• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

¿Por qué no podemos vencer a los virus?

Virus de la influenza / BBC

Virus de la influenza / BBC

Son unas cien veces más pequeños que las células humanas. Vienen en muchas formas diferentes y están presentes donde haya células por infectar

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El virus de la influeza durante el embarazo puede incrementar el riesgo de que el bebé desarrolle desórdenes bipolares más adelante en su vida, reveló un estudio esta semana.

Las posibilidades son bajas, pero el estudio hace eco de otros hallazgos similares que vinculan la influenza en las mujeres preñadas y la esquizofrenia.

Uno de los aspectos más inquietantes, es que el feto no es afectado por lo que la madre se tome para mejorarse de la gripe, sino por lo que su cuerpo hace para combatir el virus.

Pero esa respuesta inmunológica es una defensa natural y vital, así que el único remedio sería luchar contra el virus afuera del cuerpo.

Y se intenta, pero año tras año vuelve y causa estragos. BBC Ciencia se pregunta por qué los virus son tan difíciles de vencer.

Cómo trabaja un virus

La influenza durante el embarazo puede afectar a los bebés más adelante.

Los virus son unas cien veces más pequeños que las células humanas. Vienen en muchas formas diferentes y están presentes donde haya células por infectar.

De hecho, los virus son la unidad biológica más común sobre la Tierra, superando a todos los otros tipos juntos.

Cuando un virus entra en nuestro cuerpo, trata de atacar una célula.

Si nuestro sistema inmunológico reconoce el virus como un intruso, será destruido antes de que pueda entrar a una célula. Si no, comienza el proceso de infección.

Una vez está en la célula, el virus puede secuestrar la propia maquinaria de replicación de la célula, que empieza a hacer muchas copias del virus. Estos virus salen de la célula, destruyéndola, e intentarán infectar muchas más células a menos que sean atacados por el sistema inmunológico.

Atajar el virus

Si uno juntara todos los virus del océano, se estirarían a través de 60 galaxias. Se estima que hay 100 veces más partículas de virus en el cuerpo humano que células humanas.

El sistema inmunológico humano es increíblemente efectivo cuando se trata de encargarse de los invasores virales.

Algunos de los síntomas causados por los virus, como fiebre, vómito y cansancio, son el resultado de los mecanismos de defensa del cuerpo. En muchos casos de influenza y gripa, el sistema inmunológico destruye la infección.

La respuesta inmunológica genera algo llamado la inmunidad adquirida: el cuerpo "se acuerda" de los virus para poder destruirlos rápidamente si regresan, así como para hacernos resistentes a ellos en el futuro.

Un caso único de sarampión cuando somos niños, por ejemplo, nos da una resistencia para toda la vida.

Los científicos han usado este concepto para proteger a las personas contra los virus, con éxito notable. Al 'engañar' a nuestros sistemas inmunológicos para que reconozcan virus, sin que realmente estemos infectados, podemos desarrollar una resistencia efectiva a los virus de la vida real.

En el siglo XVII, un método de inmunización contra la viruela consistía en que las personas inhalaban o se untaban costras secas de viruela en la piel para crear una respuesta inmune que los protegía contra el virus.

Luego, en 1796, el médico británico Edward Jenner desarrolló la primera vacuna para la viruela que llevó a una erradicación completa de la enfermedad en 1980.

Este fue un hito en la historia de los avances médicos. Por primera vez, la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció la erradicación total global de una enfermedad que fue mortal.

Contenido relacionado