existe evidencia de que pagar por tutoría es una tendencia cultural. En ciudades que poseen grandes comunidades chinas como Vancouver (Canadá) o Sídney (Australia) se ofrecen un montón de clases particulares. Sin embargo, este no es la única causa.

"La tutoría también va a depender de lo que las escuelas y las universidades pidan. Los padres responderán a lo que ellos consideren que ayudará a sus hijos a entrar", dice Bray.

Algunos estudiantes sólo asisten a las conferencias y ven las grabaciones de video de las conferencias, mientras que otros compran complementos como la interacción personalizada con el tutor o asesor estrella a través de Facebook o correo electrónico.

Pero a medida que se matriculan más estudiantes en las tutorías, las ventajas en el salón de clase. Por ello, "habrá estudiantes que solo buscarán un tutor para no estar en desventaja competitiva".

Richard Eng, sin embargo, niega que los profesores estén sembrando el pánico. "El pánico proviene de los propios exámenes. Si no existiera ese sistema en Hong Kong, no importaría lo que yo diga o cómo luzca, los estudiantes no se acercarían a mí".