• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

Cinco mapas que muestran la expansión internacional de Estado Islámico

Los militantes de EI han hecho avances en las últimas semanas en Libia | Foto: BBC Mundo

Los militantes de EI han hecho avances en las últimas semanas en Libia | Foto: BBC Mundo

Esta toma de territorios tiene como objetivo establecer un estado dirigido por un sólo líder político y religioso que sea regido por la ley islámica, la Sharia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

"La idea del califato islámico se ha extendido a África Occidental". Con esa contundente frase un portavoz del autodenominado Estado Islámico (EI) anunció que ese grupo militante aceptaba el ofrecimiento de lealtad de Boko Haram, otra organización del extremismo islámico.

En un audio que se hizo público el pasado jueves y que no ha podido ser verificado independientemente, un hombre que dice hablar en nombre del líder de EI, Abu Bakr al Bagdadi, da la bienvenida a los "hermanos" nigerianos a su coalición.

"Llamamos a los musulmanes de todo el mundo a jurar alianza al califa", afirmó el portavoz del grupo que ha sido condenado a nivel internacional por sus tácticas brutales, como matanzas masivas y decapitaciones.

La alianza es parte de una cruzada internacional del grupo militante islamista que surgió de una rama de Al Qaeda en Irak y, tras avanzar en una Siria golpeada por la larga guerra civil, ya ha hecho acuerdos similares con yihadistas de la península Arábiga y el norte de África.

BBC Mundo le presenta a través de una serie de mapas el avance internacional de Estado Islámico que tiene como objetivo establecer un estado dirigido por un sólo líder político y religioso que sea regido por la ley islámica, la Sharia.

Medio Oriente

El rápido avance en Siria e Irak de los combatientes de EI en 2014 llevó el caos a la región y provocó la reacción de EE UU que emprendió bombardeos aéreos contra posiciones claves del grupo.

   

En junio, el grupo yihadista, al que se han unido combatientes de todo el mundo, anunció la creación de un "califato", un estado islámico que se extendía desde Alepo, en Siria, a la provincia de Diyala, en Irak.

EI controla amplias franjas de ambos países, incluidas las ciudades iraquíes de Mosul y Tikrit, pese a que las tropas gubernamentales iraquíes continúan su avance en esa ciudad.

Estados Unidos lidera una coalición para combatir a los militantes que ha emprendido más de 1.400 bombardeos aéreos contra objetivos de EI en Irak desde agosto.

En la vecina Siria, EE UU también ha llevado a cabo más de 1.000 ataques junto con Bahréin, Jordania, Qatar, Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos en áreas tomadas por EI.

Península Arábiga y el norte de África

En la península Arábiga, Estado Islámico ha establecido vínculos con grupos yihadistas de Yemen y Arabia Saudita.

   

Así lo anunció en noviembre pasado Abu Bakr al Baghdadi cuando declaró que aceptaba las ofertas de alianza de yihadistas de esos países así como los de Egipto, Libia y Argelia, en el norte de África.

    

El avance del grupo en Libia se ha reflejado en las últimas semanas en las informaciones de militantes que se asemejan a las tácticas usadas por EI en Siria e Irak.

A mediados de febrero, por ejemplo, se divulgó un video de la supuesta decapitación de 21 cristianos coptos o la muerte de varias personas en un hotel de Trípoli o el secuestro de varios extranjeros petroleros.

Todo eso se produce en un país que vive un vacío político y de seguridad desde 2011, cuando un levantamiento popular y la posterior intervención de una coalición internacional terminó con el régimen de Muamar Gadafi.

Desde entonces, numerosos grupos armados se disputan el control del país.

   

África Occidental

La aceptación de la alianza con el grupo islamista Boko Haram sella el avance de EI en África Occidental.

   

Boko Haram empezó una campaña de ataques con bomba en Nigeria en 2009 en un intento para imponer la ley islámica en el norte del país, donde ya controla diferentes poblaciones.

Además, ha emprendido campañas en países vecinos.

A principios de esta semana, el presidente nigeriano, Goodluck Jonathan, le dijo a la agencia estadounidense Voz de América que había militantes de Boko Haram viajando a campos de entrenamiento de Estado Islámico.

Pero no especificó a qué países viajaban y no está claro cuán fuertes son los vínculos entre ambos grupos.