• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

El marido que suplica que no ejecuten a su mujer

Daniel Wani acaba de visitar a sus hijos que viven con su madre en prisión. / BBC MUNDO

Daniel Wani acaba de visitar a sus hijos que viven con su madre en prisión. / BBC MUNDO

El esposo de una mujer que enfrenta la pena de muerte en Sudán por abandonar su fe le dijo a la BBC que tiene la esperanza de que una apelación contra la sentencia por delito de apostasía tenga éxito

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Daniel Wani dice que su esposa, Meriam Ibrahim, se encontraba bien cuando la vio el miércoles, un día después de que diera a luz en prisión.

De acuerdo con la ley islámica, impuesta desde 1980, puede cuidar a su bebé durante dos años antes de que se le aplique la sentencia.

Su delito: adulterio. Aunque está casada, Wani es cristiano y eso invalida bajo la ley islámica. La condena incluye cien latigazos.

Pese a que Ibrahim fue criada como cristiana ortodoxa, las autoridades la consideran musulmana.

"Historia de amor"

Wani, que es ciudadano estadounidense, está encantado de ver a su nueva hija. "Es increíble, estoy tan feliz", le dijo a la BBC.

Pero lo que más le preocupa es su hijo de 20 meses que ha estado viviendo con su madre en prisión desde febrero.

El juez determinó que Wani no tenía derecho a la custodia del niño pues su matrimonio no es válido.

"Su actitud ha cambiado mucho", dice Wani respecto a su hijo. "Solía ser un niño feliz. Cuando fui, sólo me miró, ni siquiera sonrió".

"A veces están de muy mal humor. Cada vez que voy a visitarlos, lo único que quiere es venirse a casa conmigo".

Nacido en lo que ahora es Sudán del Sur, Wani se fue a Estados Unidos, en lo peor de la guerra civil.

Conoció a Ibrahim en 2011, durante una visita a Sudán. Se casaron en la iglesia principal de Jartum.

"Hay una historia de amor entre ellos", le dice a la BBC su abogado, Elsharef Alí.

Wani, quien está en silla de ruedas, dice que está furioso por el encarcelamiento de su esposa.

Tuvo que dar a luz con unas pesadas cadenas en sus piernas, aunque cuando la vio en prisión ya se las habían sacado.

Ibrahim fue criada como cristiana ortodoxa, la religión de su madre, porque su padre, musulmán, estuvo ausente durante su infancia.

Para Wani, su mujer está en el derecho de elegir su propia religión.

"Ella fue criada por su madre, iba a la iglesia y no creo que eso signifique que se haya convertido del Islam a cristiana".

De acuerdo con su abogado, Wani y su esposa fueron arrestados por primera vez en septiembre de 2013 y luego liberados bajo fianza.

La corte agregó en febrero de 2014 el cargo de apostasía cuando Ibrahim se declaró cristiana. En ese momento fue puesta bajo custodia.

Aunque su sentencia a muerte ha sido condenada internacionalmente, corresponsales señalan que este tipo de sentencias raramente son ejecutadas en Sudán.

Los 100 latigazos están previstos para cuando se recupere del parto.