• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

¿Es el inodoro lo más sucio de nuestro hogar?

Científicos explicaron por qué la mala reputación del inodoro es injusta

Científicos explicaron por qué la mala reputación del inodoro es injusta

En el Día Mundial del inodoro los científicos quieren lavar la reputación del que normalmente se considera el lugar más sucio y repulsivo de nuestro hogar

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Expertos destacan que estamos equivocados, que de hecho el asiento del inodoro es una de lugares más limpios de nuestro hogar, mientras lugares que no sospechamos son notablemente más proclives a presentar restos fecales.

El Dr. Chuck Gerba, quien es profesor de microbiología en la Universidad de Arizona, en Estados Unidos, estudia cómo las enfermedades se transfieren en el entorno. Su trabajo involucra el análisis de distintos objetos domésticos y medir cómo las bacterías, y qué tipo de bacterias, se desarrollan.

Gerba busca sobre todo bacterias fecales como la E.coli y el staphylococcus aureus.

El científico descubrió así que el asiento de un inodoro dentro de la media contiene unas 50 bacterias por cada 2,54 cm cuadrados (1 pulgada cuadrada).

"Es una de las cosas más limpias que te encontrarás en términos de microorganismos", explicó, "es nuestra medida de oro, no hay muchas cosas más limpias que un asiento de inodoro en lo que respecta a gérmenes".

Los objetos más sucios

No obstante, observó, deberíamos estar más preocupados por otros objetos del hogar.

"Normalmente hay 200 veces más bacterias fecales en una tabla de cortar que en un asiento de inodoro", apuntó.

En la cocina, estas bacterias no llegan directamente a través del contacto directo con las heces, sino con los productos cárnicos o las vísceras de los animales, que contienen muchas bacterias de orígen fecal.

¿Entonces es mejor cortar vegetales en el asiento de un inodoro que sobre una tabla de cortar?

"Parece un lugar más seguro", afirma, "no es que lo recomiende, pero quizás deberían tratar a su tabla como tratan el asiento de su inodoro".

Hay un objeto que supera a la tabla en suciedad: la esponja o el trapo.

Según Gerba, en una pulgada cuadrada de esponja hay 10 millones de bacterias y un millón en una pulgada cuadrada del trapo de secar platos.

En otras palabras, la esponja de lavar platos es 200.000 veces más sucia que el asiento de un inodoro, y el trapo de secar 20.000 veces más.

"La cosa más sucia siempre es de lejos la esponja de cocina", asegura John Oxford, profesor de virología de la Universidad de Londres y director de el Consejo de la Higiene, un organismo internacional que compara estándares de higiene en todo el mundo.

Su último estudio examina muestras de hogares de nueve países distintos y descubrió que el 21% de los trapos de cocina "visiblemente limpios" tenían altos niveles de contaminación.

El estudio identificó bacterias fecales en otros lugares de la casa, algo que varía según el país.

Arabia Saudita tiene las neveras más sucias, con un 95% de las neveras con niveles elevados de E.coli. Mientras que en Sudáfrica lo más sucio es el sellado del baño, ya que dos tercios tenían niveles insatisfactorios de E.coli y un 40% presentaban moho.

Higiene del hogar y oficina

En 2010 un estudio sobre higiene en los hogares analizó 180 hogares en Australia, Canadá, Alemania, India, Malasia, Arabia Saudita, Sudáfrica, Reino Unido y Estados Unidos.

Los resultados mostraron preocupación por el sellado de los baños, ya que el 70% suspendieron por sus niveles de bacterias.

Le siguió el interior de las neveras; más del 40% de los hogares tenian altos niveles de bacterias y moho, mientras que el 36% de las toallas de cocina presentaron niveles inaceptables.

"Descubrimos que países como Australia, y en particular Canadá, ocupan un lugar alto en la lista de higiene... Los países ubicados más abajo son casi siempre, desafortunadamente, India y Malasia", detalló Oxford.

¿Qué pasa con otros espacios distintos a nuestro hogar?

Gerba dice que nuestra oficina es especialmente sucia.

"Mucha gente no se da cuenta de que hablan a algo sucio cada vez que atienden el teléfono, por que nunca se limpia".

"El escritorio medio tiene 400 veces más bacterias que el asiento de un inodoro", apuntó.

La bolsa de la compra

El supermercado tampoco se libra; "los carritos de la compra son realmente malos", advierte Gerba. Lo que es más, casi la mitad de las bolsas reusables tienen bacterias fecales".

"Algunas personas tienen más bacterias fecales en una bolsa de la compra que en su ropa interior, porque al menos ésta la lavan".

¿Qué supone todo esto en términos de riesgos a nuestra salud?

"Esta cantidad de bacterias, en especial de E.coli, es enorme", dice Oxford.

"E.coli es una bacteria indicadora. Por si sola podría no causar enfermedades horribles, pero indica que las heces están por ahí y que podrían tener otros organismos como la salmonela o la shigella, que son patógenos realmente virulentos".

Pero todos tocamos cosas muy sucias cada día, y en general no estamos constantemente enfermos.

"Somos afortunados al haber evolucionado durante dos millones de años y tener genes que sólo funcionan para activar nuestro sistema inmunitario", explica Oxford.

"Todos nosotros, en todos los países a donde hemos ido, confían bastante en la señora suerte, cruzando nuestros dedos. En una sociedad científica moderna lo que queremos es que la gente se de cuenta de que hay un problema y hay que llevar a cabo acciones".

Aclaración: ni la BBC ni la autora de este artículo le recomiendan cortar ningún tipo de alimento sobre el asiento de un inodoro.