• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

El negocio multimillonario de fabricar drones

Varias universidades cuentan ya con licencias para operar vehículos no tripulados y algunas ofrecen seminarios especializados / BBC

Varias universidades cuentan ya con licencias para operar vehículos no tripulados y algunas ofrecen seminarios especializados / BBC

Más de 550 expositores están mostrando sus nuevos diseños, que van desde robots sumergibles para localizar objetos en el agua hasta manos mecánicas o aviones equipados con cámaras y radares ultransensibles

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Mientras el gobierno de Estados Unidos debate su presupuesto del próximo año en medio de los recortes automáticos que le han causado más de un problema, una industria local no parece estar muy preocupada: la de los drones, en especial para usos civiles.

Esa es por lo menos la impresión que deja una visita a la Conferencia de Sistemas Vehiculares no Tripulados, que se realiza en Washington esta semana y donde se presentan las últimas tendencias en la industria.

Acá, en este centro de convenciones a dos kilómetros de la Casa Blanca, el discurso de quienes promueven un uso más masivo de los drones es distinto al que se escucha en los corredores del poder. No se menciona la crisis, sino las oportunidades. Y no se habla del llamado "secuestro de gastos", sino de la creación de empleo.

Más de 550 expositores están mostrando sus nuevos diseños, que van desde robots sumergibles para localizar objetos en el agua hasta manos mecánicas o aviones equipados con cámaras y radares ultransensibles.

Algunos de estos dispositivos se utilizarán en la industria militar, donde los drones son comunes desde hace años, pero los organizadores quieren hacer énfasis en que el uso puede ampliarse -y con ingentes réditos económicos- a la vida común y corriente en áreas como la agricultura, el transporte de carga o la atención de emergencias.

Pero afuera, en la calle, el ambiente es opuesto. Unas cuantas personas están reunidas, con pancartas en la mano, para protestar por el evento. En un aviso se lee que con cada ataque, los drones están arruinando a la nación. Otro dice que los drones matan a control remoto.

Y no están solos en sus críticas: en cuanto al uso comercial de estos artefactos, algunos grupos defensores de los derechos civiles llevan tiempo advirtiendo de los riesgos eventuales a nuestra privacidad, e incluso uno de los páneles del martes abordó esas preocupaciones.

Esto último es una muestra de que, por más predicciones multimillonarias que hagan sus promotores, en esta conferencia están quedando evidenciadas las dos caras de la moneda.

Una de las áreas que está reaccionando al uso más generalizado de los drones son las instituciones educativas.

Varias universidades cuentan ya con licencias para operar vehículos no tripulados y algunas ofrecen seminarios especializados.

Los analistas predicen que el número de cursos aumentará a medida que crezca la demanda de profesionales en informática, ingeniería o incluso conducción de vehículos no tripulados.

También se espera una mayor oferta cuando se establezcan las reglas oficiales para el uso de estos drones en el espacio aéreo estadounidense.

Mientras, varias instituciones aprovechan para pulir sus programas. Algunas de ellas son universidades tradicionales, pero también hay otras especializadas.

En la conferencia, por ejemplo, se dio a conocer la Universidad para Vehículos no Tripulados, que asegura ser la única universidad del mundo que puede ofrecer cursos de maestría y doctorado en el tema.

El general retirado James Poss, un veterano de la Fuerza Aérea con cuatro guerras en su historial y ahora un experto en drones, está sentado en un café subterráneo oloroso y sucio en las afueras de la exposición.

Está concentrado con su portátil y una presentación de Power Point, pero cuando BBC Mundo le pregunta si él cree que hay una bonanza de drones para uso civil, deja esas dos herramientas de lado y saca su iPhone del bolsillo.

"Cuando primero salieron los celulares, los veíamos como teléfonos portátiles", dice. "Ahora yo tengo un iPhone con unas cien aplicaciones. Vamos a ver lo mismo con los sistemas aéreos no tripulados".

Poss asegura que ha habido drones por mucho tiempo, en especial en el ejército, pero éstos han empezado a popularizarse gracias a las tecnologías que permiten controlar los equipos a una distancia cada vez mayor y además ubicarlas con precisión en sistemas de posicionamiento global (GPS).

Y enfatiza las posibilidades que pueden tener estos vehículos para monitorear cultivos con precisión, mejorar el transporte de carga, alcanzar lugares remotos como el cráter de un volcán o el fondo del océano o incluso modificar actividades mucho más cotidianas, como el envío de domicilios por restaurantes.