• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

El oro y la plata escondidos en las heces

Un estudio previo indicó que las heces de un millón de estadounidenses pueden contener tanto como US$13 millones en metales | Foto: BBC Mundo

Un estudio previo indicó que las heces de un millón de estadounidenses pueden contener tanto como US$13 millones en metales | Foto: BBC Mundo

Además de oro, las heces también contienen cantidades de los llamados minerales raros, como paladio y vanadio

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cada vez que vas al baño, tu cuerpo elimina todo aquello que tu aparato digestivo no absorbió durante el proceso de digestión.

Y, escondidas dentro de los excrementos, hay suficientes partículas de metales preciosos como oro, plata y platino para justificar su extracción.

Esta al menos es la conclusión de un equipo de investigadores estadounidenses que presentó el resultado de sus estudios en la última conferencia anual de la Sociedad Estadounidense de Química.

Además de las ventajas económicas, extraer materiales valiosos de los desechos humanos ayudaría a reducir la cantidad de sustancias tóxicas en el medio ambiente, aseguran los investigadores.

Probablemente en este punto te estés preguntando cómo es que están ahí, ¿cómo es posible que las heces contengan todos estos metales valiosos?

Cada vez más, la industria utiliza metales en sus productos de uso diario: podemos encontrarlos en el champú, en detergentes e incluso en prendas de vestir, donde estas nanopartículas se emplean en ocasiones para eliminar el olor corporal.

"Los metales están en todas partes", explica Katleen Smith, coautora del estudio del Servicio Geológico Estadounidense.

"El oro que encontramos estaba en el nivel de un depósito mineral mínimo", añade.

Además de oro, las heces también contienen cantidades de los llamados minerales raros, como paladio y vanadio.

Ventajas ambientales

    

Los beneficios ambientales son varios.

El equipo estima que las plantas de tratamientos de aguas residuales en Estados Unidos producen 7 millones de toneladas de biosólidos al año.

Cerca de la mitad se usa como fertilizantes en campos y bosques, mientras que la otra mitad se incinera o se entierra en vertederos.

"Si podemos eliminar algunos de los metales molestos que actualmente limitan cuánto de estos biosólidos podemos usar en los campos y bosques y, al mismo tiempo, recuperar metales valiosos y otros elementos, es una situación en la que todos salen ganando", explica Smith.

Y aunque esta forma particular de minería pueda parecer poco agradable, es preferible a los métodos de minería tradicionales.

Para extraer mineral de las rocas estos métodos tradicionales recurren a sustancias químicas poderosas que, cuando se filtran al suelo, tienen efectos devastadores en los ecosistemas.

En cambio, si se emplean estas sustancias en el ambiente controlado de una estación de tratamiento de aguas, es posible evitar los riesgos ecológicos.

Deposiciones millonarias

A fin de evaluar la viabilidad de la propuesta, los investigadores recogieron muestras durante ocho años de ciudades pequeñas de las Montañas Rocallosas, en el oeste de EE UU, comunidades rurales y grandes ciudades.

De acuerdo a las muestras, las cantidades de metales preciosos son comparables a las halladas en algunas minas comerciales.

Un kilo de lodo extraído de las cloacas contiene en promedio 0,4 mg de oro, 28 mg de plata, 638 mg de cobre y 49 mg de vanadio.

Un estudio previo, llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Arizona, EE UU, estimó que los desechos de esta clase producidos en un año por una ciudad de un millón de habitantes pueden contener al menos hasta US$13 millones en metales.