• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

La polémica camioneta contra la inmigración ilegal en Londres

"106 personas detenidas en tu área la semana pasada", se lee en el cartel de la camioneta / BBC Mundo

"106 personas detenidas en tu área la semana pasada", se lee en el cartel de la camioneta / BBC Mundo

Un proyecto piloto para intentar convencer a inmigrantes ilegales en Reino Unido de dejar el país ha causado controversia y hasta llevó a que se enfrentaran los partidos que forman el actual gobierno de coalición

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La prueba, que concluyó el domingo y duró una semana, consistió en hacer circular por seis barrios de Londres con alta concentración de inmigrantes (Barnet, Hounslow, Barking y Dagenham, Ealing, Brent y Redbridge) dos camionetas con un gran cartel en el que se leía: "¿En Reino Unido ilegalmente? Vete a casa o podrás ser detenido".

El cartel también ofrecía un número telefónico al que enviar un texto para recibir asistencia sobre cómo dejar el país, que también aparecía en panfletos entregados en mano, pósters en la calle y mensajes publicados en periódicos locales.

¿Fructífera o "estúpida y ofensiva"?

De acuerdo con la oficina del primer ministro británico conservador, David Cameron, la estretegia ha dado frutos.

Pero para sus socios en la coalición de gobierno, los liberales demócratas, la idea es "estúpida y ofensiva", según dijo Vince Cable, el liberal demócrata que ocupa la cartera de Negocios en el ejecutivo británico.

Lo dijo a la BBC el mismo domingo en que terminó el programa piloto. Y agregó: "Creo que es muy improbable que continúe".

El portavoz oficial del primer ministro replicó que éste no está de acuerdo con Cable, y que el Ministerio del Interior (Home Office) había dejado en claro que el piloto ha dado frutos.

Mark Serwotka, secretario general del sindicato que agrupa a los empleados públicos británicos, dijo: "Simplemente no es creíble que el gobierno tenga suficiente información como para asegurar que estos carteles están 'funcionando'; de hecho, es muy poco claro cómo puede medirse cualquier nivel de éxito".

Según el gobierno, como la prueba concluyó hace muy poco, todavía no saben "qué cifras se han procesado hasta este momento".

Críticas locales

El uso de la camioneta fue criticado también en las áreas en que se implementó, que no fueron consultadas (el Home Office dijo que la política de inmigración no requiere el consenso de las autoridades locales).

El líder de la junta de Brent, Muhammed Butt, dijo que se trataba de un "acto desesperado" y que "simplemente hará que la gente pase a la clandestinidad".

Por su parte, en su conversación con la BBC, Cable, el secretario de Negocios, dudó de que los inmigrantes ilegales tengan "suficiente manejo del inglés" como para ser capaces de leer los pósters a la distancia.

"Está diseñado, aparentemente, como para crear una sensación de miedo (en la) población británica, (miedo) de tener un gran problema de inmigración ilegal".

"Tenemos un problema, pero no es uno enorme. Debe ser manejado de forma medida, atacando las causas subyacentes".

Un tema caliente

El tema de la inmigración ha cobrado cada vez un rol más fuerte en la agenda política británica, tras años de crisis económica.

Esto ha llevado a los principales partidos políticos a endurecer su discurso en torno a la inmigración. Y en el caso del partido conservador, y el gobierno de coalición del que forma parte, a implementar políticas al respecto.

En mayo último la reina Isabel II leyó el programa legislativo para los siguientes 12 meses. Allí se incluyeron nuevas leyes que restringen los derechos de los inmigrantes y facilitan la deportación de los extranjeros.

La semana anterior a ese evento, la coalición tuvo un pobre desempeño en elecciones locales. Entre otros, pardieron terreno frente al Partido por la Independencia de Reino Unido (UKIP, por sus siglas en inglés), que es contrario a la inmigración y quiere que Reino Unido se retire de la Unión Europea.

Paradójicamente, Nigel Farage, líder de UKIP, consideró que el cartel era "repugnante".

Según Farage, quien habló en entrevista con el canal de televisión ITV, la estrategia del gobierno es una reacción al éxito electoral de su partido.

Y agregó: "No creo que este mensaje haga ninguna diferencia".

Sin embargo, una encuesta de YouGov y el diario The Sun, sobre una muestra de 733 británicos, arrojó el siguiente resultado: un 47% dijo estar a favor de la medida y un 41% en contra.

Una alternativa a procesos criminales

Muchos de los críticos de la medida han señalado que el tono del mensaje es racista. Pero el ministro a cargo del área de Inmigración, el conservador Mark Harper, desestimó las críticas.

El Home Office dijo que el esquema era una alternativa a los procesos criminales y explicó que los regresos voluntarios eran la forma más efectiva en términos de costos de que los inmigrantes ilegales dejen el país, logrando así ahorrar dinero del contribuyente británico.

El programa costó algo menos de 10.000 libras esterlinas (US$15.300). Según el Home Office, es más económico que expulsar en forma forzosa a alguien del país, que tiene un costo de 15.000 libras (US$23.000).

Diversos programas para incentivar la partida de inmigrantes ilegales de forma voluntaria han sido implementados en Reino Unido (y en otros países), donde incluso se llega a asistir económicamente con, por ejemplo, el costo de los pasajes aéreos.

Harper explicó que aunque algunos de estos inmigrantes ingresan ilegalmente al país, la mayoría simplemente se queda más tiempo del permitido tras haber ingresado legalmente.

La oficina del primer ministro dijo que el gobierno esperará hasta que toda la información del piloto llevado a cabo la semana pasada esté disponible antes de decidir si lo implementará o no en todo el país.

Contenido relacionado: