• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

El libro que se puede usar para leer y filtrar agua contaminada

El próximo paso es hacer pruebas más grandes, en la que los residentes utilicen los filtros ellos mismos | Foto: Waterislife / Kristine Bender

El próximo paso es hacer pruebas más grandes, en la que los residentes utilicen los filtros ellos mismos | Foto: Waterislife / Kristine Bender

El estado de contaminación del agua después del filtrado fue similar al del agua del grifo en Estados Unidos, señalaron los investigadores

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un novedoso método para filtrar agua para el consumo humano demostró ser altamente efectivo en las primeras pruebas de campo.

Se trata de un libro, cuyas páginas cumplen dos funciones: explican cómo y por qué se debe filtrar el agua y, al arrancarlas, pueden usarse como filtro.

Las hojas contienen nanopartículas de plata o cobre que matan a las bacterias presentes en el agua a medida que atraviesan el papel.

En ensayos en 25 fuentes de agua contaminada en Suráfrica, Ghana y Bangladesh, el método eliminó más de 99% de las bacterias.

El estado de contaminación del agua después del filtrado fue similar al del agua del grifo en Estados Unidos, señalaron los investigadores.

Pequeños restos de plata y cobre se colaron en el agua, pero los niveles de estas partículas se encontraban por debajo de los límites de seguridad.

Los resultados de estas pruebas fueron presentados en la 250º reunión nacional de la Sociedad Química Estadounidense en Boston.

Eficiente y barato

Teri Dankovich, investigadora de posgrado de la Universidad Carnegie Mellon en Pittsburgh, desarrolló y probó esta tecnología a la largo de varios años.

"Está dirigida a comunidades en países en desarrollo", explica Dankovich, y enfatiza que 663 millones de personas en el mundo no tienen acceso a agua potable.

"Lo único que tienes que hacer es arrancar una hoja, colocarla en un simple contenedor para el filtro y echarle agua de río, arroyos o pozos. Así obtendrás agua limpia y bacterias muertas", le dijo Dankovich a la BBC.

A medida que pasan por el filtro, las bacterias absorben iones de plata o cobre, dependiendo de las nanopartículas que se usen.

El costo de hacer el libro es de unos pocos dólares y cada hoja cuesta alrededor de diez centavos de dólar.

Ríos mezclados con aguas servidas

Según los resultados de los ensayos, una página puede limpiar hasta 100 litros de agua. Un libro, puede filtrar la cantidad de agua que consume una persona en cuatro años.

En promedio, el porcentaje de bacterias en las muestras de agua filtrada se redujo 99%, y en la mayoría de los casos el agua quedaba 100% limpia.

El libro explica por qué es importante filtrar el agua que se bebe.

Para Dankovich, que realizó ensayos primero en laboratorio y luego en el terreno, fue muy emocionante ver los resultados.

Uno de los sitios donde se hizo la prueba, recuerda, fue particularmente difícil.

"En un lugar tiraban literalmente aguas residuales sin tratamiento al arroyo, que tenía niveles muy elevados de bacteria", afirmó.

"Pero nos quedamos muy impresionados con el desempeño del papel, pudo matar a casi todas las bacterias. Éstas eran muy repugnantes, así que pensamos: si sirve para filtrar esto, probablemente puede hacer mucho", señala Dankovich.

La investigadora y sus colegas esperan aumentar la producción del papel, que actualmente ella y sus estudiantes hacen a mano y hacer ensayos en los que las comunidades mismas usen el filtro sin su ayuda.

Virus

En opinión de Daniele Lantagne, ingeniera medioambiental de la Universidad Tufts, en EE.UU., cree que los datos aportados por estas pruebas son promisorios.

Sin embargo, cree que no está claro si este papel puede también eliminar del agua otros microorganismos que causan enfermedades.

Libro filtroUn libro puede filtar el agua que consume una persona durante cuatro años.

"Me gustaría ver resultados sobre virus y protozoarios", indicó Lantagne.

"Es (un método) promisorio pero no va a salvar el mundo mañana mismo. Dieron un paso importante pero hay más etapas que atravesar", señaló la ingeniera.