• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

Por qué han muerto más de 2.000 personas por una ola de calor en India

En India llevan 15 días sufriendo una ola de calor que ya ha provocado la muerte de cerca de 2.200 personas./ BBC Mundo

En India llevan 15 días sufriendo una ola de calor que ya ha provocado la muerte de cerca de 2.200 personas./ BBC Mundo

El sistema hospitalario está colapsado el país sufre constantes cortes eléctricos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

"No podemos soportar este calor y la situación empeoró con los cortes de energía", dice Rekha Tiwari, un ama de casa de Lucknow, la capital de Uttar Pradesh, un estado norteño de India, a la agencia de noticias AP.

Mientras, en la capital del país, Nueva Delhi, Mohammed Waseem tira sin descanso de un carro con el que transporta pasajeros. Suda a chorros, bajo unos abrasadores 41°C.

"Tengo que seguir trabajando para ganarme la comida", explica.

Es domingo y la ligera lluvia no ha sido más que un alivio temporal.

Y es que llevan 15 días sufriendo una ola de calor que ya ha provocado la muerte de cerca de 2.200 personas, sobre todo niños y ancianos de los estratos más pobres, en los estados Andhra Pradesh y Telangana.

"En Andhra murieron hasta ahora 1.636 personas por las altas temperaturas", informó este lunes Tulsi Rani, un funcionario estatal de gestión de desastres.


Los estados más afectados son Andhra Pradesh y Telangana.

Y las autoridades cuentan 541 fallecidos en Telangana debido a la ola de calor, la más letal desde 1995, cuando fallecieron 1.677 personas por las temperaturas extremas.

Esta vez los termómetros han llegado a marcar más de 47°C, algo que incluso ha hecho que el asfalto se derrita.

Hospitales desbordados

El gobierno ha recomendado usar sombrillas, entre otras medidas.

Los afectados se cuentan por miles y se acumulan en los pasillos y en las salas de espera de los centros de salud.

"Anoche estuvimos sin electricidad durante cinco horas", dijo Seema Sharma a la agencia de noticias AFP mientras hace cola para que examinaran a su hijo de 4 años.

"Puedes imaginar por lo que hemos tenido que pasar. No podía dormir y no dejaba de llorar. Y ahora tiene fiebre", agregó, señalando al menor.

Casos como éste se multiplican y el personal médico no da abasto.

"Llevo siete años trabajando en este hospital, pero este año se está sientiendo más el calor", reconocía a la BBC el doctor Anjaya, del Instituto Gandhi para Ciencias Médicas de Andhra Pradesh.

"Recibimos docenas de pacientes al día afectados por el calor", explicó.

Insolación, dolores de cabeza y mareos

La situación en la capital del país no es muy distinta.

"Los hospitales están desbordados de víctimas de insolación", explicó Ajay Lekhi, presidente de la Asociación Médica de Nueva Delhi, a la agencia de noticias AFP.

"Los pacientes se quejan de fuertes dolores de cabeza y de mareos. Y también muestran síntomas de delirio", añadió.

 

El gobierno ha recomendado usar sombrillas, entre otras medidas.

Estos son los síntomas típicos del exceso de calor.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la temperatura ambiente óptima para el organismo es de entre 18°C y 24°C, cuando el cuerpo se mantiene a unos 36°C-37°C.

Cuando es más alta el cuerpo libera calor principalmente con el sudor, aunque la respiración y un ritmo cardíaco más alto también pueden expulsarlo.

Cuanto más calor hace y más húmedo es el ambiente, más sudor produce el cuerpo, lo que incrementa el riesgo de deshidratación.

Con el calor extremo el organismo comienza a luchar para poder enfriarse, lo que puede conducir a espasmos musculares, agotamiento e insolación.


Refrescarse es una opción para combatir las altas temperaturas.

Y los grupos de riesgo son los ancianos, bebés, niños pequeños y mujeres embarazadas, pero también personas con enfermedades crónicas respiratorias o coronarias.

Ante esto, durante su discurso mensual el primer ministro Narendra Modi urgió este domingo a los ciudadanos a que se cuiden.

Con ese fin, el gobierno indio ha recomendado el uso de sombreros de ala ancha, ropa ligera de colores claros y sombrillas, y también ha pedido a los ciudadanos que beban mucho líqudo.

Aunque las autoridades esperan que la situación mejore con la llegada del monzón y, por lo tanto, las lluvias.

Éstas se esperaban para el 30 de mayo, pero el servicio oficial de meteorología ha anunciado que llegarán el 4 de junio.

Fenómeno "cada vez más frecuente"

India es un país acostumbrado a las altas temperaturas.

En mayo la máxima promedio suele ser 41°C y olas de calor anteriores se cobraron cientos de vidas.

Pero entonces, ¿por qué van más de 2.000 muertos en esta ocasión?

El Centro para la Ciencia y el Medioambiente, una organización con base en Nueva Delhi, cree que la inusualmente alta cifra de este año se debe al aumento súbito de la temperatura.

 

Las imágenes muestran el asfalto derretido.

"Podría deberse al cambio repentino de las temperaturas después de dos meses húmedos, febrero y marzo, en los que las temperaturas se mantuvieron frescas", explicó en ese sentido Arjuna Srinidhi, el director del programa sobre el cambio climático del organismo.

El cambio climático, ahí está la clave, señalan algunos científicos.

Según estos, a causa del calentamiento global fenómenos como el que está sufriendo India serán cada vez más frecuentes.

"Las investigaciones más recientes muestran que las olas de calor cinco veces más frecuentes de lo que serían si no existiera el calentamiento provocado por el ser humano", señala Greenpeace en ese sentido. "Y la posibilidad de que las olas de calor estén siendo causadas por el cambio climático es de un 80%".

De acuerdo a la organización, de no limitar las emisiones de dióxido de carbono, se prevé que las olas de calor serán en 2040 doce veces más frecuentes que en la actualidad.

Esto, a su vez afectará la capacidad productiva global, según los expertos.

Un estudio publicado recientemente en la revista especializada Nature Climate Change estima que el aumento las temperaturas hasta ahora ha reducido la productividad global a un 90% de su capacidad.

Con una población en aumento a la que abastecer, este escenario podría desembocar en una crisis sin precedentes, advierten los expertos.

En India se notan los primeros efectos: el precio del pollo aumentó un 35% en dos semanas, después de que murieran 17 millones de aves por el calor.