• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

Médico español "recupera" clítoris mutilados de mujeres víctimas de ablación

El doctor Pere Barri Soldevila dice que las pacientes con ablación de clítoris quieren sentirse como cualquier otra mujer | Cortesía BBC Mundo

El doctor Pere Barri Soldevila dice que las pacientes con ablación de clítoris quieren sentirse como cualquier otra mujer | Cortesía BBC Mundo

El doctor Pere Barri Soldevila hace esta intervención quirúrgica de forma gratuita a las mujeres que viven en España. Hasta el momento ha operado a más de 40 mujeres en el hospital privado Instituto Universitario Dexeus

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Rosa y Wenkune son víctimas de la mutilación genital y esperan que una operación les cambie la vida. En Barcelona, España, hay un médico que les ofrece cirugía reconstructiva a mujeres africanas que, de niñas, sufrieron ablación de clítoris.

"Cualquier cirugía es algo aterrador. Pero esto es tan serio, te afecta tanto. Es difícil imaginar que algo que te han quitado hace tanto tiempo pueda ser reemplazado. No tienes idea de cómo te enfrentarás al cambio que viene", reflexiona.

Wenkune nació en Burkina Faso y lleva viviendo en España una década. Esta activista por los derechos de la mujer roza los 40 años y es madre de cuatro niños. Vive con el recuerdo de lo que le pasó cuando tenía cinco años.

"Es como una película en mi cabeza. Cada vez que voy a mi pueblo, me acuerdo. El lugar en el río donde me cortaron, la casa donde me llevaron después. Si has sido maltratada y abusada de esa manera, es algo que no te puedes sacar de la cabeza".

El doctor Pere Barri Soldevila hace esta intervención quirúrgica de forma gratuita a las mujeres que viven en España. Hasta el momento ha operado a más de 40 mujeres en el hospital privado Instituto Universitario Dexeus, donde dirige el equipo quirúrgico de ginecología.

La intervención, cuya efectividad ha sido cuestionada por algunos especialistas, "excavar" el clítoris oculto, la parte que no fue destruida durante la mutilación, y exponerlo otra vez.

"El objetivo de la cirugía es restaurar la anatomía del clítoris y su función", explicó. "Esto significa eliminar todo el tejido de la cicatriz para entonces identificar lo que queda del clítoris y reponerlo en su lugar natural. No es una cirugía complicada".

El cirujano francés Pierre Foldes fue el pionero de la técnica, y Barri aprendió cómo hacerlo cuando estudió en París.

Rosa tiene fecha para la operación el mismo día que Wenkune. Tiene 20 años, nació en Guinea Bissau pero vive en Europa desde que tiene 12. Es radiante y alegre, y vive con Thiago, su novio español. Pero está muy preocupada.

"Antes de estar con Thiago, no sabía qué era lo que estaba mal. Sólo sabía que tenía algo raro, que algunas de mis amigas tenían algo y yo no, Tenía 5 o 6 años cuando mi abuela y algunas de sus amigas me cortaron. Recuerdo algunas escenas, alguien sujetándome las manos y brazos, y otra personas las piernas".

Barri dice que las pacientes con ablación de clítoris quieren sentirse como cualquier otra mujer y explica que escucha esto con frecuencia de sus pacientes. "Hay un resultado físico del procedimiento, pero también hay uno psicológico, y es el de dejar de ser diferente".

Se trata de un proceso complejo para estas mujeres. Al optar por la cirugía están en contra de las tradiciones de sus comunidades de origen.

"Y por eso no nos llegan muchos pacientes", aclara Barri. "Sólo vemos a mujeres que han decidido romper con esas reglas de la sociedad. Las primeras pacientes que vimos estaban muy asustadas; era casi como si estuvieran haciendo algo ilegal".

Tanto Rosa como Wenkune tienen el apoyo de sus parejas, pero sólo les han dicho a una o dos personas más cercanas sobre la intervención.

Para algunos activistas contra la ablación hay una preocupación de que el mensaje de prevención se debilite si las comunidades africanas creen que es algo que se puede revertir.

Barri no está de acuerdo: "Ofrecer la reconstrucción y hablar al respecto es una muy buena herramienta de prevención. Nosotros algunas veces salimos y damos charlas a asociaciones de mujeres y ONG, y también hablamos con los padres de nuestros pacientes".

La operación

Algunos activistas temen que la operación para restaurar el clítoris puede enviar un mensaje equivocado a las comunidades donde se practica la ablación.

La operación lleva menos de una hora. Pasan la noche en habitaciones privadas del hospital y se van a casa al día siguiente. Barri asegura que normalmente los resultados de la cirugía son buenos.

"Cerca del 90% tienen una buena restauración anatómica. Esto no significa que sea perfecto, pero para alguien que no entienda mucho no verá ninguna gran diferencia. Y el 70% de las pacientes recuperan sensibilidad en la zona".

El año pasado, el francés Pierre Foldes y sus colegas publicaron un estudio en la revista médica británica The Lancet.

En 11 años su equipo ha operado a casi 3.000 mujeres. Unas 866 pacientes (el 29%) participaron en un seguimiento después de un año de someterse a la cirugía. De ellas, 821 informaron tener una mejoría o al menos no un empeoramiento del dolor; 815 dijeron experimentar placer clitoriano y 431 aseguraron tener orgasmos.

A pesar de no tener un grupo de control, el resultado sonó positivo. No obstante, un reputado equipo británico, conformado por asesores en ginecología, obstetricia y psicología, tomó cartas en el asunto y le envió una carta a The Lancet.

"Esas afirmaciones son anatómicamente imposibles", escribieron. "En la parte del cuerpo donde se mutila el clítoris, el haz neurovascular no se puede preservar. Por lo tanto, no hay es real la aseveración de que una cirugía puede volver a exponer un tejido'oculto.  La campaña contra la ablación del clítoris puede verse afectada por una falsa afirmación de que el daño puede ser revertido".

"Es una cuestión de saber de lo que estás hablando. Nunca he visto a una mujer mutilada sin clítoris restante. Cada vez que tenemos que retirar todo el clítoris, por ejemplo en un caso de cáncer, no es algo fácil de hacer. Normalmente las pacientes, al menos aquellas que han sobrevivido a la ablación, siempre tienen un clítoris restante. Así que siempre se pueden beneficiar de reponerlo en el lugar correcto", expuso Barri.

Cuatro meses más tarde, Rosa, a quien se le reconstruyó el clitoris sonríe y ríe cuando habla de su vida sexual tras la operación. "No recuperé la sensibilidad completamente. Pero el miércoles tuve mi primer orgasmo. ¡Fue mucho mejor que antes! Ahora me siento como una mujer".

"Más que cualquier cosa, más que el sexo, lo que quería era recuperar mi cuerpo, el que tenía de niña antes de que me cortaran. Y cada vez que me baño y me miro, me pone triste. Y claro, si estas triste, sexualmente no funciona", aseguró.

"Cuando ves los resultados de forma global nos alienta para ofrecer la cirugía a mujeres con ablación. Pero es cierto que esta cirugía no es un auto que compras. Y no puedes siempre tener un resultado 100%". Sea como fuere la eficacia de la intervención, nunca podrá cambiar el pasado de las mujeres como Rosa y Wenkune, explicó Barri.

"La única solución, antes de pasar por una cirugía reconstructiva,  es no practicar la mutilación genital en primer lugar y luchar para proteger los derechos de la mujer y las niñas", dice con lágrimas Wenkune. "Espero poder enseñar al mundo entero sobre el daño que hace la ablación".