• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

Conoce los métodos más populares para que no espíen tus correos de trabajo

Edward Snowden es visto como un héroe por algunos y como un traidor por otros | Foto: BBC Mundo

Edward Snowden es visto como un héroe por algunos y como un traidor por otros | Foto: BBC Mundo

La canciller alemana, Ángela Merkel, la compañía de entretenimiento Sony y los usuarios de un sitio de citas para personas casadas son algunas de las víctimas del espionaje cibernético.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Nadie parece estar a salvo de los entrometidos ojos de los espías.

Han pasado dos años desde que Edward Snowden filtró detalles de una operación masiva de vigilancia encubierta realizada por la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos (NSA) y por el británico Cuartel General de Comunicaciones del Gobierno.

La canciller alemana, Ángela Merkel, la compañía de entretenimiento Sony y los usuarios de un sitio de citas para personas casadas son algunas de las víctimas del espionaje cibernético.

Pero, ¿cómo han respondido las empresas ante esas revelaciones?, ¿Qué están haciendo las compañías para fortalecer sus defensas contra los hackers?, ¿Cómo blindar el necesario intercambio de información que ocurre a través, por ejemplo, del correo electrónico?

"Nervios"

Un estudio del Instituto Ponemon, realizado en abril, indica que ha habido un incremento de 34% en el uso de métodos que ocultan datos mediante claves por parte de las empresas para proteger sus comunicaciones.

Matt Richards, vicepresidente de productos de OwnCloud, una compañía de seguridad de información, asegura que los titulares de la prensa sobre los ataques por internet han generado una gran demanda de privacidad.

"La gente se ha puesto nerviosa y hay muchas personas interesadas en hablar con nosotros", afirma Richards.

Chris Gulotta, un abogado que vive en Manhattan, indica que su empresa aplica el sistema de seguridad de correos de DataMotion para mantener la privacidad de todos los correos de su personal. "Creo que la gente ya se está acostumbrando a interactuar con canales seguros", comentó Chris.

Pero no solo los abogados y las grandes compañías están reforzando sus fortalezas. Cuando los correos de Sony fueron espiados y publicados en 2014, muchas conversaciones privadas y embarazosas quedaron expuestas a la luz pública.

La clave del éxito

Durante mucho tiempo, el uso de correos que convierten textos normales en textos codificados para que las personas que no conozcan el código sean incapaces de leerlo,  era un proceso interminable.

"Desde nuestra perspectiva, eso realmente no nos ofrecía una solución práctica", comentó Gavin Kearney, cofundador de la empresa de correo seguro Jumble. "Le quitamos a los usuarios el tener que crear y manejar cualquier clave requeridas", indicó.

El proceso de Jumble es automático. Los que no son usuarios de Jumble pueden abrir los mensajes que reciben a través de una página web, mientras este proceso se realiza en el navegador nadie más puede ver su contenido.

"No necesitas ser mecánico para conducir un vehículo. De igual modo, para lograr un uso seguro del correo no deberías tener que conocer todos los pequeños detalles y complejidades, algoritmos, o tener que manejar y controlar las claves", afirma Kearney.


Redes privadas

El crecimiento de los servicios de información y el hecho de que muchos usuarios trabajen usando sus propios aparatos ha hecho del tema de la seguridad de la información un tema cada vez más importante para las empresas.

Acceder al correo corporativo desde el aeropuerto o en un café haciendo uso de un servicio gratuito de wifi crea un riesgo potencial de que la información corporativa pueda ser espiada.

Aquí es cuando aparecen las redes virtuales privadas (VPN, según sus siglas en inglés).

Tradicionalmente preferidas por usuarios que buscan esconder su dirección IP y mantener sus hábitos de navegación privados, las VPN están captando cada vez más el interés de las empresas, según explica Dan Gurghian, co-fundador de Amplusnet, casa matriz de la compañía Invisible Browsing VPN.

Por su parte, la empresa británica HideMyAss afirma que ahora cuenta con una parte de su personal dedicada a vender cuentas de este tipo al mayor para las empresas.

"Esto genera un buen ingreso", dice el gerente de operaciones Danvers Baillieu. "No puedo mencionarlos, porque se trata de compañías privadas, pero tenemos empresas grandes y muy conocidas en internet usando nuestro servicio".

Las VPN también están demostrando ser populares entre las empresas que operan en países donde existe censura, comenta Andre Elmoznino Laufer, jefe de desarrollo de SaferVPN.

Robert Knapp, jefe de CyberGhost, una empresa proveedora de servicios de VPN, considera que desde el caso Snowden las redes privadas virtuales han atravesado una especie de proceso de cambio de imagen.

Liberando la velocidad

William Bauer asegura que lo que le ocurrió inicialmente a Royce Leather fue una pequeña caída en la productividad mientras los empleados se familiarizaban con el sistema, pero "los beneficios de ocultar datos eran un sacrificio que había que hacer en el corto plazo", concluye.

La tecnología aplicada a la privacidad del correo en esta época significa que cualquier disminución de la velocidad en el tráfico es insignificante, asegura Ashish Patel, uno de los directores de Intel Security.

"Si te enviara un correo que no estuviera cifrado y te enviara otro oculto al mismo tiempo, para el momento en que lo recibieras y lo abrieras no notarías la diferencia", apunta.

Sin embargo, cuando se trata del uso de VPN, Laufer reconoce que la comunicación "será inevitablemente un poco más lenta que sin el VPN, independientemente de lo que el proveedor de VPN asegure".

"Se trata de un pequeño precio para garantizar la seguridad de la información corporativa sensible", afirmó.

Por supuesto, nunca podremos saber si todo este esfuerzo adicional en seguridad ha sido exitoso en mantener a los espías a raya.

Podría ser necesario que surja otro Snowden, con todas las amenazas a la seguridad nacional que eso implica, para responder a esa pregunta de un millón de dólares.