• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

El monumento que cambia de color según el clima político

El monumento fue pintado el pasado 23 de febrero por artistas no identificados | BBC

El monumento fue pintado el pasado 23 de febrero por artistas no identificados | BBC

La escultura de un soldado soviético amaneció pintada el 23 de febrero pasado con los colores ucranianos y agitando la bandera de ese país, junto a la leyenda "Gloria a Ucrania"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un monumento de la era soviética en Sofia, la capital de Bulgaria, se ha convertido en un foco de apoyo búlgaro al movimiento de protesta de Ucrania.

El Monumento al Ejército Soviético fue pintado esta semana con los colores de la bandera de Ucrania, provocando la incomodidad de Moscú.

Rusia pidió una explicación del hecho que calificó de "acto vandálico", según dijo la agencia rusa Itar-Tass.

La escultura de un soldado soviético amaneció pintada el 23 de febrero pasado con los colores ucranianos y agitando la bandera de ese país, junto a la leyenda "Gloria a Ucrania".

Historia

Pero éste es apenas el último de una serie de "lavados de cara" que ha recibido el monumento, construído en 1954, en señal de protesta o en apoyo a diversas causas.

En agosto 2013, fue pintado totalmente de color rosado en un acto de protesta por el 45 aniversario de la invasión soviética a Checoeslovaquia en 1968, que contó con el apoyo de Bulgaria.

En esa ocasión, los autores escribieron en el monumento la leyenda "Bulgaria se disculpa".

En el verano de 2011, las esculturas amanecieron convertidas en íconos de la cultura popular estadounidense, con figuras como Supermán, Santa Claus, el Capitán América y Ronald McDonald.

Y también el año pasado recibió otro lavado de cara, en este caso para apoyar a la banda rusa Pussy Riot, cuyas integrantes fueron enjuiciadas por sus protestas en contra del gobierno de Vladimir Putin.

Hasta ahora no se ha descubierto quien está detrás de estas transformaciones de la escultura que en esta ocasión ha despertado el malestar del gobierno ruso.