• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

La peligrosa promesa suiza que le puede arruinar la fiesta a Argentina

Las esperanzas de Suiza reposan sobre los hombros del joven Xherdan Shaqiri | AFP

Las esperanzas de Suiza reposan sobre los hombros del joven Xherdan Shaqiri | AFP

En su país lo llaman "El Messi de los Alpes" porque además de tener similitudes físicas con el astro argentino –los dos son zurdos y miden 1,69 metros- también comparten un estilo explosivo de juego y un gran virtuosismo técnico

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Este martes, el suizo Xherdan Shaqiri podrá demostrar cuánto hay de cierto en las comparaciones con el mejor jugador del mundo cuando lo enfrente en Sao Paulo por los octavos de final del Mundial de Brasil.

Messi llega al encuentro con un gol más a su favor: en lo que va del Mundial convirtió cuatro, uno más que Shaqiri. Pero el suizo logró una hazaña histórica al marcar sus tres goles en un mismo encuentro, convirtiéndose en el 50° jugador en toda la historia en hacer un hat-trick durante un Campeonato del Mundo.

Ese logro, obtenido contra Honduras en el último partido de la fase de grupos, garantizó el pase de Suiza a los octavos de final, y convirtió a Shaqiri en un héroe nacional.

"Xherdan ha escrito una página de historia", exaltó Ottmar Hitzfeld, el seleccionador suizo.

Lo que sorprende de Shaqiri no es solo su talento sino también su edad: con solo 22 años está entre los jugadores más jóvenes del Mundial.

Sin embargo, el mediocampista, que juega para el Bayern Munich, no se achicó ante el desafío de enfrentar al doble campeón mundial Argentina.

"La pequeña Suiza frente a una conquista formidable. Será bonito partido. No somos los favoritos pero jugaremos para ganar y exhibir nuestra cualidades", afirmó a la prensa.

Desarraigo

A pesar de que hoy Suiza lo celebra como su gran esperanza para avanzar en el Mundial, lo cierto es que Shaqiri no siempre fue tan admirado en su patria.

El motivo es su origen: es albano y nació en Kosovo, de donde tuvo que huir con su familia cuando tenía ocho años.

Al igual que el resto de los cerca de 370.000 inmigrantes de la ex Yugoslavia que se refugiaron en Suiza cuando se desató la guerra en ese país, la familia de Shaqiri debió enfrentar la resistencia de algunos suizos que aún hoy discriminan a quienes tienen apellidos de origen balcánico.

A pesar de esto, el futbolista no esconde sus raíces, sino todo lo contrario.

Cuando le preguntan de dónde es dice que es albanokosovar. También escribe en albano en su cuenta en la red social Twitter.

Y cuando le tocó enfrentar a Albania por las eliminatorias de Brasil 2014 no festejó sus goles.

Pero quizás la expresión más clara de la identidad de este futbolista sea la que lleva en sus pies: según la corresponsal de la BBC en Ginebra Imogen Foulkes, en sus botines el número 23 lleva cocidas tres pequeñas banderas: una de Suiza, una de Kosovo y una de Albania.

Selección multinacional

Lo cierto es que el origen de Shaqiri no es una excepción en esta selección suiza.

Otros dos jugadores, Valon Behrami y Granit Xhaka, también son de Kosovo. Y Haris Seferovic nació en Bosnia.

Los cuatro, al igual que el jugador de ascendencia albanesa Admir Mehmedi, son musulmanes, en un país que prohibió la construcción de minaretes islámicos y que este año impuso cuotas estrictas para el ingreso de extranjeros.

Los apellidos de otros jugadores dan cuenta de sus orígenes diversos, como el arquero Diego Benaglio, de familia italiana, Ricardo Rodríguez, de ascendencia chilena y española, y el capitán Gokhan Inler, cuyos padres son turcos.

Muchos creen que la composición actual de la selección helvética es un buen reflejo de cómo está integrada hoy Suiza, donde casi 2 de sus 8 millones de habitantes son de procedencia extranjera y donde casi medio millón de personas es de origen balcánico.

Un triunfo ante la poderosa escuadra argentina no será nada fácil para Suiza.

El historial muestra un claro favoritismo para los sudamericanos: en las seis veces que se enfrentaron Argentina nunca perdió: ganó cuatro partidos y empató dos.

Eso sí, en el último encuentro (un amistoso jugado en Berna en 2012, en el que Argentina triunfó por 3-1) el gol suizo lo marcó el jovencísimo Xherdan Shaqiri, que espera este martes multiplicar esa hazaña.