• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

La mujer paquistaní que murió lapidada por su familia

El esposo de Farzana Parveen sostiene una fotografía de la víctima | BBC Mundo

El esposo de Farzana Parveen sostiene una fotografía de la víctima | BBC Mundo

El marido de la mujer paquistaní que fue lapidada por su familia a plena luz del día frente a una corte de la ciudad de Lahore denunció que la policía llegó y no hizo nada para frenar el ataque

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Farzana Parveen, que estaba embarazada de tres meses, murió víctima de su propia familia por haberse casado sin su consentimiento con el hombre que ella amaba.

"Pedíamos ayuda a gritos pero nadie hizo caso", le dijo a la BBC su marido, Muhamad Iqbal.

En Pakistán cada año mueren cientos de mujeres en los llamados "homicidios de honor".

La responsable de derechos humanos de Naciones Unidas, Navi Pillay, dijo que estaba "profundamente conmocionada" y exigió al gobierno de Pakistán adoptar medidas urgentes y severas.

"No quiero ni usar la expresión ‘asesinatos de honor’, no hay ni lo más remoto de honorable en matar una mujer de esta forma", dijo.

Iqbal describió la actitud de la policía como vergonzosa e inhumana por no haber parado el ataque.

"Gritábamos pidiendo ayuda pero nadie atendió. Uno de mis familiares se quitó la ropa para llamar la atención de la policía, pero no intervinieron", relató.

"Miraron cómo Farzana era asesinada y no hicieron nada".

Los matrimonios concertados son norma en Pakistán y casarse contra los deseos de su familia es impensable en muchas comunidades profundamente conservadoras.

El padre de Parveen se entregó más tarde a la policía, pero otros de los familiares que tomaron parte en el ataque continúan libres.

Iqbal dice que estaban amenazándolo a él y a su familia.

"Me dijeron que me iban a arrebatar el cadáver. Vinimos con escolta policial", dijo.

"Arrestamos a algunos de ellos y otros están siendo investigados", aclaró el jefe de la policía local Mujahid Hussain.

Arrastrada por el suelo

Los parientes de Parveen habían acusado a Iqbal de secuetrar a la víctima y lo habían denunciado ante los tribulanes.

Ella prestó testimonio ante la policía. Dijo que se había casado por propia voluntad.

Iqbal le dijo a la BBC que cuando la pareja llegó a los tribunales para responder sobre el caso, los familiares estaban esperando fuera e intentaron apresarla.

Parveen se resistió y cuando intentaba liberarse, la arrastraron por el suelo, le arrojaron ladrillos y le rompieron la cabeza. Murió tirada en el suelo.

La Comisión de Derechos Humanos de Pakistán calcula en 869 las mujeres que perecieron el año pasado víctimas de "asesinatos de honor", aunque se teme que en realidad sean muchas más.

Contenido relacionado