• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

Los inconvenientes de ser rico

"Ser rico es mejor que no ser rico, pero no se acerca a ser tan bueno como te lo imaginas" / Foto Cortesía Getty

"Ser rico es mejor que no ser rico, pero no se acerca a ser tan bueno como te lo imaginas" / Foto Cortesía Getty

A la gente con dinero se le dificulta confiar en familiares y amigos  

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A menos que hayas nacido rico, probablemente en algún momento de tu vida has soñado con serlo.

Ya sabes, riqueza absurda, ganarte la lotería, fantasías de estilos de vida de los ricos y famosos, mansiones con un jardín bien cuidado, piscinas enormes, una isla personal, carros deportivos caros, jets privados y, bueno, montones de dinero extra solamente para hacer lo que te guste cuando te apetezca.

¿Qué les pasa a esos pocos con suerte cuyo sueño se ha hecho realidad? Acudimos al sitio de Internet Quora de preguntas y respuestas para algunos consejos sobre si vale la pena ser rico.

Ser rico es mejor que no ser rico, pero no se acerca a ser tan bueno como te lo imaginas.

La verdad

Sumas adicionales de dinero traen cambios: a veces para bien, o para mal.

Carol Philo vio a sus padres salir de la pobreza y convertirse en millonarios cuando su empresa de imprenta que manejaban desde una habitación de la casa despegó. Con los ingresos les llegó una obsesión por tener más y más.

“Mi mamá se volvió adicta al dinero… Nunca estaba satisfecha”, dice Philo, quien añade que con el paso de los años, las relaciones con la familia fueron desapareciendo. “Habiendo visto todo el panorama, diría que estar acomodado vale la pena. Volverte rico, no”.

Murat Morrison no puede estar más de acuerdo. Se forró en dinero cuando vendió su empresa camionera a finales de los 90. Dice que una cosa que aprendió le acompañará siempre. “El dinero compra comodidad”, dice Morrison. “Comodidad no es felicidad o satisfacción. En pocos años me sentí tan vacío como un tambor. Está bien vivir cómodo, pero es más satisfactorio ser feliz”.

La riqueza suele revelar la verdad de las personas, añade Paul Buchheit. “En general, agudiza las características que ya existen”, dice. “Si tú eres un patán, tener más dinero te hará probablemente aún más patán. Sin embargo, si tienes un propósito y un significado en tu vida que va más allá de perseguir la zanahoria dorada, el dinero te puede dar la libertad de dedicarte a las cosas que más te importan”.

Para Stu Sjouwerman, ese propósito era seguir trabajando. “Trabajé duro durante 15 años y vendí mi empresa de software. Me fui con una suma total en las decenas de millones, y me jubilé durante el asombroso período de… cinco días. Tienes que estar OCUPADO CON ALGO”, escribe. “Poco después comencé con mi nueva empresa y me sentí mucho más feliz”

Viviendo con los inconvenientes

Los inconvenientes de ser rico pueden sobrepasar los beneficios. “La primera cosa que se te viene a la cabeza al leer esto es 'qué mar de lágrimas'. No tienes derecho a quejarte de nada, nunca cuando eres rico, escribe un comentarista anónimo. “Dado que la mayoría se imagina que ser rico es alcanzar nirvana, no tienes derecho a tener necesidades humanas ni mostrar tus frustraciones. Pero sigues siendo un ser humano, aunque la mayoría no te trata como uno”.

Otros inconvenientes surgen en otros ámbitos como con los amigos y la familia. “La mayoría ahora quiere algo de ti, y puede ser más difícil saber si alguien es amable contigo porque te quiere a ti o a tu cuenta corriente”, continúa el anónimo. “Si aún no estás casado, buena suerte intentando averiguar (y/o siempre dudar) si tu pareja está atraída por ti o por tu dinero”.

El dinero y las prebendas

A pesar de las desventajas, existen beneficios por tener más dinero; así dice la mayoría de los comentarios.

“Ser rico es mejor que no ser rico, pero no es ni de cerca tan bueno como te lo imaginas”, dice el comentarista anónimo, que afirma tener US$15 millones tras la venta de una nueva empresa de tecnología. “Lo primero, una de las pocas cosas que te da el ser rico es que no tienes que preocuparte por el dinero como antes. Aún habrá algunos gastos que no puedes permitirte (y desearás poder hacerlo), pero la mayoría de los gastos pueden hacerse sin pensar cuánto cuestan. Esto claramente es mejor, sin duda”.

Y Christopher Angus, que dijo haber ganado su dinero vendiendo cuatro nuevas empresas pequeñas, dijo. “Prefiero tener dinero a que no, como en los últimos siete años, ya que el dinero me ha permitido libertades y experiencias que mucha gente no tendría en toda una vida. Por ejemplo, un año me di 25 vacaciones y en otra ocasión me gasté US$20.000 en una juerga de sábado en la noche”.

Mayores expectativas

La riqueza adicional conlleva otras expectativas. “Todo es relativo… El primer mes conduces un Audi o comes en un restaurante de lujo; y lo disfrutas de veras”, añade el comentarista anónimo. “Pero luego te acostumbras. Y llega el momento que esperas algo más, un nivel más alto. El problema es que reajustas tus expectativas, y todo lo inferior a ese nivel no te agrada tanto como antes”.

Angus, quien dice que ha tenido tanto dinero que no sabía qué hacer con él a sus 25 años, dijo que el aburrimiento vino rápidamente.

“Descubrí que tener dinero suficiente como para que casi cualquier objeto material o símbolo de estatus sea alcanzable ha eliminado el entusiasmo y el deseo de aquellas cosas que siempre quise pero que antes de mi éxito no podía adquirir. Un Porsche y todo lo demás ya no eran suficientes y en los siguientes tres años me compré otros cinco Porsches así como otros coches de lujo”, dice Angus. “Me volví adicto comprar estos símbolos para llamar la atención y hacer que la gente quiera pasar un rato conmigo por lo que tenía y lo que les podría dar”.

Sentimiento de aislamiento

Otro individuo exitoso con una fortuna de más de US$20 millones asegura que la riqueza ha sido un auténtico lastre. “Me forré bien a mis 35”, escribe el anónimo empresario tecnológico. “Yo quería ser rico y lo conseguí. Pero realmente siento que a lo mejor no vale la pena. Un camino más paulatino a la riqueza podría ser mejor para micarrera y para mi vida en general”.

¿La trampa? “Es imposible renunciar al dinero”, escribe el empresario. “Alcanzar la riqueza a lo mejor no vale la pena. Pero una vez lo logras, quieres quedarte ahí para siempre”.