• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

Los monos que saben quién los viene a cazar

Los monos lanudos pueden verse en Ecuador, Perú y Brasil / BBC Mundo

Los monos lanudos pueden verse en Ecuador, Perú y Brasil / BBC Mundo

Para entender cómo responden los monos a esta amenaza, un grupo de científicos del Imperial College de Londres viajó a Ecuador

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los monos lanudos plateados pueden identificar a humanos cazadores por su conducta, según un nuevo estudio.

Los Lagothrix poeppigii viven en los bosques tropicales de Ecuador, Perú y Brasil amenazados por la población local de la Amazonía, que los cazan para comérselos.

Para entender cómo responden los monos a esta amenaza, un grupo de científicos del Imperial College de Londres viajó a Ecuador.

"Les presentamos a personas que se comportaban como cazadores, recolectores o investigadores, en dos lugares en los que la intensidad de la caza era distinta", explica Sara Papworth, coautora del estudio.

Depende de quién

Los recolectores eran locales que recogen comida y materiales cerca de los asentamientos y los investigadores, académicos que estudian la selva y sus animales.

"Cuando veían a un cazador, los monos lanudos hacían menos ruido, se movían menos y eran menos visibles que si se trataba de los otros", señala Papworth, quien además notó que lo que los llevaba a comportarse así no eran sólo las evidencias visuales.

Los cazadores "usan armas como pistolas y sopletes". Estos últimos "son más de dos metros de largo y sólo los cargan los cazadores, así que son una indicación de que la intención de quien los carga es letal".

"Pero como los monos plateados se la pasan en las copas de los árboles, su campo visual puede ser bloqueado por hojas y ramas, así que tienen que recurrir a otras pistas, como el nivel de ruido".

Comparando las reacciones de los monos en un área asociada con la cacería y otra que no, Papworth descubrió algo más.

Cuando los monos estaban en el área más peligrosa, se mantenían callados si los recolectores se acercaban. Pero si se trataba de investigadores, hacían más vocalizaciones.

En contraste, cuando estaban en el área segura, se escondían de los investigadores pero no de los recolectores.

Papworth piensa que esto se debe a que viven tan alejados de asentamientos humanos que quizás sólo se sentían cómodos con los recolectores que les eran familiares.

Más flexibles que los africanos

En cualquier caso, lo revelado apunta a que la conducta ante los depredadores de los monos es más flexible de lo que se pensaba.

"La mayoría de los estudios realizados previamente sobre reacciones de los primates frente a los depredadores se ha enfocado en depredadores animales o en monos africanos, y mostraban una conducta mucho menos flexible", afirma Papworth.

No obstante, esta flexibilidad podría no ser suficiente para asegurarle el futuro a estos monos sudamericanos.

"Puede salvar individuos pero a largo plazo, su efecto es limitado: para evitar que los cacen, los monos lanudos tienen que evitar que los cazadores los vean todas las veces, mientras que el cazador sólo los tiene que ver una vez", lamenta.