• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

¿Cuáles son los países latinoamericanos que más armas exportan?

El Super Tucano es el producto estrella de la industria brasileña de armamentos

El Super Tucano es el producto estrella de la industria brasileña de armamentos

En América Latina son cada vez más los países que quieren dejar de ser simples compradores de armas, para buscar ser parte del controversial negocio de venderlas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En días recientes, por ejemplo, medios colombianos anunciaron que una empresa de propiedad del estado, Indumil, estaba buscando exportar bombas fabricadas en Colombia a países de Oriente Medio.

Y es que con un valor estimado en más de 76.000 millones de dólares anuales, el comercio internacional de armamento es un enorme y muy lucrativo negocio.

En el contexto latinoamericano el líder indiscutible de ese negocio es Brasil.

La mayor nación de América Latina lleva décadas exportando armamento.

Y aunque no es la única de la región en hacerlo, ha avanzado mucho más que cualquier otra de sus vecinas en desarrollar su tecnología bélica en áreas que resultan atractivas a naciones compradoras de armas en otros continentes.

Pero, poco a poco, le está saliendo competencia.

Chile y Ecuador

Efectivamente, según cifras del Instituto Internacional de la Paz de Estocolmo(Sipri, por sus siglas en inglés, una entidad no gubernamental sueca que rastrea las ventas internacionales de armas), además de Brasil hay otras dos naciones de la región que se han destacado en los dos últimos años en ese campo: Chile y Ecuador.

Medidas a precios constantes en dólares de 1990, las exportaciones brasileñas durante 2014 y 2015 llegaron a 85 millones de dólares, comparado con 20 millones de dólares para Chile y 6 millones de dólares para Ecuador.

Aunque Alejandro Sánchez, analista de seguridad internacional, le dijo a BBC Mundo que, más que armas de fabricación propia, en buena parte las cifras reportadas para esos dos últimos países pueden estar indicando la reexportación de armas compradas originalmente a fabricantes tradicionales.

Y, en el caso chileno, también de la modernización de algunos buques militares en astilleros locales.

Sánchez también menciona esfuerzos por desarrollar la industria militar peruana.

Y los medios colombianos han reportado esfuerzos anteriores por la industria militar colombiana de exportar en bajas cantidades, que en 2010 alcanzaban menos de 1 millón de dólares.

En cualquier circunstancia las cifras del negocio en América Latina son muy pequeñas comparadas con las de los pesos pesados del mercado.

Las ventas de armas de Estados Unidos en 2014-2015 alcanzan los 20.000 millones de dólares, seguidas por Rusia con 10.900 millones de dólares, indica la base de datos de Sipri.

Desde la década de 1980

El historial de Brasil en la exportación de armas es único en la región.

Brasil empezó a exportar a gran escala en la década de 1980, llegando a ser entonces la sexta mayor exportadora de armas en todo el mundo.

El gobierno militar que estuvo en el poder hasta1985 había auspiciado la creación de empresas industriales, como Engesa, que empezaron a desarrollar armas propias, entre otras cosas para evitar que Brasil tuviera que depender de otras naciones para su armamento.


Eso era especialmente importante en momentos en que vendedores tradicionales de armas como Estados Unidos imponían condicionamientos por derechos humanos a varios países de la región.

Pero Brasil descubrió que además de reemplazar importaciones de armas, sus productos encontrarían grandes mercados en el extranjero.

Engesa producía vehículos blindados como el Cascavel.

Y las fábricas brasileñas también manufacturaban sistemas de lanzamiento de misiles que en un momento dado en la década de 1980 eran usados simultáneamente por Irán e Irak en la guerra que enfrentó a esos países.

Al final de la década, sin embargo, esa primera bonanza armamentista pasó. Engesa, la empresa brasileña estrella en ese campo, entró en bancarrota en 1993.

Super Tucano

En años recientes, sin embargo, la industria brasileña de armamentos va nuevamente en ascenso.

Empresas brasileñas, como la firma aeronáutica Embraer, han desarrollado modelos "populares" como el avión Super Tucano, una aeronave especializada para combatir guerrillas que hoy se usa por varios países en múltiples continentes.

En lo que ha sido presentado como un gran éxito comercial, se anunció que la misma Fuerza Aérea de Estados Unidos había decidido comprar 20 de esas aeronaves que comenzaron a ser entregadas en enero de este año a las fuerzas armadas de Afganistán para emplearlas en su lucha contra la insurgencia del Talibán.

Algunos críticos argumentan que el interés para algunos de los compradores de armas brasileñas se basa en que esa nación no impone condiciones políticas al uso de esos armamentos, como si lo hacen muchas otras potencias occidentales.

"Es verdad que algunos de los clientes de armas brasileñas son países que no tienen el mejor récord de derechos humanos", asegura Alejandro Sánchez.

Pero no es la única razón. También tiene que ver que muchos de los armamentos que vende Brasil cuestan mucho menos que los de la competencia, alega el experto.

Mientras la operación de un avión de combate F-18 estadounidense puede costar 25.000 dólares por hora, según datos oficiales, la del avión brasileño se estima en menos de 10% de esa suma, advierte la publicación especializada Aviationweek.

En Líbano

La oferta militar brasileña no se limita a aviones.

"En 2014 Brasil vendió 80 vehículos militares a Líbano", dice Sánchez.

El observador asegura que otra firma brasileña trabaja en sociedad con una empresa israelí en la fabricación de drones con miras a la exportación.

Brasil ha tenido éxito en sus esfuerzos por convertirse en una potencia vendedora de armamento.

Pero lo que es claro es que por muchos años más, América Latina en su conjunto comprará más armas de las que vende.