• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

El pionero material que hace que no quede ni una gota dentro de un envase

Salsa

Intentar exprimir una botella de salsa de tomate puede resultar, en ocasiones, muy frustrante | BBC

Una compañía estadounidense creó un revestimiento que hace que la superficie interior de un envase se mantenga constantemente húmeda y resbalosa. Se estima que hasta un 25% de las cremas para la piel y un 15% de los condimentos, queda pegado dentro de sus recipientes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La experiencia puede resultar frustrante

Llega el mesero y nos sirve una deliciosa hamburguesa humeante acompañada de papas fritas.

Para cuando logramos agregarle mayonesa, kétchup o mostaza, la comida ya está fría o estamos hartos de hacer fuerza para extraer nuestra salsa favorita del frasco.

Ahora, una compañía estadounidense desarrolló una solución para resolver este problema: creó un revestimiento que hace que la superficie interior de un envase se mantenga constantemente húmeda y resbalosa.

"Nuestras capas combinan una textura sólida con un líquido para crear lo que llamamos una superficie impregnada de líquido", le dice a BBC Mundo Dave Smith, cofundador y director ejecutivo de la empresa LiquiGlide, que fundó junto con su profesor del Instituto Tecnológico de Massachusetts, Kripa Varanasi.

"La cubierta sólida es como una esponja microscópica, y el líquido se mantiene en su lugar gracias a las potentes fuerzas capilares. El resultado es una superficie resbaladiza permanente que le permite a los líquidos viscosos deslizarse fácilmente", explica Smith.

La capa, añade, funciona sobre distintos tipos de materiales, desde metales y vidrios hasta plásticos y cerámicas. Para cada caso, varía su composición.

Y, al cambiar los componentes y la estructura del revestimiento, los investigadores pueden controlar la velocidad a la que el líquido se resbala de la superficie.

Aunque pueda parecer un problema menor, lo cierto es que gran parte de muchos de los productos que compramos se desperdicia.

Se estima que hasta un 25% de las cremas para la piel, un 16% de los líquidos para lavar la ropa y un 15% de los condimentos, queda pegado dentro de sus recipientes.

La búsqueda de un material que repela los líquidos no es nueva. En el pasado se han presentado otras soluciones como las llamadas superficies superhidrofóbicas que repelen el agua.

Estas superficies, que replican en parte el modelo de la hoja de loto, tienen una textura con pequeñas cavidades en las que queda atrapado el aire.

Cuando el agua entra en contacto con esta superficie forma pequeñas gotas que se deslizan con facilidad.

La diferencia respecto a esta tecnología, explica Smith, es que LiquiGlide no se deteriora con el tiempo y crea una superficie resbalosa permanente.

"No existe otra solución durable que haga los líquidos viscosos se deslicen fácilmente. Las otras soluciones son temporales y, definitivamente, no pueden utilizarse con productos alimenticios", le dice Smith a BBC Mundo.

Aunque Smith no puede revelar por razones obvias de qué está hecha la capa, cuando se trata de recipientes de alimentos, explica, está hecha en base a productos comestibles.

Otras aplicaciones

Si bien actualmente el campo de aplicación de este revestimiento se centra en la fabricación de envases, tiene potencial para aplicarse en otras áreas industriales.

Es más, el invento surgió cuando Varanasi y Smith buscaban una solución "al problema de la acumulación de hidrato de metano en las cañerías que transportan crudo y gas".

"Tuvimos éxito en este ámbito y así empezamos a pensar en otras aplicaciones como los bienes de consumo", señala Smith.

Actualmente, la empresa está retomando las investigaciones en torno a los revestimientos de los contenedores de gas y petróleo.

Esto no sólo permitiría reducir la cantidad de energía que se emplea para empujar estos líquidos a través de una cañería sino también reducir o eliminar las sustancias químicas que se utilizan en la limpieza de los tanques.