• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

La maldición de los Cachorros de Chicago y otras supersticiones del deporte

Los Cubs fueron barridos en cuatro juegos por los Mets de Nueva York en la final por el campeonato de la Liga Nacional / USA Today

Los Cubs fueron barridos en cuatro juegos por los Mets de Nueva York en la final por el campeonato de la Liga Nacional / USA Today

El equipo de grandes ligas tiene 107 años sin ganar una Serie Mundial

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ni la predicción de la película Volver al futuro pudo romper la maldición más longeva de la historia del béisbol.

Y es que parece que no hay forma que los Cachorros de Chicago vuelvan a jugar una Serie Mundial del béisbol de Grandes Ligas.

En la secuela de la película, estrenada en 1989, cuando Marty McFly viaja al 21 de octubre de 2015 se entera que los Cachorros acaban de ganar –¡por fin!– la Serie Mundial.

Pero, en la vida real, ese fue el día en que los Cachorros fueron eliminados por los Mets de Nueva York, que los barrieron de la serie final de la Liga Nacional con cuatro victorias consecutivas.

Chicago no ha ganado el máximo título del béisbol estadounidense desde 1908 y no llega a un clásico de octubre desde 1945, año en el que nació la maldición que muchos creen es la razón por la que el popular equipo de béisbol no puede disputar la ansiada serie final.

Es por eso que se han recopilado cinco de las maldiciones, cábalas o supersticiones que todavía siguen presente en el deporte.

Los Cachorros y la maldición de la cabra Billy

Según cuenta la leyenda, el hechizo fue obra de un aficionado que fue expulsado del estadio por estar acompañado por una cabra.

Hasta 1945 a los Cachorros no les había ido tan mal, incluso estuvieron cerca de la gloria en varias ocasiones.

Sin embargo, en ese fatídico año el dueño de un bar, William Sianis, acudió a un partido de la Serie Mundial –como solía hacer– acompañado de su cabra mascota.

Aparentemente, el animal despedía semejantes olores que las quejas del público terminaron por provocar que Sianis fuese expulsado del estadio.

Pero el agraviado tuvo la palabra final: "Nunca más ganarán una Serie Mundial", habría dicho. Y no les pudo haber ido peor a los Cachorros desde entonces.

Ni siquiera la "ejecución" de una pelota de béisbol en 2004 pudo romper el maleficio.

El Benfica y los 100 años de Guttmann

El laureado club portugués no puede olvidar la tarde en la que despidió a su entrenador Béla Guttmann en 1962.

Ese año, tras conquistar la Copa de Europa con una fantástica actuación de Eusebio, los dirigentes de las águilas de Lisboa discutieron con el entrenador húngaro, quien aseguró que su exequipo no volvería a ganar un título europeo en 100 años.

Tal fue su profecía que el Benfica desde entonces ha disputado ocho finales continentales, perdiendo las ocho.

La más reciente fue en 2014 cuando perdió en la definición por penales frente al Sevilla español.

El único consuelo para los aficionados es que con cada año que pasa es un año menos que hay que esperar.

Las "lesiones" del videojuego Madden

La leyenda de la "maldición" de Madden, el nombre del popular juego de fútbol americano, nació de una broma que creció como una superstición que ha llevado a los aficionados a realizar agresivas campañas para que sus ídolos no sean la imagen del videojuego.

Todo comenzó cuando Garrison Hearst, de los 49ers de San Francisco, fue el primer jugador en aparecer en la carátula del videojuego en 1999.

En el segundo partido de post temporada, Hearst se fracturó el tobillo y no pudo jugar en los dos años siguientes a la lesión.

Y de las 18 ediciones del videojuego desde entonces, en 17 los jugadores han tenido problemas de diferente tipo, desde lesiones de gravedad hasta perder el estado de forma que los catapultó a la fama.

Ha habido excepciones, como Calvin Johnson de los Lions de Detroit, pero no cabe duda que toda la atención esta temporada se centrará en Odell Beckham Jr. de los Giants de Nueva York, quien apareció en la última portada.

El número 13 en Fórmula 1

Durante años, la principal categoría de automovilismo olvidó el número que en muchas culturas representa el de la mala suerte.

De hecho, su ausencia en la parrilla de salida se remontaba hasta comienzos del siglo pasado, cuando en 1925 y 1926 los pilotos Paul Torchy y Giulio Masetti murieron al sufrir graves accidentes mientras corrían con ese número.

El 13 se vio fugazmente en los circuitos en dos ocasiones en 1963, con el mexicano Moisés Solana, y en 1976, con la inglesa Divina Galica, pero si bien su presencia no causó ninguna fatalidad, tampoco brindó suerte a los pilotos.

No fue hasta 2014 cuando el 13 reapareció en la categoría, cuando se dio libertad a los pilotos a escoger un número que los identificara.

Fue así que el venezolano Pastor Maldonado optó por utilizarlo en su monoplaza de la escudería Lotus inspirado por la relación de ese número con grandes beisbolistas de su país, en especial con David Concepción, leyenda de la región de la que Maldonado es oriundo.

Pero lo cierto que su desafío a la suerte no le ha dado buenos resultados y desde entonces Maldonado, quien es el único venezolano en ganar una prueba de F1, sólo ha sumado 24 puntos y no ha podido llegar por arriba que el séptimo lugar.

La virgen de Tilcara

Argentina estuvo cerca, pero la derrota frente a Alemania en la final de la Copa del Mundo de Brasil no hizo más que aumentar la leyenda sobre la promesa incumplida por la selección albiceleste campeona del mundo de 1986.

Según recuerdan los habitantes de la pequeña población de la provincia de Jujuy, los dirigidos por Carlos Bilardo, que entrenaron unos días en esa localidad para simular los efectos de la altura de Ciudad de México, prometieron a la Virgen de Copacabana del Abra de Punta Corral que regresarían al lugar si ganaban el Mundial.

Maradona se lució, Argentina ganó su segundo mundial y entre las celebraciones la promesa nunca se cumplió.

Bilardo no se recuerda de ninguna promesa en específico, pero en Argentina la leyenda aumenta y antes del Mundial de Brasil hubo una campaña para que los integrantes de la selección campeona de 1986 regresen a Tilcara a cumplir con su promesa.

Sólo así, aseguran, Argentina podrá nuevamente conquistar el mundo. ¿Lo harán para Rusia 2018?