• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

¿Cuáles son los países más autosuficientes del mundo y de qué les sirve?

Estados Unidos podría acercarse a la autosuficiencia energética | Foto: BBC

Estados Unidos podría acercarse a la autosuficiencia energética.

En el grupo de países líderes en autosuficiencia alimentaria se encuentran naciones entre las que destacan Canadá, Australia y Argentina, por encima incluso de Estados Unidos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

¿Quién no quiere ser autosuficiente? Es un impulso natural buscar ser lo menos dependiente posible de otros para las necesidades básicas.

Y ese sentimiento que se da en las personas, también se refleja muchas veces en los países.

Sin embargo, aquí se atraviesa con uno de los conceptos básicos de la economía tradicional: la idea de que los países pueden obtener ventajas si comercializan entre ellos, centrándose en lo que mejor hacen, en vez de intentar producirlo todo.

La verdad, según especialistas, es que ninguna de las dos posiciones tiene que llevarse a su posición más extrema. Muchos países pueden buscar tener elementos de autosuficiencia y a la vez obtener de otros algunas de sus necesidades más básicas.

Por lo que algunas de las naciones más "autosuficientes" son a la vez grandes comerciantes.

Autosuficiente y comerciante

Estados Unidos aparece como un buen ejemplo de esta equilibrada posición.

Tres países con elevada autosuficiencia alimentaria

  • Canadá
  • Argentina
  • Australia

Fuente: FAO, The State of Agricultural Commodity Markets, 2015

Es tal vez la nación más cercanamente identificada con el libre comercio y, a la vez, importa toda clase de bienes y servicios.

Sin embargo, los expertos la pondrían muy cerca del tope de las naciones que podrían, en un momento dado, sobrevivir sin comercio externo.

"En cuanto a sus necesidades de energía, Estados Unidos es bastante autosuficiente, ya que tiene abundancia de hidrocarburos junto con una enorme capacidad de refinación", asegura a BBC Mundo Gal Luft, codirector del Instituto de Análisis para la Seguridad Global, un centro de investigación con sede en la capital estadounidense.

"Es de las pocas economías que podrían eventualmente acercarse a la autosuficiencia en este campo, si así lo quisiera", agrega.

Pero Luft considera que buscar eso no necesariamente sería una buena opción para Estados Unidos. Washington compra sustanciales volúmenes de petróleo crudo por razones económicas. Hay muchas variedades de petróleo y en muchos casos puede ser más eficiente traerlo de afuera.

Política

También puede haber razones políticas, aclara Luft, indicando que si dejara de adquirir crudo de algunas naciones, causaría un efecto desestabilizador en ellas, que le generarían otra clase de problemas al propio Estados Unidos.

Trabajador petrolero en Estados Unidos.

¿Y en caso de emergencia? Estados Unidos mantiene una llamada Reserva Estratégica de petróleo, es decir, grandes cantidades de crudo almacenadas en el país para atender una circunstancia en la que las importaciones puedan no estar disponibles.

"Pero hay que recordar lo que pasó durante el huracán Katrina, en 2005", destaca el experto. En esa oportunidad el suministro petrolero del país se vio afectado.

"Estados Unidos en ese incidente ni siquiera pudo usar su reserva estratégica y terminó teniendo que importar petróleo", le asegura Luft a BBC Mundo, insistiendo que, en su opinión, estos mecanismos apenas aspiran a garantizar la autosuficiencia por unas semanas, a lo sumo.

Noruega es otro de los ejemplos enumerados por Luft al mencionar las naciones que podrían aproximarse fácilmente a la autosuficiencia energética. Pero, en su opinión, tampoco les interesaría.

"¿Qué ganan con ser autosuficientes y cerrarse al resto del mundo?", pregunta Luft.

Seguridad alimentaria

Supermercado

Otra medida de autosuficiencia es la capacidad de producir su propia comida.

Oponiéndose a los que aseguran que el libre comercio es siempre la manera más eficiente de manejar las necesidades de comida de los países, otros esgrimen argumentos como el de la seguridad alimentaria para pedir que se conserve una capacidad interna de producción de alimentos.

Nuevamente, hay expertos que piensan que los dos conceptos no son irreconciliables. Y aseguran que las naciones más autosuficientes son a la vez grandes importadores de comida.

"Muchas veces la idea de la autosuficiencia alimentaria es calificada por sus críticos como una posición extrema, ineficiente e incluso peligrosa", le dice a BBC Mundo Jeniffer Clapp, experta en seguridad alimentaria y sustentabilidad en la Universidad de Waterloo en Canada, refiriéndose a la situación en que un país cierra completamente sus fronteras y se rehusa a participar en cualquier transacción comercial, buscando producir la totalidad de su comida.

Pero otra manera de entender la autosuficiencia, asegura la catedrática, es cuando un país busca producir parte de su comida a un nivel equivalente a 100% o más de sus necesidades de consumo.

Con comercio

Trabajadores petroleros

"Eso no impide el comercio. Puede que en algunas circunstancias esos países quieran importar algunos bienes alimenticios, pero su capacidad doméstica es suficiente".

En ese grupo de países líderes en autosuficiencia alimentaria, Clapp incluye a naciones entre las que destacan Canadá, Australia y Argentina, por encima incluso de Estados Unidos.

"Es más útil pensar en la autosuficiencia como un espectro gradual de políticas que como un extremo. Muy pocos países en el mundo están cerrando su frontera a todo el comercio, o dependiendo del comercio para todo su consumo de comida. La mayoría de naciones están en un punto intermedio", asegura la académica.

"Cada país tiene que evaluar su propia situación, pues enfrentan diferentes circunstancias. No puede decirse si la autosuficiencia es una buena o mala idea en general".

"Hay muchos casos en que un país puede estar interesado en mejorar su capacidad de producir ciertos bienes, por ejemplo el arroz, que se ha visto susceptible a mucha volatilidad de precios", puntualiza Clapp.

De modo que en la búsqueda de la autosuficiencia, los expertos recomiendan evitar posiciones absolutas y asumir más bien el pragmatismo a la hora de establecer qué tanto van a depender de fuentes foráneas para satisfacer sus necesidades de bienes básicos.