• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

El mexicano que pinta los muros de Londres

Londres ha ejercido una importante influencia en la obra del artista mexicano

Londres ha ejercido una importante influencia en la obra del artista mexicano

El artista mexicano Pablo Delgado cambió Cuernavaca por Londres y en el proceso descubrió una nueva dirección para su obra: el arte urbano

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hace unos años dejó el D.F. para volver a su ciudad natal, Cuernavaca, y dedicarse de lleno a la pintura.

"Era una especie de ermitaño, ni siquiera vivía en el mismo Cuernavaca sino en una casa de campo a las afueras. Durante los cuatro años que estuve allí digamos que cimenté las bases de mi estilo", dijo Delgado.

Pero por circunstancias de la vida sus planes dieron un vuelco, y un día aterrizó en un lugar bastante diferente y del otro lado del mundo: Londres.

La llegada a la capital británica no solo supuso un cambio de vida, sino también un cambio en sus intereses artísticos. Tras un viaje a Barcelona empezó a interesarse en algo que antes no había tomado muy en serio: el arte urbano.

El graffiti como forma artística

"Viniendo de México tenía la idea errónea de que aquello no era arte. Lo encasillaba como graffiti, con la idea de que la gente lo usaba para delimitar su territorio, o para mandarse mensajes de una banda a otra banda. Pero cuando llegué a Barcelona y vi las cosas que había allí me di cuenta de que aquello también era arte", comenta.

En Londres se instaló en el este, donde se concentra gran parte del arte urbano de la ciudad, por lo que no tardó mucho en comenzar a experimentar con aquello que veía todos los días.

"Empezó como un proyecto, quería hacer algo diferente a lo que había hecho hasta ese entonces. Lo primero que puse fueron pequeñas puertas de todas partes del mundo. Las bajaba de internet y las ponía en la pared. Con esto quería representar la diversidad que hay en esta ciudad. Las miniaturas aparecieron después; de alguna forma salieron de esas puertas", afirma.

Las puertas de Pablo Delgado empezaron a aparecer en muchas de las paredes de la ciudad y tras ellas llegaron multitud de otras figuras, como todo tipo de personas o incluso animales.

"La idea es representar cómo percibo a la sociedad. Me gusta poner cualquier personaje que uno pueda encontrarse en la calle, no busco nada específico. Lo curioso es la forma en la que interactúan mis personajes. Juego mucho con cómo combinarlos", comenta.

Poco a poco su obra se empezó a ser conocida y hace algo más de un año uno de las mayores diarios británicos publicó una entrevista con el mexicano. Ahora expone por primera vez en la ciudad, algo que cree hubiera sido mucho más difícil de conseguir en México.

México en su obra

"En México, la gente no tiene mucha capacidad adquisitiva así que el arte es lo último en lo que se piensa. Aquí sin embargo se dan el lujo de gastar en arte, y eso te permite dedicarte a ello", dice.

Pero a pesar de las posibilidades que encontró en la ciudad, México sigue presente en su vida y también en su obra.

"Londres me ayudó a sentirme cómodo para salir a la calle, pero dentro de mi discurso México tiene una influencia enorme. Digamos que Londres me motivó físicamente a lanzarme y México inspira los elementos de mi obra", explica.

Después de tres años en la capital británica reconoce que se siente bien, pero también asegura que no le importaría estar haciendo allí lo mismo que hace aquí.

"En México la gente es muy malinchista, o sea admira mucho lo que viene de afuera, y pienso que a la hora de regresar va a contar el hecho de que haya estado aquí. Si me hubiese quedado allí creo que mi camino para llegar a poder dedicarme a lo que quiero hubiera sido más largo", opina.