• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

5 maneras insospechadas de quemar calorías

Foto: Thinkstock

Foto: Thinkstock

Ir de compras, cocinar y limpiar son algunas de las actividades que se pueden poner en práctica para mantener la figura

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Pareciera que ganar peso es tan inherente a la Navidad como Santa Claus, el árbol, las luces y los regalos.

Correr algunos kilómetros a diario o hacer unos cuantos largos en la piscina de forma regular son maneras de sobra conocidas para mantener los kilos a raya.

Pero existen otras formas que posiblemente ni sospechas de quitarte de encima las calorías extra y de llegar a fin de año dispuesto para otro exceso.

BBC Mundo te explica algunas de estas alternativas.

1. Compra hasta desfallecer

Santa ya pasó por casa a dejar sus regalos, pero aún hay excusas para ir de shopping. En muchos países es temporada de rebajas y en los que no siempre hay ofertas y descuentos especiales.

Esta actividad, si se hace a conciencia, es una buena manera de quemar calorías.

Las pesadas bolsas de compras ayudan a ejercitarse.

La clave está en visitar varias tiendas, ir de comercio a comercio a pie y evitar las escaleras mecánicas.

Esto aumentará tu ritmo cardíaco y trabajarás la resistencia, sobre todo si lo haces cargado de bolsas y paquetes.

Según los expertos, empujar un carrito lleno hasta arriba por los pasillos de un centro comercial durante media hora te hace gastar unas 100 calorías.

Lo que se convertirá en varios cientos durante una larga jornada de compras.

2. Empaca la decoración navideña

Puede que quitar la decoración de Navidad no te parezca una tarea particularmente agotadora, pero te sorprenderá saber cuántas calorías puedes quemar empacando.

Remover los adornos navideños implica su esfuerzo.

Si lo haces a un ritmo vigoroso, y además tienes que subir varias cajas de adornos al ático o bajarlas al garaje, más aún si tienes que guardar el árbol, será casi como practicar deporte.

Durante una hora puedes llegar a gastar 350 calorías; el equivalente al contenido del postre de la cena de Nochebuena o del último trago de licor.

3. Limpia

Si empacar es desgastante, limpiar no lo es menos.

Y en el periodo navideño, sobre todo si se tiene invitados, suele haber mucho para lavar, fregar y reordenar.

Pasar la aspiradora puede hacerte gastar hasta 120 calorías.

Sacudir el polvo durante media hora hace que gastes unas 80 calorías, planchar unas 75 y trapear 70.

Si decides pasar la aspiradora, la cifra sube hasta 120, el número de calorías que hay en un vaso de vinotinto.

Además, si los invitados se quedan a dormir, te tocará también cambiar sábanas, lo que aumentará el gasto energético.

4. Cocina, pero sin catar

Pero para comer alguien tiene que cocinar. Y quien lo haga, aún sin saberlo, estará quemando parte de las calorías que consumirá después.

El asunto es cocinar sin probar demasiado en el proceso.

Preparar un menú completo te puede hacer gastar hasta 70 calorías, siempre que no degustes los deliciosos platos con la excusa de comprobar la cantidad de sal.

Si encima te toca poner la mesa y tienes que recorrer varias veces la distancia entre la cocina y el comedor, el gasto de energía será mayor.

Y si después de comer nadie te ayuda a lavar los platos, te consolará saber que cada 15 minutos que inviertas en la tarea gastarás 40 calorías.

5. Deja el trago y baila

Muchas de las fiestas terminan en una pista de baile.

Siempre está la opción de quedarse cerca de la barra, con el trago en la mano.

Lo mejor es que bailando ni siquiera notas el esfuerzo de quemar calorías.

Pero si tu intención es quemar calorías, la opción más inteligente es lanzarte a bailar.

Con sólo 30 minutos moviendo el esqueleto se puede llegar a quemar hasta 195 calorías.

Y cuanto más enérgico sea el baile, mayor será el gasto calórico.